viernes, diciembre 22, 2023

Un Dios necesario




“Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas”.

Apocalipsis 4:11 RVR1960


Estas son palabras que según el libro de Apocalipsis, se dicen frente al trono de Dios en el Cielo, y en ellas se reconoce algo obvio: que Dios como creador tiene derechos completos, sin embargo esto que en el Cielo se reconoce, no se reconoce en la tierra, ¿por qué no reconocemos los plenos derechos de Dios? ¿por qué ignoramos la gloria que Dios merece como creador?

2. El Cielo es plena conexión con Dios, gozosa obediencia, continua admiración, porque en el Cielo Dios es el centro, y es reconocido como Dios, no hay nadie por encima de Él. En el Cielo los seres humanos somos más humanos que nunca, porque Dios ocupa el lugar que merece, y por eso nuestra humanidad es más real, perfecta y satisfactoria que nunca, somos humanos en relación a Dios, no a nosotros mismos. Lo mismo se puede decir de los ángeles que le adoran. Nuestra relación con Dios determina la plenitud de lo que somos. 

3. Dios ocupa un lugar de necesidad en el Universo, no ha sido creado y existe antes que todas las cosas. Él es necesario, y es real, mientras que todo lo demás es real en relación a Dios, y en Dios sustentamos lo que somos. Jesucristo ha hecho posible el camino de vuelta a Dios, y deshacer el daño que el pecado ha hecho en nosotros, Él, como plenamente Dios y hombre, es el cumplimiento de una salvación que ahora es hecha cercana a nosotros y nos asegura el acceso al Santo Dios. Es por eso que Jesucristo no es una opción más en un mercado religioso lleno de opciones, Jesús es el único camino, la única y eficaz oferta de salvación que nace de Dios. Sin Él como seres humanos estamos perdidos. 

4. La voluntad de Dios es radicalmente diferente a nuestra voluntad, nosotros deseamos cosas que pueden suceder o no, en cambio la voluntad de Dios es. No es contingente, sino lo contrario, todo lo que Dios desea se hace, su voluntad es imparable, ya que dispone de la capacidad para llevar a cabo todo lo que desea. Todo fue creado por Su voluntad, y fuera de su voluntad no hay existencia, reconozcámosle como a Dios, honrémosle porque es digno, y perfecto, y bueno. Volvamos a Él, porque no existimos sin Él, ni somos aparte de Él. Él es nuestro todo, y en Él tenemos plenitud.


jueves, diciembre 21, 2023

Un mensaje para la iglesia





“Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir, y de los siete espíritus que están delante de su trono; y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén. He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén”.

Apocalipsis 1:5‭-‬7 RVR1960


La iglesia está siempre amenazada, pero nunca vencida. El que la sustenta es el que le dio origen, Jesús, de cuyas heridas nació y de cuya resurrección brotó. Jesús es el destino y la esperanza de la iglesia, la fe cristiana es una fe escatológica porque está llena de promesas de liberación. El mismo Jesús que salvó a la Iglesia la sustenta en medio de sus dificultades, y la recogerá para encontrarse con ella y nunca más separarse.

2. Apocalipsis es un libro PARA la Iglesia. Después de las cartas de los apóstoles aquí tenemos una carta del mismo Jesucristo para su amada Iglesia. Es un mensaje que le anticipa lo que va a enfrentar y cómo será sostenida, pero sobre todo es una carta donde anuncia el final de la historia, lo que le espera. Es por tanto un mensaje de gran esperanza, Jesucristo es el cumplimiento de la historia, el fin de la historia, su reinado es el cumplimiento de las promesas, su reunión con Él es la más feliz de las promesas. Es un mensaje muy personal que habla al corazón de la iglesia, un libro para leer y creer hasta que llegue el cumplimiento de Sus promesas.

3. Esta primera parte es un resumen del Apocalipsis. El libro trata de la Iglesia, que mantiene su pureza en medio de grandes dificultades: son sacerdotes de Dios, y habla de la venida de Jesús con una gloria espectacular, Jesús viene en las nubes, a la vista de todo el mundo, este evento será un evento cósmico, universal que dejará a las naciones atónitas y a la iglesia inmensamente gozosa: veremos a Jesús. Estaremos con Jesús.

