viernes, julio 28, 2023

La justicia de Dios por la fe

 Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia,

Romanos 3:21‭-‬22 RVR1960


LA JUSTICIA DE DIOS POR LA FE


Los mandamientos revelados en Sinaí, las leyes, ordenanzas y mandamientos dados a los largo de toda la primera parte de la Palabra de Dios, todos mostraban la santidad de Dios, las expectativas del Creador para Su pueblo, y nuestra incapacidad para cumplir sus leyes. La ley de Dios es perfecta, pero nosotros estamos vendidos al pecado, no queda nada sano en nosotros, y no hay diferencia entre un hombre y otro a la luz de la perfecta Ley de Dios, ambos son culpables, están excluidos de Dios.

2. En el gran plan de enseñanza de Dios, Su justicia se ha revelado, no sólo en la Ley, sino en Jesucristo, el Hijo de Dios, Quien cumplió toda justicia, y que no pasó por alto ni en la forma ni en el sentido los mandamientos de Dios. Esa justicia revelada en estos últimos tiempos es nuestra justicia, ha sido ofrecida en el altar de la cruz por nosotros, los culpables. 

3. Esta justicia se ofrece sin distinción “para todos los que creen en él”, Jesucristo puede ser el salvador del mayor de los pecadores, del más grande de los blasfemos, del más corrupto de los pecadores, si tan sólo se arrepintiera invocando Su nombre, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a nosotros en Quien podamos ser salvos. Invocar el nombre de Jesús es el comienzo de la vida del cristiano, pero es también el sustento del creyente, quien se apoya en el autor de su salvación.

4. Esta justicia se aplica al pecador por medio de la fe, que es el vehículo de la Gracia. Cristo Jesús es el único mérito de los santos de Dios, y lo único que mirará el Padre celestial cuando entremos en Su presencia, lo único que agrada al Santo Dios. La justicia de Cristo es tan agradable a Dios que cubre las miserias más grandes, la obediencia de Cristo es tan perfecta que no existe nada en la creación semejante, de ella estamos revestidos. Bendito Señor, que justificas al criminal y nos diste a Tu perfecto Hijo para nuestra salvación, ¿qué somos nosotros para que pienses en nosotros? así como nos concediste creer en Tí por medio de Jesús, susténtanos con el maná del Cielo y que no se aparte de nuestra boca el poderoso nombre del bendito Jesús, sálvanos de tu Ira justa, y lávanos de nuestras miserias, engrandece Tu nombre en tu pueblo, hónrate en nosotros embelleciendo Tu Iglesia con las perfecciones de Tu Hijo. Amén.


jueves, julio 27, 2023

Una sociedad dividida y anestesiada con la mentira, ¿cómo romper el ciclo?

 Vencer la manipulación y el control que se impone por medio de la mentira: https://www.spreaker.com/episode/56210111

Escucha "Presentación de Samsung primeras impresiones (tomado del canal de Telegram)" en Spreaker.

Justicia recibida

 Pues no me avergüenzo de la Buena Noticia acerca de Cristo, porque es poder de Dios en acción para salvar a todos los que creen, a los judíos primero y también a los gentiles. Esa Buena Noticia nos revela cómo Dios nos hace justos ante sus ojos, lo cual se logra del principio al fin por medio de la fe. Como dicen las Escrituras: «Es por medio de la fe que el justo tiene vida».

Romanos 1:16‭-‬17 NTV


JUSTICIA RECIBIDA


El cristianismo no es una religión, es un milagro. Es el milagro de Dios para salvación de personas arruinadas y deterioradas por el pecado. Es el poder de Dios en acción para transformar al cadáver en un ser vivo, y al enfermo en alguien sano, aceptado por Dios, renovado y limpio.

2. ¿Vergüenza? este mensaje está proscrito por religiosos y no religiosos, es malinterpretado, los creyentes en Jesús reciben malos tratos y no son bienvenidos, ¿es acaso un motivo para avergonzarnos? no, el evangelio, las buenas noticias, son el mismo poder de Dios para salvar a los pecadores, no por medio de una religión de obras y prohibiciones, sino por un Salvador, Jesús, Quien cumplió la justicia de Dios para poder representarnos como nuestra justicia.

3. ¿Orgullo? el evangelio humilla al ser humano y glorifica a Dios. Humilla al ser humano porque expone nuestra condición caída por el pecado, nuestra corrupción moral y nuestros deseos pervertidos. El ser humano no es alguien que puede ser reformado con mejores normas, es alguien que merece el castigo de Dios y al que sólo un milagro le puede salvar, ese milagro es Jesús. Por tanto el evangelio humilla al religioso, al humanista que cree que nosotros somos la medida de todas las cosas, y glorifica al Dios que salva por medio de la fe en Cristo Jesús.

4. ¡Vida! el evangelio no es religión, no es moralismo, es el Dios vivo dando vida a hombres muertos espiritualmente, tan deteriorados por el pecado que cada estrato de su ser está en avanzado estado de descomposición, nuestra mente, nuestras emociones, nuestra voluntad y nuestro espíritu están muertos, y no hay nada que podamos hacer para volver a la vida sino creer en Aquel que cargó con nuestra maldad en la cruz, y Quien murió para que podamos vivir. 

