martes, octubre 31, 2023

Jesús viene a tu encuentro



Él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón”.

Hechos 9:5 RVR1960


¿Cómo era posible que Pablo persiguiera a Alguien a quien no conocía? Saulo era un implacable y celoso perseguidor, estaba lleno de ira contra Jesús, pero lo cierto era que ¡no conocía a Jesús! Es por eso que cuando Jesús le sale al camino no sabe quién es. Esta es la historia de muchos que odian a Jesús sin conocerlo, o que simplemente le dan la espalda con indiferencia.

2. No podemos eludir la realidad de Dios en nuestras vidas, no podemos mirar a otro lado y vivir en la ilusión convenciéndonos de la no existencia de Dios, porque esa realidad tarde o temprano nos saldrá a nuestro encuentro, sea para juicio, o para salvación. 

3. De todas las religiones, de todas las filosofías, sólo hay un nombre en el que podamos ser salvos, y ese es el nombre de Jesús. Uno puede ser el más miserable de los hombres, pero si ha creído en Jesucristo será feliz en esta vida, y en la eternidad. Jesús es el Cristo, el Mesías, la historia tiene un centro: Él, la consumación de la historia tiene un final: Jesús, y tras la muerte hay Alguien que es Juez de vivos y muertos, Jesús. 

4. Rebelarse contra la llamada de Dios es un tormento inútil. Pablo luchaba contra una realidad que no podía cambiar, su religión y sus raíces eran más importantes que ese “nuevo” Mesías por el que todos perdían la cabeza. Como humanos nos resistimos al cambio, pero si el cambio es necesario hay un cambio que es imprescindible: volvernos a Jesús, dándole la espalda a nuestros pecados. Por encima de todas las cosas procura volverte a Dios por medio de Jesús, no hay nada más importante.


viernes, octubre 27, 2023

Influencia espiritual


«Joás hizo lo que era agradable a los ojos del Señor mientras vivió el sacerdote Joiada. Después de la muerte de Joiada, los líderes de Judá fueron y se inclinaron ante el rey Joás y lo persuadieron para que escuchara sus consejos. ¡Decidieron abandonar el templo del Señor, Dios de sus antepasados y, en cambio, rindieron culto a ídolos y a los postes dedicados a la diosa Asera! A causa de este pecado, el enojo divino cayó sobre Judá y Jerusalén.»

‭‭2 Crónicas‬ ‭24‬:‭2‬, ‭17‬-‭18‬ ‭NTV‬‬


La historia del rey Joás es sorprendente, como rey obedeció al Señor, restableció el culto y limpió el país de la idolatría, pero sólo mientras vivió el sacerdote Joiada. Joiada fue una influencia espiritual que lo mantuvo en los caminos del Señor, para el rey fue un mentor, y un guía, incluso escogió esposas para él, pero en el momento en el que Joiada murió toda la influencia espiritual se perdió y el rey escuchó a los idólatras, abandonó completamente a Dios, ¿a quien estaba obedeciendo Joás, a Dios a su mentor? la historia de Joás es la de muchos jóvenes criados por padres cristianos, mientras viven bajo su influencia disfrutan de la bendición de una vida de orden, paz, y gozo, pero en el momento en el que se independizan viven según sus propios criterios, que nunca fueron los de sus padres.

2. Joás agradó a Dios MIENTRAS vivió el sacerdote Joiada. Es posible ir a remolque de grandes hombres y mujeres espirituales, beneficiándonos de su influencia y de su piedad, sin embargo, ser un reflejo de la piedad de otros, no nos convierte en hombres y mujeres de Dios. Existe una clase de persona que se cree cristiano, pero que simplemente es un camaleón espiritual, se une al grupo de creyentes, entra por las puertas del templo y su piel cambia de color para parecerse a la de los hijos de Dios. Este tipo de persona sufre uno de los peores engaños posibles ya que experimenta la bendición de Dios y por eso cree que el mismo es un hijo de Dios, sin embargo esa bendición es simplemente el disfrute de la bendición de otros. alguien así está en grave peligro y es el peligro del auto engaño la paz falsa de Satanás sobre aquellos que se creen hijos de Dios.

3. La influencia de líderes incrédulos. cada acto de desobediencia tiene consecuencias, en el caso del rey, su problema y su pecado era ser dócil e influenciable, era una persona que se dejaba llevar por otras personalidades fuertes o por la mayor mayoría. En el sacerdote, otros ocuparon su lugar y el rey obedeció a estos que no solo no conocían Dios, sino que eran profundamente atrás. Nos puede sorprender un cambio de rumbo tan drástico y esto nos dice que hay personas que son débiles, estas son las personas que siempre quieren buscar, agradar a todos y que no entienden que la lealtad a Dios a menudo se paga con la moneda de la incomprensión y del odio.