4. La historia de la Iglesia es la historia del perdón recibido. Estamos en paz con Dios por medio de Jesucristo, Él cargó con nuestros pecados para que nosotros podamos ser librados de ellos. Él nos amó, y Él nos lavó de nuestros pecados pagando un precio inmenso: su vida. 

5. Este mensaje nos ha sido dado para prepararnos. Nuestra misión como Iglesia y como creyentes es tener una vida espiritual limpia, que agrade al que nos salvó. Es también anunciar a otros las hermosas noticias de salvación en el nombre de Jesús. Y es vivir en una esperanza que ilumina nuestro día, nos ayuda a vivir ahora invirtiendo para este Reino que viene.


miércoles, diciembre 20, 2023

Una salvación protegida


“Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén”.

Judas 1:24‭-‬25 RVR1960


Existen dos perspectivas, una perspectiva terrenal y otra celestial. Apocalipsis es una perspectiva celestial de la historia de la Iglesia y del plan de Dios, y la salvación admite dos explicaciones y por lo tanto dos perspectivas, desde la perspectiva humana se nos ordena que velemos y oremos, que pongamos “toda diligencia”, y en nuestro texto se nos muestra la perspectiva divina y es que Dios guarda, guía y cuida nuestra salvación, asegurándose de llevarnos al fin protegidos. Damos gloria al Dios que salva por Su Gracia, y que sustenta esta salvación ¡también por Su Gracia!

2. La salvación ¿es algo frágil o algo inmutable? sospecho que a la luz de las Escrituras puede ser ambos. Si Hebreos nos dice que nos cuidemos y que no nos deslicemos, otros textos nos dicen que irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios. Esto es difícil de comprender para seres humanos tan simples como nosotros, es por eso que la conclusión nos debe llevar a confiar en Dios y a desconfiar de nuestra condición caída. 

3. Dios es el sustentador de nuestra salvación, ¡qué verdad tan gloriosa! estamos en su manos. El cuida a los suyos y se asegura de conducirlos a través de dificultades e inmensas pruebas para que no sean consumidos, de la misma manera que salvó a Daniel del león, nos salva a nosotros del devorador de nuestra alma. Podemos levantar la vista y mirar al que envió a Su Hijo para librarnos de nuestros pecados e invocar su protección, sabiendo que le respuesta siempre será afirmativa: Dios usará todas las cosas para el bien de nuestra alma. 

4. Dios es glorificado en nuestra salvación. El hecho de que Dios tome a un pecador y lo salve es un asombroso logro de la Gracia de Dios, y Dios es muy glorificado en esto. Cuando al fin estemos ante su presencia, podremos rendirnos y tributarle el honor que se merece porque SUYA ES LA SALVACIÓN. El mérito es suyo, Él hizo provisión de un perfecto Salvador, Él envió su Espíritu, Su Palabra, dio dones a Su Iglesia, y de manera providencial ordenó todas las cosas para nuestro mayor bien. A Él sea la Gloria, el Imperio y todo el poder. En verdad, Señor, sólo Tú eres digno de toda adoración.


martes, diciembre 19, 2023

La realidad del amor



“Les escribo para recordarles, queridos amigos, que nos amemos unos a otros. Este mandamiento no es nuevo, sino que lo hemos tenido desde el principio. El amor consiste en hacer lo que Dios nos ha ordenado, y él nos ha ordenado que nos amemos unos a otros, tal como ustedes lo oyeron desde el principio”.

2 Juan 1:5‭-‬6 NTV


El cristianismo no es la religión del amor. El Dios de los cristianos es el Dios que es amor, pero no siempre los cristianos reflejamos ese amor. Con todo, la enseñanza está clara, Dios es amor, Él envió a Su Hijo Quien se entregó voluntariamente por nuestros pecados para salvarnos, amor a quienes le llevaban a la cruz y toda su vida fue un ejemplo de amor y misericordia. Si un pianista hace una interpretación nefasta de Mozart, no le echamos la culpa a Mozart, sino al penoso pianista, así los cristianos no siempre hemos reflejado el amor de nuestro compositor y Salvador.