5. ¡Gratitud! no hay vergüenza ni orgullo en el evangelio, hemos sido humillados al vernos en su espejo, y si podemos levantar los ojos al Cielo y dar gracias es porque hemos sido amados, perdonados y limpiados. Lo hemos recibido todo para poder dar las gracias con todo lo que somos. Hemos salido de la cárcel de la esclavitud del pecado que lo arruinó todo, y ahora, ya libres, poder alabar al que nos liberó y servirle, no como esclavos, sino como libres. Bendito sea Dios que envió a este magnífico Salvador, el perfecto y justo Hijo de Dios que aceptó la muerte del criminal, nuestra muerte, para ser vehículo de salvación.


miércoles, julio 26, 2023

Debilidad y fortaleza

 ¡Bendito el hombre que confía en el Señor, cuya confianza está puesta en el Señor!, porque será como el árbol plantado junto a las aguas, pues junto a la corriente echará sus raíces. No temerá cuando llegue el calor, sino que su hoja estará verde. En el año de sequía no se inquietará ni dejará de dar fruto.

JEREMÍAS 17:7‭-‬8 RV2020


DEBILIDAD Y FORTALEZA


¿Qué es la fortaleza? ¿qué es la seguridad en uno mismo? en nuestra cultura se valora mucho la reafirmación de uno mismo, la fuerza se basa en la independencia, no necesitar a nadie y aceptarse. Pero no es lo que enseña la Palabra de Dios, nuestra fuerza se basa en reconocer nuestra debilidad y pecaminosidad, y en reconocer el poder de Dios y nuestra satisfacción en Él. 

2. Confiar en el Señor. Desconfiar de uno mismo, de nuestra propia astucia y sabiduría es el primer paso para reconocer la sabiduría de Dios, y la plena capacidad de Dios para gobernar nuestra vida. Aquel que nos creó puede guiar nuestra vida, y orientarnos en nuestras decisiones. Esta confianza en el Señor no es una apuesta ciegas, o una justificación para ser descuidados de nuestros asuntos, confiar en el Señor es conocer a Dios de tal manera que sepamos cual es Su voluntad para nosotros, ¿le conocemos así? tan sólo teniendo un conocimiento práctico de la Palabra de Dios podremos conocer al Dios que se nos ha revelado. 

3. Seguridad: “No temerá cuando llegue el calor, sino que su hoja estará verde”. Vivir conectado con Dios, en comunión constante es el todo del ser humano, hemos sido creado para vivir en esa dependencia. La ilustración que da nuestro texto es el de un árbol plantado cerca de una corriente de aguas, a ese árbol no le faltará vida, ni fuerza, ni alimento, así es una persona que vive cerca de Dios. Los reveses de la vida llegarán, pero su seguridad está en Aquel que es inconmovible. 

4. ¿Cómo puedes desarrollar una mayor confianza en Dios? necesitamos conocerle, necesitamos que Él se revele a nosotros, y necesitamos humillarnos ante Él. Ruega a Dios que abra tu entendimiento para que puedas comprender Quien es Él y cómo es, pídele perdón por confiar tanto en tí mismo que no sientas necesidad de buscarle.


martes, julio 25, 2023

Servir a los ídolos

 y vosotros habéis hecho peor que vuestros padres; porque he aquí que vosotros camináis cada uno tras la imaginación de su malvado corazón, no oyéndome a mí. Por tanto, yo os arrojaré de esta tierra a una tierra que ni vosotros ni vuestros padres habéis conocido, y allá serviréis a dioses ajenos de día y de noche; porque no os mostraré clemencia.

Jeremías 16:12‭-‬13 RVR1960


SERVIR A LOS ÍDOLOS


El contexto habla del juicio que Dios iba a ejecutar sobre Israel: ser deportados a países idólatras, para que allí sirvieran a esos ídolos, o dicho de otra manera, darles lo que querían en abundancia, junto con penalidades y mucho sufrimiento. El Salmo 16:4 dice: “Se multiplicarán los dolores de aquellos que sirven diligentes a otro dios. No ofreceré yo sus libaciones de sangre, Ni en mis labios tomaré sus nombres”, servir a dioses falsos es un camino sin salida.

2. La rebeldía está instalada en nuestros corazones. Nos rebelamos contra la autoridad de Dios y deseamos ser los “capitanes de nuestro destino”. Seguimos las imaginaciones de nuestro “malvado corazón” (v.12) es decir, fabricamos nuestro ídolo, un dios a nuestra semejanza, y le servimos, a ese dios creado le damos nuestro destino, y en sus manos nos ponemos, ignorando que no sólo no puede librarnos, sino que nos llevará a la destrucción. Israel sirvió a ídolos que eran tan corruptos y malvados como ellos, acomodaron su listón moral a su gusto, y sirvieron a dioses inventados, poniéndose ellos en el centro del trono de Dios.