4. La decadencia. Tal como nos enseña el capítulo uno de Romanos, el pecado es una espiral descendente en la que cada paso es peor que el anterior. Y aunque el comienzo del rey Jonás fue espectacular y anunciaba un buen reino. Terminó en un verdadero desastre al haber traicionado al Dios de David. aquí concluimos que nuestra familiaridad con los asuntos divinos no es una garantía de la aprobación de Dios, y que la búsqueda de Dios es algo personal que concierne al individuo. El arrepentimiento que Dios pide de cada uno de nosotros es el reconocimiento de nuestra incapacidad y nuestra fracaso a la hora de obedecer Sus mandamientos, pero también es el reconocimiento de nuestra corrupción Es necesario que nuestra búsqueda sea una búsqueda humilde y nuestra confianza sea una confianza en Su gracia y Su misericordia para perdonarnos. Examinémonos a nosotros mismos a la luz de la palabra de Dios, seguros de que en el nombre de Jesús tenemos un perdón seguro. En Él confiamos, en Él nos apoyamos.


jueves, octubre 26, 2023

Tiempo de actuar

 



TIEMPO DE ACTUAR


En el séptimo año del reinado de Atalía, el sacerdote Joiada decidió actuar. Se armó de valor e hizo un pacto con cinco comandantes del ejército: Azarías, hijo de Jeroham; Ismael, hijo de Johanán; Azarías, hijo de Obed; Maaseías, hijo de Adaía, y Elisafat, hijo de Zicri.  Estos hombres viajaron en secreto por todo Judá y convocaron a los levitas y a los jefes de clanes de todas las ciudades para que fueran a Jerusalén.  Entonces se reunieron frente al templo de Dios, donde hicieron un pacto solemne con Joás, el joven rey”.

Daniel 4:1-3 NTV


La malvada reina Atalía no sólo había usurpado el trono poniendo a Ocozías, sino que había animado a su hijo a hacer las mismas maldades que Acab. La perspectiva de que Atalía siguiera reinando en la sombra, propagando la idolatría y luchando contra el Dios de Israel, la Ley y el Templo, era algo que no se podía tolerar, pero nadie hacía nada. Fue entonces cuando el sacerdote Joiada “decidió actuar”.

2. El mal nunca se toma días libres. Mientras estemos en este lado de la eternidad el mal va a estar activo, y aquellos que abogan por el mal no van a descansar. Es lamentable pensar que los malvados están más comprometidos que muchos justos. Todo Israel detestaba a Atalía, incluso los militares no estaban de acuerdo, pero nadie hacía nada, aunque todos tenían claro que algo debía cambiar. ¿Vamos nosotros a estar quietos ante el avance del mal? ¿estaremos pasivos en el día de la prueba?

3. Actuar por la verdad es ponerse en peligro. Cuando Joiada habla con los comandantes del ejército estaba poniendo su vida en peligro. Si la reina Atalía hubiera sabido de su conspiración no hubiera tardado en actuar quitándole la vida con rapidez, Joiada sabía que Atalía no dudaba a la hora de arrasar a enemigos, fueran hombres, niños, o sacerdotes. La pregunta es si vale la pena comprometerse por Dios, si el precio a pagar es justo, y si estamos dispuestos a pagarlo.

4. Dios sólo va a obrar en aquellos que están dispuestos a morir. Joiada fue inteligente y supo actuar con rapidez y de forma acertada, pero por encima de todo asumió el riesgo, pagó el precio. Joás fue entronizada, los levitas lo protegieron, Atalía fue muerta, y al nuevo rey se le entregó una copia de la Ley, el templo de Baal fue arrasado y su sacerdote eliminado. El reino se puso bajo la autoridad de Dios porque un hombre estuvo dispuesto a pagar el precio. ¿Lo estamos nosotros?

5. Cuando un hombre justo da un paso adelante otros le seguirán. Fue un sacerdote el que tuvo que dar el primer paso para que los endurecidos hombres de armas le siguieran. De la misma manera nuestra salvación fue la iniciativa del Justo Dios, quien vino a nosotros para ofrecer a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. El Justo fue ofrecido por los injustos, para llevarnos a Dios, fue uno el que sufrió la oposición de los malvados, y Uno que el que libró a la humanidad de la justa Ira de Dios. Seguir a Jesús es enfrentar la oposición que Él sufrió, sin embargo nosotros no estamos solos en la lucha contra el mal, Él siempre está y estará con nosotros.


miércoles, octubre 25, 2023

Lealtad bajo presión



“Entonces Nabucodonosor dijo: «¡Alabado sea el Dios de Sadrac, Mesac y Abed-nego! Envió a su ángel para rescatar a sus siervos que confiaron en él. Desafiaron el mandato del rey y estuvieron dispuestos a morir en lugar de servir o rendir culto a otro dios que no fuera su propio Dios”.

Daniel 3:28 NTV


Cuando los tres amigos de Daniel, judíos cautivos en la provincia de Babilonia, se negaron a adorar al ídolo fabricado por el rey Nabucodonosor, fueron arrojados a un horno ardiente. Ellos le dijeron al rey que Dios los podía librar, pero que si Dios decidía no librarlos, tampoco adorarían su imagen. Dios quiso librarlos, lo cual sorprendió al rey.