2. Pocos mandamientos han habido más explícitos que el mandamiento de amarnos unos a otros. El Señor Jesús lo ordenó, Él dio ejemplo, y Él lo repitió una y otra vez. Si hay algo que debemos hacer los discípulos de Jesús es no apartar la mirada de nuestro maestro, considerar atentamente su vida, reflexionar calmadamente en sus palabras y hechos, dejar que cada uno de los cuatro evangelios alumbre nuestra vida y dejar que cobren sentido en nuestro día. Jesús es el patrón, el modelo de una vida bien vivida, el mapa a seguir, la partitura a imitar, Él es la respuesta a la pregunta: ¿cómo ser un hombre o una mujer de Dios?

3. Amor es obediencia, no es un sentimiento. Esto es lo que dice nuestro texto. Si alguien dice que ama a Dios pero no obedece sus mandamientos, esa persona se engaña a sí misma. Nuestro apego, amor y lealtad a Jesús se miden por nuestra escrupulosa obediencia a sus órdenes. Él no reconocerá a un discipulo desobediente, sino que lo reprenderá. La vida más pequeña, más invisible, más discreta, vivida en obediencia a Jesús será reconocida públicamente por el mismo Señor. Porque no hay nada oculto que Él haya de sacar a la luz.

4. Amor tiene que ver con relaciones. El cristianismo tiene una dimensión comunitaria donde se pone en práctica el amor. Es en el seno de una congregación local de creyentes donde podemos poner en práctica el amarnos. En la soledad de tu casa no puedes vivir un cristianismo relacional, ya que el amor implica llevar las cargas de otros, soportar con paciencia a otros, y exponer nuestras vidas a la corrección. El que vive un cristianismo en solitario está desobedeciendo el mandato de amar. Es mucho más cómodo tener la fantasía de que eres cristiano en la soledad de tu hogar, sin tener que sufrir a nadie, sin tener que apoyar a otros, pero eso es auto engaño. Jesús dejó la gloria del Cielo para vivir entre nosotros, para sufrirnos, y por lo tanto, para amarnos.


lunes, diciembre 18, 2023

Un Dios que siempre está presente

 

El trono interior




Queridos hijos, aléjense de todo lo que pueda ocupar el lugar de Dios en el corazón”.

1 Juan 5:21 NTV


En el original la palabra que se usa es “ídolos”, y en esencia un ídolo es un reemplazo de Dios, un sustituto maligno, una creación humana para manipular a Dios y escapar de Su voluntad. Los seres humanos fabricamos ídolos desde el principio, para poder usarlos negociando con Dios. Es una tendencia natural en nosotros fabricarlos, imaginarlos, y alejarnos de Dios.

2. De la misma manera que Jonás huyó de Dios, nosotros huimos de Dios persiguiendo nuestra voluntad en lugar de Su voluntad. El problema es que el pecado es un tirano que esclaviza la mente, los sentimientos y domina la voluntad. Una vez que damos lugar al pecado estamos cediendo el control de una parte de nosotros. Dar lugar a la desobediencia es cerrar las puertas de una cárcel de la que cada vez será más difícil salir.

3. Todo ser humano es un adorador y su corazón es el trono donde debería estar sentado Dios. Entronizamos aquello a lo que servimos, sea nuestra voluntad, nuestro deseo, etc. Pero si en ese trono interior no está sentado Dios mismo estamos convirtiéndonos en idólatras. Porque ese trono está hecho para Dios y Él es el único que merece ocupar ese lugar principal. Honremos a Dios dándole el lugar que se merece en nuestras vidas, en el hogar, en nuestras conversaciones, en nuestras relaciones, en nuestra economía, en nuestro tiempo y en nuestros pensamientos, que Él presida nuestro mundo para que este pueda ser el Cielo en la tierra. 