3. Las consecuencias de la idolatría. Israel abandonó a Dios para servir a los ídolos, y Dios les concendió su loco deseo, los echó de su tierra y los mandó a tierras de ídolos, ¡qué cosa tan terrible es que le pidamos a Dios que se haga nuestra voluntad! si Dios termina concediéndonos lo que le pedimos sin duda se multiplicarán nuestros dolores (Sal 16:4) ¿no sería mejor confiar en Dios y pedir humildemente “hágase Tu voluntad”? es mucho mejor la voluntad de Dios que nuestra propia voluntad, es mucho mejor el plan de Dios para nuestra vida, por difícil que sea que servir a los falsos dioses de nuestra imaginación.

4. La mayor pérdida que sufrieron los idólatras Israelitas fue perder su mayor bien: Dios mismo. Cambiar al Dios que los libró de Egipto y los llevó a la tierra de Canaán por los ídolos mudos y viles, ¡qué error! Nosotros también podemos cambiar las promesas y la bendición del perdón y la amistad con Dios por los falsos dioses, ¿podríamos ser tan necios como ellos? lo somos cada vez que dejamos de confiar en Dios. Pero hubo Alguien que confió en Dios y fue fiel hasta la muerte, Jesús, el Hijo de Dios, y es por su obediencia que nosotros somos librados del juicio justo por nuestros pecados, en Su nombre hay salvación, y en su perfecta obediencia hay una justicia que nos es dada para vida.


lunes, julio 24, 2023

La necesidad del profeta

 Cuando descubrí tus palabras las devoré; son mi gozo y la delicia de mi corazón, porque yo llevo tu nombre, oh Señor Dios de los Ejércitos Celestiales.

Jeremías 15:16 NTV


LA NECESIDAD DEL PROFETA


El capítulo 15 de Jeremías es una conversación entre el profeta y Dios. En este capítulo Jeremías expresa su desconsuelo y temor por su vida:


Luego dije: —¡Qué aflicción tengo, madre mía! ¡Oh, si hubiera muerto al nacer! En todas partes me odian. No soy un acreedor que pretende cobrar ni un deudor que se niega a pagar; aun así todos me maldicen.

Jeremías 15:10 NTV


Y el Señor responde:


El Señor respondió: —Yo cuidaré de ti, Jeremías; tus enemigos te pedirán que ruegues a su favor en tiempos de aflicción y angustia.

Jeremías 15:11 NTV


Pero Dios ha decidido enviar sus juicios sobre una nación que ha dado la espalda a Dios, volviéndose a la idolatría, y viviendo de forma inmoral: “Enviaré contra ellos cuatro clases de destructores —dice el Señor—. Enviaré la espada para matar, los perros para arrastrar, los buitres para devorar y los animales salvajes para acabar con lo que haya quedado. Debido a las cosas perversas que Manasés, hijo de Ezequías, rey de Judá, hizo en Jerusalén, haré a mi pueblo objeto de horror para todos los reinos de la tierra”. Jeremías 15:3‭-‬4 NTV


2. Un profeta va contra el pueblo, contra los gobernantes, y a favor de Dios. La vida de un profeta es tan solitaria como la de Juan el bautista, y su destino, en muchos casos es la cisterna (como Jeremías) o morir en una celda (Juan). Es por eso que el profeta sufre soledad, pero también se desgasta por los ataques que recibe “En todas partes me odian” v. 10 dije Jeremías. 

3. Por eso el sustento emocional y espiritual del profeta es la palabra de Dios: “Cuando descubrí tus palabras las devoré; son mi gozo y la delicia de mi corazón, porque yo llevo tu nombre, oh Señor Dios de los Ejércitos Celestiales” v. 16 y la oración. No pocas veces el profeta está cerca de quebrantarse, pero Dios lo fortalece como a Elías junto al arroyo (1 Reyes 17). 

4. La iglesia de Jesucristo, en estos tiempos, es tan profeta como Jeremías: anunciando el juicio por la perversidad, y la salvación en el Mesías de Dios. Y al igual que el profeta, encontramos en la oración y en la Palabra de Dios las fuerzas para protegernos y el impulso para seguir adelante con nuestra misión. 

5. Dios muestra su amor cuando anuncia juicio, ya que Él no desea el sufrimiento y el castigo del desobediente, sino su restauración, es por eso que la Iglesia de Jesucristo es profeta, y nuestro trabajo es anunciar el arrepentimiento y la salvación en el nombre de Jesús. Que el Señor nos ayude a cumplir su cometido y a vivir vidas limpias y dignas de Él.


jueves, julio 20, 2023

Amor a Dios

 Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

S. Mateo 22:36‭-‬39 RVR1960


AMAR A DIOS


En medio de los 613 mandamientos (mizvots) que los judíos habían extraído de la ley de Dios, había opiniones muy diversas sobre cuales eran los más importantes. Algunos habían llevado al extremo de desatender a sus padres con la excusa de estar haciendo una ofrenda al Templo. Jesús, como dador de la Ley a Moisés por cuanto es Dios mismo hecho hombre, no sólo interpreta la Ley, sino que da sentido a la Ley con una autoridad que los maestros no podían tener.

2. Dios es el centro del mandamiento, es el fin y es el propósito. Los mandamientos se debían en dos, los punitivos (expresados en forma de prohibiciones) y los asertivos (expresados de forma imperativa, como órdenes), el mandamiento principal no es una prohibición. Si en el centro de tu vida espiritual el servicio es más importante que Dios, es que has perdido el norte. Si eres tú, es que has dejado a Dios. La adoración es orientar nuestro ser a Dios.