2. Cuando Dios interviene los escépticos quedan muy sorprendidos. En su mundo Dios no tiene cabida, es por eso que la irrupción del Dios sobrenatural es algo que les sobrecoge, pero más allá del asombro, no habrá cambios reales en sus vidas, bien sea que Dios obró a favor de otros, o que obró a favor de ellos mismos, su vida seguirá igual. Y así fue la vida de Nabucodonosor, aquel prodigio no cambió su corazón.

3. Cuando los creyentes están cerca de los incrédulos, los incrédulos son bendecidos por su influencia. Los judíos deportados a Babilonia fueron una influencia en el gran imperio. Daniel ocupó posiciones muy relevantes en la administración, por encima de gobernadores de provincias, igual que sus tres compañeros. José fue la mayor autoridad en Egipto, exceptuando al mismo Faraón, y Egipto fue bendecido por el gobierno de José. Pero esta bendición es temporal, durará tanto como los creyentes estén cerca, y su influencia será muy limitada, ya que no afectará a las vidas de los incrédulos quienes volverán a sus costumbres tras quedar solos. Esto mismo ocurre cuando la madre es creyente y el hogar es bendecido por su influencia, quizás los hijos dejen el hogar, formando el propio, o el marido quede viudo, viviendo sin el freno moral y espiritual que era la esposa, y las consecuencias de una vida sin Dios se harán notar.

4. La lealtad a Dios es un valor en sí mismo. Lo que hizo grandes a los tres judíos leales, no fue que fueron librados del horno, sino que su lealtad a Dios estaba por encima de las circunstancias. Esto era un testimonio a los paganos de la corte, y fue algo que el mismo rey vio como un valor que aprovechar en su reino. Valoremos nuestra lealtad a Dios, porque los reinos pasan, los tiranos mueren, pero Dios permanece para siempre. Nosotros seguimos a Aquel que se sometió a Dios hasta la muerte en la cruz, y por cuya muerte somos librados del pecado y del juicio de Dios, Jesús sufrió un horno de Ira, para que tuviéramos paz con Dios, y su lealtad será siempre recordada.


martes, octubre 24, 2023

Oración secreta



“A ti, oh Dios de mis padres, te doy gracias y te alabo, porque me has dado sabiduría y fuerza, y ahora me has revelado lo que te pedimos; pues nos ha dado a conocer el asunto del rey”.

Daniel 2:22 RVR60


Daniel tenía una intensa vida de oración, no sólo oraba tres veces al día, sino que la oración brotaba de él en cada momento, incluso en mitad de la noche. Cuando el rey Nabucodonosor pide la interpretación del sueño ¡pero sin contar qué sueño es! Daniel recibe la respuesta en la noche, revelada por medio de sueños, y es en ese momento en el que Daniel se despierta y habla con Dios, alabándole y bendiciendole. Seguramente Daniel se fue a dormir orando, y se despertó orando, ¿es la vida de oración una constante en nuestras vidas?

2. La oración de Daniel es de gratitud. Él da las gracias a Dios por lo que le ha dado “sabiduría y fuerza (poder) así como revelación. Necesitamos reconocer que Dios es la fuente de toda bendición, y que todo lo bueno lo recibimos de Él. La gratitud nos pone en una relación correcta con Dios, pone a Dios en el centro de todo, y a nosotros como dependientes de Él, hasta que el ser humano no conozca esto no conocerá cual es su papel, ni cómo vivir.

3. La oración muestra nuestra dependencia. Desde que nacemos se nos enseña a valernos por nosotros mismos, a tener confianza, determinación. Y esto es algo bueno, sin embargo si eliminamos a Dios de nuestra vida perdemos el equilibrio. Si cuando oramos reconocemos nuestra debilidad entonces el poder de Dios puede actuar en nosotros. Jesús enseña que un hombre fue a orar reconociendo únicamente su propia grandeza y justicia, y ese hombre perdió el tiempo. Orar es extender ante Dios un cuenco vacío para que Él lo llene. 

4. Orar es algo cotidiano. Daniel ora en medio de una situación muy concreta y angustiosa, su nombre salió cuando el rey necesitaba algo. Había amenazas, pero también promesas, pero aun más importante: la reputación del Dios de Israel estaba en juego, y Daniel, como hijo del cautiverio era un representante de ese lejano Dios del que no sabían nada en Babilonia. En medio de esa situación Daniel levanta su oración y es respondida. No era algo extraño en la vida de Daniel, ya que él oraba en todo momento, ¿oramos nosotros en todo momento y en toda circunstancia? ¿oramos nosotros cuando nos despertamos en mitad de la noche, como hizo Daniel? ¿oramos buscando la reputación de Dios más que la nuestra? por medio de nuestro Salvador Jesucristo tenemos acceso a Dios el Padre, nuestros privilegios espirituales son mayores que los de Daniel, ¡no dejemos de usarlos! hemos sido salvados para tener intimidad con Él, para ser cercanos a Dios, para tener una vida de oración aún más profunda que la de Daniel.