4. Cuida tu vida interior con diligencia. Nuestro corazón fácilmente se distrae de Dios, y por consiguiente se enfría. Sólo en Dios tenemos satisfacción, ¿buscaremos en otros lugares lo que sólo Dios puede darnos? Cuidamos nuestra vida interior de varias formas, pero sobre todo por medio ejercitando nuestro espíritu por medio del silencio, la lectura y la oración. Si dedicamos a Dios grandes espacios de nuestro día dándole culto y meditando en Él estaremos dando a nuestra alma el mantenimiento adecuado. Pero también cuidamos nuestra vida interior obedeciendo sus mandamientos, porque aquellos que le aman procuran obedecerle. Seamos diligentes en cuidar nuestro Templo interior en el cual rendimos culto al Dios que nos creó y nos salvó.


jueves, diciembre 14, 2023

Continuo crecimiento



“Cuanto más crezcan de esta manera, más productivos y útiles serán en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo; pero los que no llegan a desarrollarse de esta forma son cortos de vista o ciegos y olvidan que fueron limpiados de sus pecados pasados. Así que, amados hermanos, esfuércense por comprobar si realmente forman parte de los que Dios ha llamado y elegido. Hagan estas cosas y nunca caerán”.

2 Pedro 1:8‭-‬10 NTV


El cristianismo es crecimiento continuo hacia una mayor madurez. No es algo aceptable ni admisible un cristianismo estático, pasivo y sin ambición. La diligencia, el esfuerzo, el deseo de conocer y de agradar a Dios forman parte del equipaje del creyente, de su nueva naturaleza. Es por eso que debemos ambicionar un carácter más semejante al de nuestro Señor y apuntar nuestra mente en la misma dirección.

2. Nuestra madurez y crecimiento nos hace más productivos en la vida cristiana, en el Reino de Dios y para la humanidad. Un carácter maduro es útil para Dios y para los seres humanos. Pero adquirir un carácter así es algo que implica poner todo nuestro empeño, sabiendo que todos los recursos de Dios están a nuestra disposición. Él ha provisto Su Palabra y Su Espíritu para obrar en nosotros la madurez, y todo lo que experimentamos obra para nuestro bien espiritual. 

3. La salvación se evidencia en crecimiento, en carácter santo, en la manifestación del Espíritu de Dios en nuestro ser. ¿Quieres saber si Dios ha puesto su marca en tí? si has creído en tu Señor y Salvador, ocúpate en conocerle, crecer en todo en Aquel que es nuestra cabeza y epicentro de nuestra fe, y que tu proximidad con Él haga de tí una nueva persona. 

4. ¿Cómo podemos procurar este crecimiento en nosotros? Dios nos ha provisto los recursos objetivos como la salvación en Cristo, la efusión de Su Espíritu, la Palabra de Dios, y los subjetivos como: los dones de la iglesia por medio del servicio de otros hermanos como pastores-maestros, el estudio, la oración, la compañía y amistad con creyentes maduros, la corrección y disciplina de la iglesia local, y el servicio a otros, entre otros medios. Aprovechemos todo lo que Dios ha puesto a nuestra disposición, seamos humildes, agradecidos y sujetos a Él, y Él hará su obra en nosotros.


miércoles, diciembre 13, 2023

La oración y el fin de todo




“El fin del mundo se acerca. Por consiguiente, sean serios y disciplinados en sus oraciones”.

1 Pedro 4:7 NTV


El concepto cristiano del fin del mundo no es el mismo que el del cine. Para la cosmovisión cristiana los últimos tiempos son un periodo indeterminado de tiempo que comienza con la primera venida de Cristo, y que se extiende a través de la historia de la iglesia, culminando en la segunda venida en poder y gloria del Señor Jesús. Estamos en ese periodo. Es un tiempo de apostasía (alejamiento de la fe), de perturbación a varios niveles, inestabilidad, guerras y todo tipo de cambios. Junto con la iglesia crece una falsa iglesia, así como persecución contra la verdadera iglesia.

2. El mandamiento claro a orar se basa en una razón: estamos en el fin, y todo este sistema está a punto de terminar. Lo cual para el creyente es esperanzador. No tenemos muchas esperanzas en este mundo, al contrario, muchos hermanos están sufriendo aterradoras persecuciones, nuestra esperanza es Jesús, nuestra reunión con Él. 