3. Amar a Dios es el mayor mandamiento, pero ¿cómo podemos amar a Dios? ¿podemos amar a alguien sin conocerle?, es posible que conocer a alguien nos lleve a despreciar a esa persona, o incluso a aborrecerla, si es que esa persona es digna de desprecio. Pero conocer a Dios tiene como consecuencia necesaria amarle, porque todo en Él es admirable, todo en Él es asombroso y noble, cuanto más conozcamos a Dios más le amaremos, y así estaremos cumpliendo con el tributo que el Dios del Cielo se merece.

4. La medida del amor a Dios. Aquel que es poco digno de amor es amado poco, aquel que es digno de nuestro amor es intensamente amado. Dios debe ser amado en sentido máximo, con todo el corazón, con todo el poder de nuestra mente, es decir, esforzándonos por conocerle y entenderle, pero también con todo el poder de nuestras emociones. Él no merece un amor tibio o desganado, Aquel es que puro amor y que nos ama cuando nosotros estábamos en nuestros delitos y pecados merece ser amado en respuesta. Aquel que entregó a Su Hijo para que fuera hecho maldición y aplastado por el peso de la Ira justa de Dios, nos pide que nos ama, ¡con razón le amamos! (Cantares 1:4). No te centres en tus emociones, ya que el poder para amar a Dios no está en tí, sino en el mismo Dios, céntrate en tu conocimiento de Dios, en tus meditaciones en Aquel que es eterna misericordia. 

5. Amar a Dios es reflejar a Dios. Todos nos volvemos un reflejo de lo que amamos. El objeto amado se apodera de nosotros transformándonos en su semejanza. Imitamos lo que amamos porque ocupa nuestra mente, y si amamos a Dios amaremos a otros porque Él ama a todos. Es incoherente afirmar que uno ama a Dios y nos siente ni siquiera compasión por otros, si el Dios de amor te ha ganado, la identificación con Él será total. 

¿Conoces a Dios? no te contentes con un pobre conocimiento de Dios, sirvan como señal de alarma tus afectos. Deja que el conocimiento de Dios sea el estudio de tu vida, la preparación para la eternidad que te espera junto a Él.


miércoles, julio 19, 2023

Conocer a Dios II

 Así ha dicho el Señor: No aprendáis el camino de las naciones ni tengáis temor de las señales del cielo, aunque las naciones las teman.

JEREMÍAS 10:2 RV2020


CONOCER A DIOS II


El pueblo de Dios siempre ha sido una minoría, un reducto de fe en un mundo de incredulidad, un faro de Gracia, en una sociedad que vive muy lejos de Dios. Israel entre las naciones era una nación insignificante, y el pueblo de Dios hoy sigue siendo un remanente, y a pesar de su pequeñez, la amenaza al pueblo de Dios no es numérica, la amenaza es la influencia de los dioses de las naciones, de sus costumbres paganas y de alianzas que debilitan al pueblo de Dios.

2. El camino de las naciones es la idolatría, adorar los astros, los ídolos, y como consecuencia, el desorden moral que viene de alejarse de Dios. Por este alejamiento Israel sufrió a manos de crueles imperios que Dios envió para corregirle, todas estas cosas están escritas para advertirnos a nosotros, para aprender en cabeza ajena lo peligroso que es alejarse del Señor. Bendito sea Dios, que nos corrige para que no tengamos que sufrir peores consecuencias, que Él tenga misericordia de nosotros y que aprendamos a someternos a su bondadosa mano para que al abandonarle no seamos destruidos.

3. La idolatría es ignorancia, es vivir en temor de señales, es la superstición de lo irracional. Ellos confiaban en las señales de los astros, creían haber encontrado una fórmula para conocer un futuro que sólo Dios conoce, y sabiendo el futuro, prescindir de la confianza en Dios. La astrología no rige las vidas de los hombres, sino el Dios que controla y sustenta este universo. ¿Tenemos temor de augurios y cartas astrales? ¡a el Señor sea nuestro temor y nuestra confianza! las estrellas no son más que luminares en el cielo, el que las hizo es el Señor, Él es más antiguo que ellas porque es eterno y Él las hizo, este universo obedece las órdenes de Su Creador, y nada escapa de Su voluntad. Podemos confiar sabiendo que el destino está en manos del sabio y misericordioso Dios.

4. El mensaje de Jeremías es una invitación a volvernos al Dios que nos rescató, y a servirle, no con ritos religiosos inútiles, sino con obediencia y de corazón, es también una invitación a conocerles, y conociéndole confiar en Él. La ignorancia de Dios nos lleva a caer en religiosidad e idolatría, busquemos a Dios, entendámosle, huyamos de una vida de oscuridad espiritual y error, Él se ha revelador a nosotros para que no tengamos que vivir en la miseria espiritual, y en estos últimos tiempos se ha revelado en Jesús, Quien vino lleno de Gracia y de verdad.


martes, julio 18, 2023

Conocer a Dios

 Así ha dicho el Señor: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que haya de alabarse: en entenderme y conocerme, que yo soy el Señor, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra, porque estas cosas me agradan, dice el Señor.