lunes, octubre 23, 2023

Inocente

 



INOCENTE


“Pilato les dijo: Tomadle vosotros y crucificadle; porque yo no hallo delito en él. Los judíos le respondieron: Nosotros tenemos una ley, y según nuestra ley debe morir, porque se hijo a sí mismo Hijo de Dios”

Juan 19:6b-7 RVR60


La muerte de Jesús es un enigma sin explicación para el cristianismo liberal, ¿por qué murió Jesús? sin duda no fue un agitador, ya que los mismos romanos no veían en Él ningún delito. Para los judíos Jesús era alguien que transgredía las tradiciones anti bíblicas y que señalaba los pecados de los religiosos avaros, pero lo que le llevó a la cruz fue lo que ellos llamaban blasfemia: Jesús afirmó que era Hijo de Dios, Señor del día de reposo, el YOSOY. Y eso, no lo podían tolerar.

2. “No hallo delito en él” dijo Pilato. Para los romanos, además del orden civil, le preocupaba el riesgo de sedición de las provincias. Jesús no era ni un infractor de las leyes romanas, ni un sedicioso. Para los poderosos romanos las discusiones sobre cuestiones religiosas eran irrelevantes, los judíos podían discutir eternamente sobre cuestiones de su Ley sin que ellos se inmiscuyeran. Y es cierto que Jesús es sin delito, el perfecto Hijo de Dios no cometió pecado alguno, para que nosotros fuéramos libres del pecado, el inocente cargó con nuestras culpas, para que podamos acercarnos a Dios.

3. Los líderes judíos podían haber encontrado causas menores relacionadas con las tradiciones, pero los romanos eran los únicos que podían administrar la “poena capitis” o pena de muerte, así que la blasfemia, castigada en la Ley, era la justificación judía para entregar a Jesús a la muerte. Ahora pensemos en estos dos argumentos: Pilato dice que no haya delito en Él, y los judíos le acusan a Jesús de hacerse Dios, ¿y si Jesús tuviera razón? el mismo Pilato se espantó cuando oyó a Jesús afirmar su procedencia divina, e incluso la esposa de Pilato le advirtió que no tuviera nada que ver “con la muerte de este justo” porque había sufrido mucho en sueños por causa de Jesús. Esta posibilidad nos abre un peligroso abismo de juicio personal: si Jesús es el Hijo de Dios y nosotros le condenamos, nos estamos condenando a nosotros mismos, ¡nuestro puño se está levantando contra el mismo Dios! y el juicio de Dios nos terminará aplastando.

4. El ser humano no comprende que no puede erigirse en Juez de Dios, pero lo hacemos. Sentamos a Dios en el banquillo, le acosamos con preguntas, lo condenamos por cosas que no entendemos, pero su respuesta es una entrega a la cruz por nuestros pecados. Nosotros lo juzgamos y Él abre la puerta de nuestra salvación. ¿Cómo no amarle? ¿cómo no honrarle como Dios en nuestras vidas?

5. En el último episodio de la historia humana Jesús se sentará en el estrado de juez y nosotros en el banquillo de los acusados, se leerán las acusaciones contra nosotros, pero a diferencia de Jesús, nosotros sí tenemos una larga lista de delitos. En aquel día sólo habrá una forma de librarnos del juicio y es si pusimos nuestra confianza en el Hijo de Dios en nuestra vida, si doblamos nuestras rodillas y adoramos al eterno Hijo de Dios, hecho hombre por nuestra salvación, o vivimos de manera indiferente. Ahora que es tiempo: ¡busquemos a Jesús! Él no rechaza a los que acuden a Él, en Él hay un perdón inmenso, abundante, asombroso, ¡abrazadle!


jueves, octubre 19, 2023

Perdón más allá de la razón


“Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó el olor del perfume”

Juan 12:3 RVR60


No hay mayor alivio, mayor gratitud, que la del perdón inmerecido. Ante un perdón así la gratitud se vuelve una especie de locura que no conoce límites, ¿cómo devolver lo que no podemos devolver? Para un observador externo el agradecido ha perdido la cabeza, pero en realidad no es así.

2. Para entender la magnitud de nuestro perdón debemos comprender la magnitud de nuestro pecado, y para ello sólo es posible si entendemos la corrupción del ser humano, y la alta dignidad de Dios, su santidad perfecta. Dios no nos ha perdonado pequeños errores, Dios ha perdonado a criaturas que se han pervertido, que se han vuelto egoístas, crueles, que disfrutan de la maldad, y que han olvidado cuánto le deben al Creador. La magnitud de nuestro pecado es imposible de comprender por aquellos cuya mente está deteriorada por el mismo pecado.