3. El mandamiento es orar, pero no de cualquier manera: orar de manera seria y disciplinada. ¿Cómo se ora así? Se refiere a orar metódicamente, con disciplina. La persona que es eficiente en su trabajo no sólo es puntual, cumple con sus obligaciones más allá de su voluntad, y cuando pasan los años sigue fiel, no necesita que lo supervisen. Nosotros debemos orar con la misma seriedad. Conscientes de los tiempos que estamos viviendo, conscientes de la amenaza que hay para nuestras almas por la seducción de este mundo. 

4. La oración que se plantea aquí no es la oración espontánea del que ora conforme se acuerda y luego vuelve a su tarea. La oración de la que se habla es del que aparta un tiempo para orar y se mantiene fiel a él. Es decir, una persona que en su agenda sabe que a tal hora es tiempo de orar y se dedica a ello, sin distracción, y sin ligereza, porque sabe que orar es LO MÁS IMPORTANTE QUE PUEDE HACER.

5. Orar es manifestar la realidad de nuestra fe. Oramos porque sabemos que la realidad invisible no es una imaginación, sino el sustento de la realidad visible. Un hombre de fe ora porque vive en la realidad de las cosas invisibles, porque cree la Palabra de Dios, y porque obedece la voluntad de Dios, y esa voluntad le ordena orar. Preservemos nuestra fe y nuestras vidas a través de estos tiempos de seducción y persecución orando y edificándonos en nuestra santísima fe.

 

martes, diciembre 12, 2023

El Templo



“Y ustedes son las piedras vivas con las cuales Dios edifica su templo espiritual. Además, son sacerdotes santos. Por la mediación de Jesucristo, ustedes ofrecen sacrificios espirituales que agradan a Dios”.

1 Pedro 2:5 NTV


¿Qué es la iglesia? La respuesta de la Escritura es múltiple. En un sentido la iglesia es el templo que el Señor prometió reconstruir en los últimos días. Un templo es un lugar sagrado, puente entre Dios y los seres humanos, un lugar de encuentro con Dios. Servir en ese templo es un privilegio muy grande: nosotros somos parte de él.

2. Cada creyente es una piedra en el templo de Dios, pero se nos dice que es una “piedra viva”, es decir, por contacto con la piedra principal: Jesús, es una piedra llena de vida que sirve en un templo vivo. Un ejemplo de esto es una pequeña iglesia local, allí hay un grupo de personas, cada una de ellas han confiado en Jesucristo para salvación, han sido vivificados y ahora le sirven con sus dones, con sus personas. Cada uno de ellos son una parte de un templo espiritual con una función. Podrían trasladarse a otro lugar y seguirían funcionando espiritualmente de la misma manera. 

3. ¿Qué clase de culto espiritual se ofrece en ese templo? Nuestro texto nos dice que son “sacrificios espirituales que agradan a Dios”. La alabanza, las obras de misericordia, la enseñanza, la vida de santidad, son todos sacrificios espirituales que honran a Dios y que Dios los acepta cuanto Jesucristo es el mediador de todos ellos. Honrar a Dios y conectarnos con Dios es parte del servicio espiritual que se hace en el templo. Pero el objeto no es el templo en sí, sino Jesucristo, Quien edificó ese templo siendo Él el mismo fundamento de todo. En este Templo Jesús es todo, Él es la base, pero también el mediador, tenemos vida por medio de Él. 

4. El nuevo Templo es la humanidad restaurada, un símbolo del Reino venidero. Tras la maldición de la caída, el género humano se corrompió, dando lugar a un oscuro periodo histórico de reyes, naciones y guerras. Pero con la venida de Cristo Jesús, Él comenzó la restauración del viejo Templo a un Templo de proporciones colosales, donde los no judíos tienen entrada al mismo, y pueden ser parte del mismo. Este Templo ya no es un Templo judío, sino Abrahámico, ya que Dios prometió a Abraham que por medio de su descendencia (Jesús) todas las naciones de la tierra serían bendecidas. Es un Templo eterno porque es el Reino de Dios, la paz en la tierra por medio del Salvador. Y hoy tú tienes la oportunidad ser parte de este templo.


lunes, diciembre 11, 2023

La mañana


“Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado”.