JEREMÍAS 9:23‭-‬24 RV2020


CONOCER A DIOS


Lo que Dios valora y lo que los seres humanos valoramos no es lo mismo, nuestros criterios no son los mismos, y la perspectiva divina es muy diferente a la nuestra, y esa diferencia de perspectiva es nuestra ruina, nuestra miseria, y nuestra perdición, vamos por caminos diferentes, y nuestros destino es muy distinto.

2. La sabiduría, el valor y las riquezas, ¿no son cosas admirables? todas ellas no valen nada sin conocimiento de Dios, porque la sabiduría sin el temor de Dios no es nada, el valor sin Dios nos es más que locura, y las riquezas sin temor de Dios son una maldición. Los seres humanos deseamos muchas cosas, deseamos dinero, una vida fácil, salud, pero todo eso sin Dios no es más que juguetes envenenados, trampas morales, pasatiempos en el corredor de la muerte. 

3. El conocimiento de Dios está relacionado con la relación con Dios, y con la identificación con Dios. Conocer a Dios, en el sentido bíblico es amar lo que Dios ama, y aborrecer lo que Dios aborrece. ¿Conocemos a Dios? para ello debemos interesarnos en conocer la historia de Dios, que comienza en el libro de Génesis y termina en la consumación del plan de Dios en Apocalipsis. Conocemos a Dios al verlo interactuar como protagonista en la historia de la humanidad, y sobre todo, al leer de Emanuel, Dios con nosotros. Este conocimiento de Dios no es para los perezosos, es para los que se esfuerzan en conocerle, los que mueren a este mundo para alimentarse de la Palabra de Dios. ¿Vale la pena? decía un viejo pastor que si volviera a vivir hubiera dedicado más tiempo al estudio de la Palabra de Dios.

4. Conocer a Dios es conocer el carácter de Dios, que Él no da por inocente a aquel que es culpable, y que es Santo por encima de nuestro pecado. Ser sabios es conocer cual es la opinión de Dios sobre nuestra manera de vivir, es transformar y renovar nuestro entendimiento de este siglo, de esta sociedad que ya ha sido juzgada, y que a semejanza de la sociedad de Jeremías, daba la espalda a Dios. Conocer a Dios es ser profeta, ir en contra de la corriente, llorar por los crímenes de este mundo, y amar a Dios más que nuestra vida aquí, es no tener esperanzas en un mundo que va a ser juzgado, y esperar completamente en Dios.


viernes, julio 14, 2023

La fe que lo gana todo

 Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?

S. Mateo 16:26 RVR1960


LA FE QUE LO GANA TODO


Nuestra vida está llena de ilusiones, de ideas erróneas, y de esperanzas vanas. Creemos en asegurarnos de ciertas cosas, un futuro, unos ingresos, creemos que estamos a salvo si tomamos ciertas decisiones, pero lo cierto es que nuestra vida está en manos del Dios, y que nuestro futuro y presente sólo está a salvo a su lado. 

2. En este mundo hay fuerzas más poderosas que nosotros. Nos gusta pensar que nuestro destino está en nuestras manos, y que tenemos el poder de guiar nuestra vida en un sentido u otro, y en parte es cierto, hay decisiones que dependen de nosotros, pero no estamos solos. Sólo somos hombres y mujeres, y la muerte es el fin común, inevitable.

3. Evitamos pensar en la muerte, como si no hablando de ella, esta nunca fuera a suceder. No hay nada más inevitable que la separación que provoca la muerte, nos separa de los que amamos, nos separa de nuestros bienes, nos lo quita todo, no hay tribunal de apelación, no hay un seguro contra la muerte, en un tiempo determinado, y a una hora específica sufriremos la muerte. 

4. Todos nuestros esfuerzos, todos nuestros trabajos, todo nuestro ahorro es inútil frente a la muerte. No hay soborno que nos permita evitarla. Pero sí hay algo que nos puede asegurar la eternidad: ve y reconcíliate con Dios. Aquel que se sienta en el trono es Dios, y es Juez de vivos y muertos, cada pecado es violación de Su Ley, y es una ofensa contra Él. 

5. Aquel que es Juez ha provisto un medio por el cual podemos ser libres del castigo: a su propio Hijo, Él es satisfacción por nuestros pecados, Quien sufrió el castigo y la Ira del Juez, recibiendo en su cuerpo la sentencia de nuestros delitos. El mal de los pecadores lo cargó, para que por la justicia de uno solo, los muchos podamos ser librados de la Ira justa. “Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; Pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos los que en él confían” Salmos 2:12. Es necesario que nos postremos ante el Hijo de Dios, Quien es Señor de todo, y Salvador seguro de los que confían en Él. 

6. La esperanza de salvación en Jesús lo es todo. Quizás en esta vida no hayas sido el más feliz de los hombres, quizás tu salud no fue la mejor, ni fuiste amado, pero si pusiste tu esperanza en el Hijo de Dios serás el más dichoso para siempre, por no será defraudado ninguno de los que en Él confían, podemos saber que tenemos perdón de pecados y herencia entre los bendecidos, porque el Salvador satisfizo toda justicia.