3. Lo segundo que debemos entender es la altísima dignidad de Dios, la perfección de su carácter recto, la justicia de sus intenciones, y que no hay un átomo de corrupción en Él. Es imposible comprender la santidad de Dios por aquellos cuya mente está deteriorada por el pecado que es lo opuesto a Dios, es un concepto abstracto, aburrido por los que llevan la marca de la perdición, que somos todos. 

4. Aún más incomprensible es que un Dios tan santo se compadezca de criaturas tan arruinadas por su pecado. El amor de Dios se muestra excelente en su compasión por los corrompidos, Dios es eternamente glorificado en su amor por los pecadores y en la destrucción de los mismos por sus justos juicios. El Dios del Cielo, el perfecto creador nos ha mirado con compasión y nos ha enviado al Salvador ¿por qué? ¿qué necesidad tenía? ¿no siente repugnancia por el deterioro de estas criaturas? ¿no teme contaminarse por el hedor de nuestra maldad?

5. Jesús es el Salvador, la luz que vino a este mundo para traernos el perdón que tanto necesitamos, pero que nos es imposible de conseguir. Estábamos condenados y sin esperanza hasta que vino Él. Jesús es el Salvador de aquellos que han perdido todos los recursos para salir de su miseria, ¡salvo Jesús! No es un Salvador, es el único en el que hay salvación, y él llegó a la vida de María con un perdón inmenso, inmerecido, generoso, noble, radiante, tierno. La vida amaneció en María y con ella todas las cosas.

6. La gratitud no se predica, se experimenta. La consagración de los redimidos no es una exhortación desde el púlpito, sino la respuesta de los que han sido perdonados más allá de todo lo razonable. Honremos a nuestro Salvador con todo, pero sobre todo, honrémosle con el sacrificio de nuestras vidas, si es preciso morir, así sea, pero si es preciso hacer morir un día, una hora, en servicio a Él ¡entregémoslo gozosamante!


miércoles, octubre 18, 2023

Resurrección

 


“Dicho esto, les dijo después: Nuestro amigo Lázaro duerme, mas voy para despertarle”.

Juan 11:11 RVR60


La muerte tocó muy de cerca a Jesús. Además de los doce y de los más cercanos a Jesús: Pedro, Santiago y Juan, el Señor Jesús tenía amistad con Lázaro y sus hermanas, a quienes dice la Biblia que amaba. En este universo dañado por el pecado la muerte tocó a alguien muy cercano al Señor Jesús, y finalmente, le llegó a él mismo. Nuestro Señor no es alguien que no pueda compadecerse de nosotros, sino que sufrió la experiencia humana en toda su crudeza, para finalmente experimentar el espanto de la separación del Padre.

2. Hemos normalizado la muerte entre nosotros, decimos que es lo natural, que es la vida, pero la muerte y todo lo que trae consigo está lejos de ser lo natural. La muerte es el rey de los espantos, es una anomalía en un mundo perfecto, es una maldición incomprensible para nosotros, la consecuencia de una raza que abandonó a su creador y desde ese momento comenzaron a morir. La muerte necesita ser vencida y no comprendida, como decía el Buda. Y Cristo derrotó a la muerte, sufriendo Él la muerte.

3. Jesús anunció lo que Él traería como Cristo, su venida a este mundo fue un mínimo anticipo del Reino de Dios que Él encabezaría, sanidad, resurrección, limpieza de demonios, abundancia. Cristo Jesús es un foco de luz en un mundo de oscuridad. En este mundo de muerte y pecado, Jesús es la resurrección y la vida, y de la misma manera que Él entró en este mundo para ser Salvador, necesita entrar en nosotros para ser nuestro Salvador, ¿le recibimos? ¿le honramos? ¿le creemos?

4. Cristo Jesús también nos despertará a nosotros. Porque para Dios resucitar es tan sencillo como para nosotros despertar a alguien, y de hecho en los últimos tiempo ocurrirá un “gran despertar” en el que Jesús tocará la trompeta de resurrección, es decir, dará la orden general para que los muertos se presenten ante Él, una incontable multitud de todas las épocas volverán a la vida para dar cuentas ante Aquel que no sólo los resucita, sino que es juez de vivos y muertos. 

5. Tú puedes ser resucitado para juicio y confusión perpetua, o para vida, la clave es qué has hecho con el Hijo de Dios, ¿creíste en Él o te alejaste de Él? ¿lo rechazaste o doblaste tu rodilla ante Él? lo que hagas con Jesús en vida, reflejará lo que Jesús hará contigo tras la muerte. Honremos a Aquel que el Padre envió para reconciliarnos, adoremos al Cordero de Dios, que ha puesto fin al pecado y a la muerte, esperemos al Cristo, nuestro Salvador porque Él viene pronto. 


martes, octubre 17, 2023

¿Quien eres tú?