1 Pedro 1:13 RVR1960


“Así que preparen su mente para actuar y ejerciten el control propio. Pongan toda su esperanza en la salvación inmerecida que recibirán cuando Jesucristo sea revelado al mundo”.

1 Pedro 1:13 NTV


La vida cristiana es esperanza, se vive en esperanza, se disfruta en esperanza. Esta esperanza alivia el sufrimiento y lo llena de luz en los momentos más oscuros. Cuando éramos niños abrir los regalos de Navidad era algo magnífico, aún mejor era irse a la cama sabiendo que lo mejor estaba por llegar. 

2. Jesucristo es nuestra esperanza. Sabemos que Él traerá innumerables regalos, bendiciones que superan nuestros sueños, pero verle a Él, y disfrutar de Él en Su gloria, como los apóstoles disfrutaron de Él en el monte de la transfiguración, sabiendo que sólo querían estar con Él. Hoy también podemos disfrutar de la compañía de Jesús. Podemos tener una intensa comunión con Él cuando apartamos tiempo para buscarle, pero también cuando sufrimos por su causa. Él es nuestro sumo sacerdote que se compadece de nosotros.

3. Poner tu esperanza en algo implica invertir tu vida en un proyecto. Un soldado invierte su vida en la vida militar, renunciando a los negocios, y a otras muchas cosas. El cristiano pone su esperanza en Jesús y en Su Reino, sabiendo que Él es Señor, y que su reino es un reino eterno. ¿Estás organizando tu vida y empleando tus recursos en el Reino de Dios?

4. Sabemos que Jesús vino por primera vez de forma discreta, lleno de humildad, pero volverá por segunda vez, de manera pública, lleno de gloria y autoridad, para hacer juicio. Esta venida marcará el fin del tiempo de los hombres, y el reino será devuelto a Jesús, el único digno de ser Rey. Nosotros esperamos su venida, y lo hacemos preparándonos, haciendo limpieza en nuestras vidas, sirviendo con diligencia, y aumentando nuestro aprecio por esta esperanza. Esta es la noche anterior a abrir los regalos de Navidad, quizás sea una noche triste, llena de durezas, pero sabemos que viene una mañana de gloria con el Salvador.


jueves, diciembre 07, 2023

La venida del Rey




“Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad”.

Miqueas 5:2 RVR1960


La Biblia no son muchas historias, la Biblia es una sola historia, la historia de cómo Dios ordenaría todas las cosas para que en una ciudad concreta, y en una familia concreta naciera el Salvador. Esta sola historia es el tema principal de todos los libros de la Biblia, y fue anticipada por los profetas, quienes dieron multitud de detalles de la venida del Salvador. 

2. La salvación es necesaria porque el ser humano está perdido, desamparado, justamente condenado, moralmente arruinado, interiormente destruido. El ser humano se ha convertido en lo que Dios no quiso que fuera. Escogió la desobediencia y la desconfianza del Creador, voluntariamente se alejó de Él, Quien es la fuente de vida y de bien, y esta separación ha sido la mayor calamidad de todas, su escalera descendente a un abismo donde cada peldaño moral y espiritualmente estaba peor.

3. Dios nos hizo promesas de no abandonarnos en nuestro pecado. En Edén prometió que de la descendencia de Eva vendría Alguien que pondría fin a la maldición y al mal. También levantó un gran rey, David, y le prometió que un descendiente suyo tendría un reino eterno. Este David es de la ciudad de Belén, y de esta ciudad vendría el descendiente de David. 

4. A diferencia de los reyes de la antigüedad, que sus entradas y salidas eran temporales, este es eterno. ¿Qué significa eso? Un buen rey era un rey limitado en el tiempo, del mismo modo que un mal rey era un rey que tenía sus días contados, pero aquí se habla de un rey que es inmoral, eterno, su reinado no tendrá fin, por lo que el mal no tendrá lugar, ni la injusticia. La humanidad disfrutará por fin, de paz verdadera, y todas las cosas que nos han hecho sufrir no existirán.