7. Nuestra confianza en el Salvador no es decir “Señor, Señor”, sino una vida perdida para este mundo. Existe la fe de los demonios, que está llena de odio hacia Dios, existe la fe de Judas, que cree que puede utilizar a Dios a servir a sus planes, pero la fe que salva es la de Abraham, quien dejándolo todo obedeció a Dios: por que creyó en Él. Lo dejó todo, para abrazar las promesas, así nosotros, que confiamos en Jesús, salimos en pos de Él, fuera del campamento, esperando una ciudad celestial. Perdemos el mundo, para ganar un Reino, perdemos las algarrobas de los cerdos, para disfrutar del banquete en la casa del Padre, y abrazamos la cruz, para recibir la gloria. La fe que salva es una fe que sigue al crucificado, perder todo es necesario para entrar en la vida verdadera.


miércoles, julio 12, 2023

El final de una carrera

 En aquel tiempo Herodes el tetrarca oyó la fama de Jesús, y dijo a sus criados: Este es Juan el Bautista; ha resucitado de los muertos, y por eso actúan en él estos poderes. Porque Herodes había prendido a Juan, y le había encadenado y metido en la cárcel, por causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano; porque Juan le decía: No te es lícito tenerla.

S. Mateo 14:1‭-‬4 RVR1960


EL FINAL DE UNA CARRERA


Pocas personas han recibido alabanzas como las que el Señor Jesús dio a Juan el bautista: 

“Os digo que entre los nacidos de mujeres, no hay mayor profeta que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de Dios es mayor que él” (Lucas 7:28). El profeta fue fiel a Dios hasta el último día de su vida, vivió con fidelidad la misión que Dios le dio, y su vida fue un éxito a los ojos de Dios.

2. Una vida en soledad es mejor que una vida desobediente en compañía. La vida de Juan fue una vida solitaria, vagó por desiertos, hizo discípulos, predicó a poderosos y gente sencilla del pueblo, y vivió una vida sin tacha, sus enemigos nada podían decir de él sino calumnias: decían que estaba endemoniado porque vivía en una rectitud y sobriedad que les parecía poco común (Mt 11:18). No fue una vida fácil, ni cómoda, Juan renunció a todo lo que sus amigos y vecinos de la infancia tuvieron, una casa, un hogar, un trabajo, él no tuvo nada de eso, pero a Dios le agradó su vida.

3. La misión de Juan fue preparar el camino al Ungido de Dios, a Jesús. Lo primero que hizo fue encarnar el mensaje de arrepentimiento y fe en Dios, viviendo en arrepentimiento, vagando por el desierto, comiendo pobremente, y vistiendo de forma sencilla. Cuando Israel veía a Juan veía a un profeta de Dios que representaba el mensaje de Dios para aquella generación: arrepentíos, porque el Reino de Dios viene. No podemos separar nuestro mensaje de nuestra persona, si existe la más mínima fisura entre ambos estamos traicionando el mensaje de Dios. ¿Somos dignos representantes de Él?

4. El valor es conocer al Dios eterno y no temer a ningún hombre. ¿Qué clase de valor hacía falta para hablar con déspota Herodes y señalarle sus crímenes? ¿quien hubiera ido a un Stalin y le hubiera echado en cara sus crímenes? ¿cuánto tiempo habría durado vivo? Juan reprendió a Herodes, y aunque Herodes lo respetaba, aquel enfrentamiento le costó la cárcel y la vida, ¡estimada es a los ojos del Señor la muerte de sus santos! (Salmo 116:15). ¿Conoces tú a Dios?

5. El éxito a los ojos de Dios es vivir fiel, aunque eso nos cueste todo. Un muerte en una solitaria celda, lejos de amigos y familia es una muerte miserable, pero a los ojos de Dios es una muerte gloriosa. La amplia y generosa entrada en el Reino (2 Pedro 1:10) es para los que han vivido vidas de fe y obediencia. Aquella celda fue la puerta de entrada al Palacio celestial, a la bienvenida real, al premio eterno. Vivamos para ese momento, luchemos y esforcémonos con la mirada en el premio de Dios. Que nuestras vidas giren en torno al precioso anuncio del Salvador que viene.


martes, julio 11, 2023

Cisternas

 Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua.

Jeremías 2:13 RVR1960


CISTERNAS


La sed es una experiencia poco común en nuestro próspero Occidente, tenemos agua a mano, no sabemos lo que es pasar un día sin beber agua, o unas horas sin beber agua. La sensación de sed es algo difícil, la necesidad de beber y no tener con qué saciarnos. La Biblia compara nuestra sed con nuestra necesidad de Dios.

2. Una parte de tí es espiritual, quizás puedas descuidar esa parte espiritual, pero seguirás teniendo necesidades espirituales, anhelos insatisfechos. Cuando uno descuida su necesidad de Dios se busca ídolos, es decir, cisternas rotas. Un sustituto de Dios nunca podrá ofrecerte lo mismo que Dios, siempre te dejará frustrado y vacío.