 


“Entonces los judíos le rodearon, y le decían: ¿Hasta cuándo nos vas a tener en suspenso? Si tú eres el Cristo, dínoslo claramente. Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en el nombre de mi Padre, estas dan testimonio de mí.”

Juan 10:24-25 BAm 


La pregunta más importante de todas es ¿quién es Jesús? esta pregunta tiene importantes implicaciones ya que Jesús afirmó ser más que un profeta. Las afirmaciones de Jesús le pusieron continuamente en peligro de muerte, continuamente recibió amenazas por afirmar ser Dios, y finalmente, en el juicio que le llevó a la muerte, le condenaron por blasfemo, por hacerse Dios (hijo del Altísimo). Esa afirmación era un gran problema para los religiosos de la época, pero también lo eran las señales milagrosas que hacía, por lo que estamos ante un interrogante que causa indignación, confusión, y que pone nuestro sistema de creencias en vilo.

2. Si Jesús es Dios hecho hombre entonces nuestra respuesta debe ser la adoración, dándole el lugar principal en nuestras vidas y honrándole. No hay un término medio en nuestra respuesta, o le damos la máxima autoridad, o le dejamos de lado.

3. Si Jesús es Dios hecho hombre entonces todas sus enseñanzas son Ley. No existe debate posible con Dios. Entre los seres humanos podemos cuestionarnos, rebatirnos, pero cuando Dios habla es el fin de toda discusión. Jesús es el intérprete de la Biblia, Él ha explicado qué es el ser humano, cual es el origen de nuestros males: un corazón del que salen malas intenciones.

4. Si Jesús es Dios hecho hombre entonces Él es la solución al problema del pecado, la muerte y nuestra separación de Dios. Los mandamientos sólo ponen de manifiesto nuestra incapacidad de obedecer a Dios, y Jesús es nuestra salvación, porque Él es el Salvador, el cumple la justicia de Dios porque Él mismo es justicia, y como justicia Él asume nuestra condenación para que seamos libres de la misma. 

5. Si Jesús es Dios hecho hombre entonces sólo cabe una respuesta posible, la adoración y el reconocimiento de que Él es nuestra única salvación. El rechazo a Jesucristo es la respuesta más destructiva que cualquier ser humano pueda dar a Dios, porque es negar el salvavidas que Dios le ofrece. Reconozcamos a Jesús como Señor de nuestros pensamientos y vida, recibámoslo como la salvación que baja del Cielo para reconciliarnos con Dios, descansemos en Él y disfrutemos de este Salvador tan magnífico.


lunes, octubre 16, 2023

Morir en tu pecado


“Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis”.

Juan 8:24 RVR60


Cada ser humano lleva en sí una bomba de relojería, que es el pecado. Es una bomba que lleva por deseo personal, y que hará daño a su tiempo. El rechazo de Dios, y el rechazo del testimonio de Dios son nuestra condena de muerte, con todo, amamos más nuestro criterio autónomo que a Dios, deseamos sus bendiciones.

2. El capítulo 8 de Juan recoge una larga discusión de Jesús con los fariseos, Jesús argumenta con claridad su procedencia, su orígen, y la naturaleza de su misión, si ellos creen en Dios, tienen que creer en Él. Jesús, una vez más está igualándose a Dios, no es un profeta más llamando a volvernos a Dios, ya que ningún profeta afirmó que merecía ser objeto de la fe de nadie, por eso la pregunta es ¿quién es este hombre?

3. Nuestro pecado es el gran drama, y la única constante en nuestras vidas. Amamos nuestro pecado porque pensamos que nos libera de Dios, cuando en realidad nos esclaviza, nos aleja de Dios, y nos encadena a la condenación. La única forma de librarnos de esa cadena de condenación es confiando en el Salvador, Jesús. Es por eso que el anuncio del evangelio de Jesús es urgente, prioritario y esencial, es cuestión de vida o muerte, Jesús no viene a mejorar tu vida, o a darte buenos sentimientos, Jesús es el Salvador, no un coach.

4. La Biblia nos habla de un rico y Lázaro, y nos dice que uno fue llevado por los ángeles al seno de Abraham, y otro fue sepultado. No dice más. El pecado mata la trascendencia en nosotros. Nos lleva a la tumba y nos deja allí, pero nuestra alma queda huérfana de Dios para siempre. El destino del ser humano es un horror si carece del amparo de Jesús, es por eso que la cruz supuso tal tormento para Jesús, ya que un problema tan enorme requirió una solución increíblemente costosa: la ruptura de Dios Padre y Su Hijo, la maldición sobre el Hijo para traer sobre nosotros la bendición. Si nuestra condenación es dura, mayor fue el precio que Jesús pagó para que podamos ser libres. ¿No abrazaremos al Hijo de Dios para ser salvos? ¿no amaremos al que nos amó y nos lavó de nuestros pecados con su sangre?