5. Este rey ya vino, nació de María, una joven hebrea, y vino de manera discreta a este mundo. Anunció su Reino, e invitó a todos a arrepentirse y someterse. Hoy tú puedes entrar en este Reino bajo la autoridad de este Rey, si reconoces tu rebeldía y aceptas la autoridad del Rey Jesús. 


martes, diciembre 05, 2023

Amargura


“Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados”

Hebreos 12:15 RVR1960


¿Es posible que alguna haya sido realmente salvo pero que puntualmente no esté disfrutando de los beneficios de esta? ¿Es posible que el creyente sea distraído de la fuente de Gracia y se centre en la fuente de amargura, su corazón?

2. La vida espiritual es un acercamiento continuo a la Gracia de Dios. Teniendo una naturaleza pecaminosa, necesitamos con más razón ser renovados una y otra vez en la Gracia de Dios, volver a experimentar el perdón y la frescura espiritual. El creyente que descuida su comunión con Aquel que le salvó, se arriesga a perderse el disfrute de esta salvación, viviendo la pobreza espiritual y un abandono que no le corresponde. ¿Por qué sufrir hambre lejos de la casa del Padre cuando sus jornaleros tienen abundancia de pan? 

3. Una de las razones del descuido espiritual es la amargura. La falta de perdón, el rencor, rumiar una y otra vez los agravios, repasar listas de ofensas, o recordar las veces en las que otros no estuvieron a la altura de nuestras expectativas nos consumen, nos aleja de Dios, nos impide disfrutar de la Gracia.

4. Cuando el pueblo murmura contra Moisés inician una conversación en la que Dios no está presente. Hablan entre ellos de la abundancia que disfrutaban al ser esclavos en Egipto, atribuían a Dios y a Moisés la intención maligna de querer matarlos en el desierto, y buscaban una solución “democrática”: designar un capitán y volver a la esclavitud. Nosotros también tenemos un diálogo interior, una conversación interna que se puede volver tóxica si la Palabra de Dios está ausente, si Dios no está presente, y si la voz cantante la tiene la desesperación. Entonces abrimos una puerta a nuestro infierno interior, a voces llenas de acusación, pero sin auto crítica, nos regodeamos una y otra vez en las heridas imaginarias o reales. Este es el entorno ideal para el crecimiento de una pequeña raíz de amargura. Entonces la raíz se transforma en planta de odio, y esta crece hasta ser un bosque de rencor. 

5. En lugar de ese diálogo sin Dios necesitamos orar. En lugar de hablar como los israelitas en el desierto, que hablaban entre ellos, debemos hacer como Job, Ana, o David: hablar con Dios, presentar a Él nuestras quejas, dar rienda suelta a nuestros agravios y ser sanados por Él.


lunes, diciembre 04, 2023

Nómadas


“Todas estas personas murieron aún creyendo lo que Dios les había prometido. Y aunque no recibieron lo prometido, lo vieron desde lejos y lo aceptaron con gusto. Coincidieron en que eran extranjeros y nómadas aquí en este mundo”.

Hebreos 11:13 NTV


A menudo pintamos la vida de los héroes de la fe con filtros rosados y etéreos, pero la vida de fe, no está exenta de realismo, al contrario, es el realismo de vivir en esperanza. 

2. Esta vida no es nuestro hogar, ni el premio está en este mundo. Aquellos que vivieron esperando al Mesías, la salvación de Dios, murieron sin haberlo visto en este mundo. Y para los que sí hemos creído en Jesús, vivimos sin haberlo visto, pero con la esperanza de encontrarnos con Él. También vivimos en esperanza, y esa espera, fortalece nuestra fe e incrementa nuestra recompensa.