3. Una cisterna rota es un depósito de agua defectuoso, en lugar de contener el agua, la pierde. Si buscas agua en una cisterna rota, siempre la encontrarás vacía. Así son nuestros sustitutos de Dios, un fraude, una promesa de satisfacción que nunca se cumple. Sea un trabajo que nos promete prosperidad, una relación que promete satisfacción, o unas vacaciones largamente esperadas, si buscas el descanso en estas cosas, volverás con tus manos vacías, y el alma sedienta. El problema es que un ídolo te esclaviza, te obliga a ir una y otra vez a él, a vivir en un permanente estado de insatisfacción.

4. Dios es justo lo contrario a un ídolo, si un ídolo es insatisfacción, Dios es pura satisfacción: fuente de aguas vivas. No es agua estancada y escasa, sino agua refrescante, pura saciedad. Hay algo en nuestra naturaleza afectada por el pecado que nos hace desconfiar de Dios y poner muchas esperanzas en los ídolos, que nos hace esperar mucho de este mundo, y no esperar nada de Dios. Sólo el Espíritu Santo y experiencias dolorosas de fracaso pueden llevarnos a un encuentro real con el Dios vivo que da agua viva. 

5. Nuestra apremiante necesidad es la búsqueda de Dios. Dios no es una opción, Dios tampoco es una especie de ejercicio religioso de obligado cumplimiento, un rito aburrido con el que cumplir para no ser castigados por el mal genio de un dios falso. Dios es nuestro privilegio, el secreto de la vida que se nos ofrece a gritos, pero que nosotros ignoramos. Necesitamos encontrarnos con Dios nada más despertarnos, necesitamos buscar a Dios en oración y meditación de su Palabra durante el día, y antes de ir a dormir necesitamos beber otro largo trago de agua buscando la soledad y el silencio para orar a Dios y reflexionar en Su Palabra. La madre de Agustín de Hipona iba dos veces a la iglesia cada día, Daniel oraba tres veces al día según su costumbre, y nuestro bendito Señor oraba noches enteras. Tenemos una gran necesidad de Dios y un Dios que se nos ha ofrecido para saciar nuestra necesidad. Él se ha hecho hombre y se ha ofrecido por nuestros pecados para así poder impartirse a nuestra alma como agua viva.


lunes, julio 10, 2023

Llamamiento

 Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande. No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Jehová.

Jeremías 1:7‭-‬8 RVR1960


 

LLAMAMIENTO


Si Dios te pide algo, también te da los recursos para llevar a cabo tu misión. Esto es lo que el profeta Jeremías experimentó cuando fue llamado por Dios para ser su profeta, un trabajo enormemente arriesgado ya que implicaba enfrentarse con los más poderosos de Israel y encarnar el rechazo de otros a Dios en su persona.

2. Incapacidad. ¿Quien se siente capacitado para servir a Dios? ¿quien no se siente abrumado por la tarea a la que Dios le llama? cuando uno se ve a sí mismo se ve desprovisto de las capacidades necesarias, y es lo que ve Jeremías: se siente demasiado joven, no se ve con la madurez o experiencia necesarias. Y tiene razón, humanamente hablando pero es Dios Quien lo llama, por eso le reprende diciendo: “No digas, soy un niño”, ¿por qué? ¡porque es Dios Quien lo está llamando! Aquel que da vida a los muertos y llama a las cosas que no son como si fueran es Quien llama, si Él lo ha dicho ¿acaso no se cumplirá Su voluntad? si Él se ha propuesto alguna cosa ¿no sucederá? ¿hay alguna fuerza en este universo que pueda impedir los planes de Dios?

3. Temor. Un profeta es un hombre contra una nación, como decía Ravenhill: el predicador va con el pueblo, pero el profeta va contra el pueblo. Temor es lo mínimo que podía sentir Jeremías, ¡al menos no salió corriendo en dirección contraria! Dios le da otra orden: no temas. Si la primera orden era: Ve, la segunda es: no temas. Él promete estar con el profeta y librarlo, ¿librarlo de qué? de todas las amenazas, condenas, violencia, tramas, y calumnias. Toda una nación no es nada contra el Dios soberano. Conocer a Dios anula el temor en el ser humano, porque en el temor de Dios está “la fuerte confianza” (Proverbios 14:26). ¿Conoces tú al Dios revelado en la Biblia? ¿temes tú al Dios que te creó y te salvó? sólo podemos confiar en Dios y temerle si sabemos de Su Soberanía y poder, de su capacidad para llevar a cabo Sus planes con su insondable sabiduría. Ante ese conocimiento sólo nos queda humillarnos y adorar, agradecer y descansar en Él.


viernes, julio 07, 2023

El médico

 Cuando vieron esto los fariseos, dijeron a los discípulos: ¿Por qué come vuestro Maestro con los publicanos y pecadores? Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos.

S. Mateo 9:11‭-‬12 RVR1960


EL MÉDICO


Que un maestro comiera con las personas más pecadoras de la ciudad era algo insólito, los maestros estaban rodeados de discípulos y de gente religiosa, respetable. ¿Acaso no le importaba a Jesús su reputación? los comentarios habían comenzado, las sospechas estaban en el aire y ya muchos dudaban de Jesús, ¿alguien que viene de Dios puede estar tan cerca de los pecadores?