5. Como creyentes debemos reflexionar seriamente sobre el solemne anuncio del evangelio. Este es un mensaje que puede ser tu liberación en vida, o tu sentencia leída tras la muerte: que Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, y que en Él hay perdón. Dejemos que nuestra mente sea presidida por esta verdad, y que nuestras prioridades queden sometidas a este hecho.


viernes, octubre 13, 2023

Honrad al Hijo


“Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo, para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió”

Juan 5:22-23 RVR60


Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; Pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos los que en él confían” Salmos 1:2 La Palabra de Dios ya anuncia la venida del Hijo de Dios como hijo de paz, la última y definitiva oferta de Dios, y la culminación del plan de Dios para poner fin al pecado y destruir al diablo. ¿Honramos a Su Hijo? ¿lo reconocemos en nuestros caminos? ¿le damos el lugar de honor que merece en nuestro hogar?

2. Cristo Jesús no es una criatura, tampoco es un “ser divino”, no es en absoluto una emanación de Dios como decían los gnósticos, y tampoco es un ser divino que ha poseído a un carpintero de galilea. Él es Dios hecho hombre en lo que la Biblia llama el “misterio de la piedad”, y como Hijo de Dios es Rey y merece tanta honra como el Padre. Si alguien afirma que ama a Dios pero no reconoce al Hijo de Dios, está rechazando el testimonio de Dios y a Dios mismo. El mensaje de Juan el bautista era disponer al pueblo para la venida de Jesús, el mensaje de la iglesia es preparar a este mundo para la segunda venida de Jesús en gloria y poder. 

3. Todo juicio ha sido dado al Hijo de Dios, Jesús. Él es el juez de vivos y muertos (Hech 10:42) y ante Él darán cuentas desde los reyes hasta el más humilde de los siervos, nada escapa de la mirada de aquel que tiene ojos como llama de fuego (Ap 19:12) y es capaz de desvelar y conocer no sólo los hechos sino las intenciones de cada uno de nosotros (Heb 4:12). Esto hace que Jesucristo sea no sólo central sino esencial, si Él es el juez, entonces no hay otro camino sino Cristo Jesús, ya que Él ocupa la posición de Juez.

4. ¿Cómo podemos honrar al Hijo? podemos honrarle reconociendo, junto con Dios el Padre que Él es su Hijo amado, y que Él es Señor y Dios, esta confesión tiene implicaciones en todos los niveles de nuestra vida. En el nivel más central Jesús debe ser adorado y amado, Él es digno de nuestra adoración y cada cristiano desde temprano debe buscar a Dios y honrarle con su adoración. Debemos honrar al Hijo con la obra de nuestras manos, viviendo dignamente, y reflejando el amor y la excelencia del Hijo de Dios, manifestando por medio del fruto del Espíritu Santo la abundancia de la Gracia de Dios en un carácter transformado. Debemos honrar al Hijo con nuestros bienes, obedeciendo el mandato de compartir con los que menos tienen, de apoyar a la iglesia local en su esfuerzo por edificar creyentes, y equiparlos para llevar el evangelio. Y debemos honrar al Hijo en la hora de nuestra muerte, al poner nuestra esperanza en la salvación que Él ganó, y con una vida bien vivida, a la luz de la salvación ganada por Él.


jueves, octubre 12, 2023

LOS SALVAJES ATAQUES A ISRAEL ¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE ELLO?

 Una pandemia. 

La guerra de Ucrania.

Los salvajes ataques a Israel.

¿Qué tiene Dios que decirnos? ¿Qué dice la Biblia sobre lo que ha pasado a Israel? ¿Qué dice la Biblia a la iglesia? ¿Estamos ante una nueva señal?


Puedes escuchar sólo el audio:

 

Puedes descargarlo en mp3 en este enlace.

miércoles, octubre 11, 2023

La Ira


“El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él”.

Juan 3: 36 RVR60


La salvación nos ha sido dada, y no sólo la salvación individual, personal, sino con ella la restauración de todas las cosas. Ahora bien, ¿qué clase de necedad sería rechazar la cuerda que nos arrojan para salvarnos del pozo en el que nos encontramos? ¿quien sería tan necio para rechazar el único medio de su liberación? El ser humano necesita ser rescatado, su necesidad es crítica, su situación es terminal, y sólo un milagro enviado por Dios podría liberarlo del juicio justo al que se dirige por su propio mal. Ese milagro es Jesús, Quien ha venido del cielo como la escalera de salvación.

2. Es necesario creer. Si Dios nos ha dado un Salvador, es lógico que los destinatarios reciban con confianza al mismo. El simple hecho de dudar de Él es una ofensa mayor que haberle dado la espalda al Creador, de hecho no hay mayor pecado, mayor ofensa a Dios que rechazar al Hijo de paz que nos es dado para nuestra salvación. Si no has creído en el medio que Dios ha provisto para tu salvación lee de la vida y hechos de Jesús, si ya has creído en Él ¿te contentas con la fe que tienes ahora? ¿crees que es suficiente? aún puedes afianzar más y más tu confianza en Él, porque en la medida en la que tu confianza aumente, así aumentará el disfrute de esta salvación.