3. La fe no es una imaginación sin apoyo alguno, se basa en la fidelidad de Dios, y en Su capacidad para cumplir sus promesas. Ellos murieron creyendo lo que Dios ha prometido, y aferrados a eso encontraron paz, y Dios recompensó esa confianza, porque Él es fiel. Para muchos hoy la fe es la confianza irracional en una creencia producida por tu imaginación, por un ídolo de tu preferencia, o por una fantasía trascendente de tu gusto, pero eso no es fe, eso son sueños infantiles. La fe es la confianza en la palabra dada, y es Dios Quien nos da su palabra.

4. La fe implica el disfrute anticipado de lo prometido. Es por medio de la fe en la promesa que podemos ser consolados en los momentos de inquietud. Es un hilo que nos une a la eternidad, un cordón umbilical que nos une al Dios de toda Gracia para que seamos fortalecidos en momentos de soledad y confortados en Él. 

5. La fe en el Dios y Padre de Jesucristo nos convierte en personas en tránsito, es decir: extranjeros y nómadas. Estos nómadas tienen todos algo en común, viajan con equipaje. Cargan con sus posesiones (escasas) y son muy conscientes de que la tierra que pisan es sólo un lugar de paso. Ellos no comprarán tierras, ni sembrarán campos, no pondrán sus esperanzas aquí, tampoco se casarán con personas del lugar, porque este no es su lugar. La vida nómada no es fácil, quizás si es interesante, pero implica grandes renuncias. El nómada tendrá vecinos (temporales) que viven vidas que él no vive, y es que él no puede renunciar a su patria real. Nosotros somos nómadas de un Reino eterno, nuestro verdadero hogar, somos hijos de Dios en tránsito, camino de nuestro verdadero hogar. Si nuestra mente está puesta en nuestro destino, seremos buenos nómadas, pero si olvidamos quiénes somos y Quién es el que nos llamó, lo perderemos todo, porque este no es nuestro hogar. Por eso, vivamos en esperanza, viajemos ligeros, cantemos las canciones de nuestro hogar, y vivamos como dignos hijos de nuestro Rey.


sábado, diciembre 02, 2023

El ancla de la vida



“Esta esperanza es un ancla firme y confiable para el alma; nos conduce a través de la cortina del santuario interior de Dios. Jesús ya entró allí por nosotros. Él ha llegado a ser nuestro eterno Sumo Sacerdote, según el orden de Melquisedec”

Hebreos 6:19-20


El santuario de Dios estaba muy compartimentado, la zona más interior, y la más sagrada estaba separada por un pesado cortinaje, en él estaban bordados los ángeles que Dios puso para impedir la entrada en el paraíso que Adán perdió. Este es un recordatorio de nuestro pecado, que nos separa de Dios, y de Dios, que se aparta de nuestro pecado.

2. Pero hay una esperanza mejor para nosotros. Jesús atravesó el juicio de Dios, recibiendo el castigo de nuestro pecado, para convertirse en la puerta de acceso a Dios mismo. En Él el paraíso ha sido restaurado, y podemos volver a nuestra familia perdida: Dios.

3. Jesús es un ancla de fe. El sacerdote que entraba en el lugar santísimo estaba unido por una cuerda atada a un tobillo, de modo que si moría al entrar, podían recogerlo sólo tirando de la cuerda. Él es nuestro acceso, nuestra conexión con Dios, y fuera de Él no hay enlace con Dios. Frente a todas las religiones, Jesús es único, sólo Él puede garantizarnos el perdón y el favor permanente de Dios. 

4. Jesús es nuestro Sumo Sacerdote. No necesitamos una religión, necesitamos un Salvador, alguien que pueda hacer por nosotros lo que nosotros no podemos hacer por nosotros mismos. Este Salvador es la garantía de nuestra salvación perfecta, del perdón recibido, de la Gracia dada,  y de la filiación eterna. El creyente está unido a Jesús por la fe, y esta conexión le lleva a Dios.

5. Jesús es la esperanza firme y confiable. Nadie que haya puesto su confianza en Él quedará decepcionado. En Él no solo hay perdón, Él es la guía en esta vida que nos introduce en la otra vida. La clave de la vida cristiana es saber que somos profundamente dependientes, y que Cristo es totalmente suficiente. En Él lo tenemos todo.


Renovarse Y morir