2. Comer con alguien es un acto de amistad, de profunda cercanía. Alguien come con sus amigos cercanos, porque comer es festejar, hablar y disfrutar juntos. Que el Dios del Cielo coma con nosotros, los pecadores, nos dice que es tiempo de paz y buena voluntad, y que Dios se acerca a nosotros buscando nuestro arrepentimiento para que no muramos. Si Moisés trajo la Ley que separaba lo inmundo de lo santo, aquí tenemos a Emanuel que acerca lo santo a lo inmundo. ¿No te conmueve que el Dios del Cielo haya venido a la tierra a comer contigo? Que la buena voluntad de Dios nos impulse a amarle, y que con un corazón agradecido abandonemos nuestros pecados para que la vida de Dios llene los huecos que en vano quisimos llenar con el pecado.

3. Los enfermos son las personas que han sido heridas por el pecado, porque si el pecado dejó a Adán herido de muerte y avergonzado, a nosotros no nos deja en mejor estado. El diablo viene a robar, matar y destruir, y el poder destructivo del enemigo de nuestra alma se hace eficaz por la seducción del pecado, que destruye relaciones, arruina la salud, se come los bienes, y aleja a los hijos de la casa del Padre celestial. Si pudiéramos ver lo maligno que es el pecado, y el sufrimiento que nos causa, rogaríamos a Dios por un Salvador. Sin embargo Dios, mucho antes de Edén ya tenía un plan en la eternidad para salvarnos y llevarnos a la Gloria, un plan costosísimo que desgarraría el Cielo en su mismo corazón: que el Hijo sería hecho maldito en nuestro lugar. 

4. El médico es el que restaura la salud del enfermo, y aquí tenemos a Alguien que es mucho más que un médico, porque no sólo nos dado salud, sino que ha dado vida a los muertos. Jesús, Quien vino lleno de Gracia y de verdad, nos ha sido dado para que todo lo que nuestro pecado rompió, ahora sea deshecho. Tal médico nos conviene, porque tiene poder para sanar a todos aquellos que por la fe en Él lo tocan, con su palabra resucitó a Lázaro y a la pequeña hija de Jairo, y en su muerte gritó: ¡Consumado es! la historia tiene un hecho central: la salvación es del Cordero inmolado, y en el nombre de Jesús, y sólo en su nombre hay salvación. Él es el médico verdadero, Quien nos reconcilia con Dios y deshace las obras del maligno, Él es la puerta por la que entramos a la vida verdadera.


jueves, julio 06, 2023

El que da órdenes a la tormenta

 Y los hombres se maravillaron, diciendo: ¿Qué hombre es este, que aun los vientos y el mar le obedecen?

S. Mateo 8:27 RVR1960


EL QUE DA ÓRDENES A LA TORMENTA


Jesús es un misterio, su encarnación es un misterio ¡el misterio de la piedad! que el Creador, se haga Dios con nosotros, que nos visite el Altísimo es algo que nos produce más preguntas que respuestas y que nos llena de asombro, ¿qué es el hombre para que pienses en Él? ¿qué es el ser humano para que entregues a Tu Hijo por rescate? Aquellos que vieron a Jesús en “los días de su carne” vieron a un hombre judío, normal y corriente, velado de su gloria, sometido al cansancio, la sed, o el hambre. 

2. Con todo Jesús manifestó Quien era a través de sus señales, y a través de la concesión del perdón, para desconcierto de sus discípulos y escándalo de sus enemigos. Estas señales las hacía, no en nombre de otro, sino por Su palabra, y el perdón que daba, no lo daba en nombre de otro, sino de sí mismo. De ahí la pregunta: ¿quien es este? 

3. La autoridad de Jesús es la autoridad del que creó todas las cosas de la nada, de Aquel que es dueño de todo lo creado, es suyo, y de Quien sostiene todas las cosas con su palabra, pues todo lo creado es sustentado por Él. ¿Era difícil para Jesús calmar una tormenta? tan sólo tuvo que dar la orden, porque Aquel que separó la luz de las tinieblas lo hizo con su sola palabra, y con su palabra detuvo la tormenta. Sin embargo la salvación fue carísima para el Creador, ya que no sólo tuvo que hacerse hombre, sino cargar con la Ira del Padre, siendo hecho maldición, y rompiendo la comunión en el seno de la deidad. El Padre cargó su Ira en el Hijo, y el Hijo fue hecho maldito por el Padre, al cargar nuestros pecados en Él, al identificarse con nosotros en nuestra culpa. 

4. Dice la Escritura que la humanidad que ha rechazado a Dios es como el mar embravecido, y que los impíos espuman su propia vergüenza. El Hijo de Dios ha venido para poner paz en aquellos agitados por el pecado, llevándo a esta nueva humanidad redimida al Cielo para que sera un mar de cristal en perfecta paz, paz con Dios por el Cordero inmolado. Jesús es nuestra paz, el que ha hecho la paz entre el Cielo y la tierra, el que ha reconciliado a los rebeldes con el Dios Santo y Justo. Le adoramos con el sello de nuestra redención, somos suyos para siempre, Él nos ha liberado, comprado, sanado, introducido en la cas de banquete y desposado con Él.


Renovarse Y morir