3. La Ira de Dios es justa. La ira de Dios es la manifestación de la santidad de Dios frente al pecado, en ella no hay un átomo de injusticia, tampoco es una Ira movida por emociones cambiantes, porque Dios es siempre el mismo. La Ira no tiene otra objeto sino el pecado, y es un juicio que tiene en consideración todos los factores, y que no tiene otra medida sino la santidad de Dios. Jesús sufrió la Ira de Dios como un juicio sustitutorio, el justo murió por los injustos, y se constituyó en nuestra justicia. 

4. El Hijo es el camino a la vida, porque Él es la vida. Nuestro texto dice que el que rehúsa creer “no verá la vida”, la vida es mucho más que la vida física, implica la plenitud del gozo y de la satisfacción que sólo tenemos en Dios. Esta vida de la que se nos habla apenas la disfrutan anticipadamente aquellos que creen en Jesús, pero será plenamente manifestada en nuestro encuentro con Él en Su Reino. Esta vida es una semilla sembrada en cada creyente, y es un tesoro que nos espera. Anhelamos el momento en el que Cristo “nuestra vida” (Col 3:4) se manifieste.


martes, octubre 10, 2023

Escalera al Cielo

 ESCALERA DEL CIELO


“Y agregó: Les digo la verdad, todos ustedes verán el cielo abierto y a los ángeles de Dios subiendo y bajando sobre el Hijo del Hombre, quien es la escalera entre el cielo y la tierra”

Juan 1: 52 NTV


No hay nadie semejante a Jesús, no hay profeta, ni gurú, ni método que nos acerque a Dios. Las religiones han fracasado, los sistemas de normas han fallado, la meditación y el ascetismo nos han decepcionado, y el pecado, esa búsqueda de placer al margen de Dios nos ha dejado el alma muerta. Pero Jesús nos ha abierto las puertas del Cielo, y nos introduce en la presencia de Dios.

2. Al comienzo de este ministerio tenemos el más maravilloso anuncio de algo maravilloso que está por venir, algo que NUNCA ha ocurrido: es Dios Quien viene a nosotros y nos abre su casa, invitándonos. Todo lo que los profetas habían anticipado de un nuevo pacto, ahora se hace realidad y se explica claramente, ¡Dios viene a nosotros!.

3. Jacob tuvo una visión de un lugar. Él pensó que el lugar en el que estaba era un lugar santo, vio ángeles subir y bajar, una conexión entre el Cielo y la tierra, entre Dios y los hombres. Pero no entendía que no era el lugar, sino lo que siglos después Alguien llevaría a cabo al reconciliarnos con Dios por medio de un sacrificio de sí mismo. La justicia de Dios tenía que ser satisfecha para que el pecador fuera librado, y ese pago ¡lo iba a hacer el mismo Dios!

4. Jesús es el centro del plan de salvación, es el foco y el destino del plan de Dios. Acercarse a Jesús es obedecer el mandato de reconciliarnos con Dios. Es curioso que la escritura “manda” el arrepentimiento (Hech 17:30), no es una opción, ya que rechazar la oferta de Dios tiene terribles consecuencias. Aceptar al Hijo de paz es reconocer nuestra derrota, y aceptar nuestra liberación. Es dejar las armas de rebelión contra Dios, y aceptar sus términos de paz con nosotros. ¡Son grandes noticias!

5. Las bendiciones obtenidas por la venida de Cristo Jesús, y su ascenso son colosales. La puerta no se cerró cuando Jesús volvió al Padre, ¡la puerta sigue abierta! hay ángeles que entran y salen de la presencia de Dios con destino a los escogidos de Dios, a los que están sirviendo. Aunque sabemos muy poco o nada de la actividad angelical, por lo que leemos en Daniel, Apocalipsis y en otros libros, sabemos que los ángeles obedecen con inmediatez las órdenes de Dios y que sirven al pueblo de Dios. Qué privilegio es saber que Dios mismo no sólo oye nuestras oraciones, por la Gracia de Jesús, sino que responde a las mismas. ¿Valoramos nuestros privilegios espirituales? ¿qué ocurriría si creyéramos completamente esta Palabra de Dios? ¿cambiaría nuestra vida de oración? sin duda Dios oye nuestras oraciones, ¡oremos más! ¡oremos siempre! ¡no dejemos de confiar! ¡no dejemos de esperar en Dios!

6. Situémonos al extremo de la escalera, no os alejéis de Aquel que es la escalera al Cielo. Procurad su amistad y su favor creyendo en Quien es, y reconociendo su autoridad y poder para salvar. Acerquémonos continuamente a nuestro mediador porque Él es nuestra seguridad y nuestra paz.





El miedo a las conspiraciones

  EL TEMOR POR LA CONSPIRACIÓN “No llames conspiración a todo, como hacen ellos,     ni vivas aterrorizado de lo que a ellos les da miedo. T...