viernes, septiembre 29, 2023

Un Reino de siervos


UN REINO DE SIERVOS


Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve.

S. Lucas 22:27 RVR1960


Nuestro mundo, nuestra sociedad, nuestra historia, nuestras empresas, están construídas ideológicamente sobre la base de la competencia, el deseo de sobresalir, de vencer, y de tener dominio sobre otros. Liderar es tener control, reinar es que otros te sirvan, pero aquí tenemos a Alguien que es más grande que todos los reyes de la historia, más noble que el más noble de entre nosotros, a Jesús, el perfecto Hijo de Dios, Quien vino como un rey siervo, y Quien nos enseñó que en Su Reino el servicio es la cualidad del liderazgo.

2. La verdadera grandeza. ¿Qué es lo que hace grande a alguien? permitidme cambiar la pregunta: ¿qué es lo que hace que alguien pase inadvertido? la respuesta es sencilla: el servicio. En una cumbre de líderes mundiales los camareros y personal que trae la comida o que prepara la sala para que los dignatarios se reúnan, el personal que limpia las habitaciones del hotel cuando el personal diplomático está llevando a cabo su trabajo, o los recoge pelotas en una alta competición de tenis. Estas personas son invisibles, cumplen su función discretamente, pero nadie se fija en ellos. Nadie aspira a ser como ellos, todos aspiran a ser protagonistas. Aquí Jesús nos llama a cambiar completamente nuestra escala de valores y a aspirar el servicio como camino a la grandeza. 

3. Un Reino de siervos. Los valores del Reino de Dios son muy diferentes de los valores del reino de los hombres, en el Reino de Dios los grandes son los que sirven a otros, los invisibles, los pequeños, los que tienen un corazón humilde y sacrificado. Un Reino así es un reino de bendición, el Espíritu de Dios reposa sobre cada ciudadano de este Reino, y cualquiera que habite ese Reino será inmensamente dichoso. Ese Reino lo encabeza el Rey más grande de todos, y es un Rey siervo, Quien vino a dar su vida por nuestros pecados, y que escogió el camino del servicio, lavando los pies a sus discípulos y escogiendo la cruz antes que la espada. Que el Señor nos tenga por dignos de estar en ese Reino de paz, y bajo la autoridad de este Rey siervo.


4. En el Reino de Dios Jesús, el Señor, estará entre todos “como el que sirve”, y lo que quiere decir es que entre todos los siervos Él es el príncipe de ellos, el primero entre todos, porque su servicio llegó más allá que cualquiera, Él se entregó a sí mismo, en una obediencia completa, renunciando a mucho más que cualquiera de nosotros. Hay muchos cristianos que han dado mucho, sus vidas, pero Jesús ha dado mucho más, porque tenía mucho más, como Hijo de Dios y creador perdió un lugar sobre eminente, una gloria única, y una comunión perfecta con el Padre, para ser hecho pecado. Nunca sabremos qué implicó la entrega del Hijo de Dios, a cuánto renunció, y el precio de su sufrimiento, por eso Él es el Rey de un Reino de siervos.

5. Busquemos la grandeza del servicio, busquemos ser invisibles a los ojos de este mundo, pero bien conocidos por Dios. Cada pequeño acto de servicio es inmenso, y una vida de entrega es la mayor ofrenda con la que podamos agradecer al Salvador por su victoria en la cruz. Que seamos invisibles, aniquilados por la grandeza de otros, pero visibles para Dios, Quien conoce muy bien a los que son suyos, y que, como Él, buscan la grandeza de servir.


jueves, septiembre 28, 2023

Cómo esperar

Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día. Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra. Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre.

S. Lucas 21:34‭-‬36 RVR1960


El Señor Jesús dijo que volvería, pero esa espera no sería fácil, el mundo se volvería un lugar más y más convulso, y los creyentes estaría en peligro, no sólo por sus vidas, sino también en peligro de ser arrastrados de su fe, seducidos por los placeres, olvidando a Dios.

2. “Mirad también por vosotros mismos” o “Tened cuidado” NTV, como discípulos debemos considerar cuidadosamente cómo vivir, los tiempos en los que estamos, y cómo nos afecta todo ello. Tener cuidado es vigilar la salud espiritual de nuestra alma, detectar señales de debilidad, tomar decisiones para evitar los peligros espirituales que hacen naufragar nuestra fe. En ese sentido, cuanto más peligrosos se vuelven los tiempos, más severas deben ser nuestras medidas, con más cuidado debemos proteger nuestra fe de todo lo que la amenaza. 

3. Glotonería, embriaguez y los afanes de esta vida. Estos tres aspectos son una perversión de cosas buenas, comer y beber son un regalo de Dios, ocuparnos en nuestros asuntos es algo necesario, pero estos tres son una distorsión, un extremo insano que nos roba la paz y la atención en Dios. Una persona que come con moderación y da gracias a Dios es alguien que está honrando a Dios en lo que hace, y lo hace con dominio propio, en cambio una persona que come y bebe en exceso, es alguien que está buscando en la comida y la bebida algo que sólo Dios puede darle. Muchos cultos idolátricos tenían que ver con el desenfreno, y es que cuando le damos la espalda a Dios para buscar nuestra felicidad en las cosas que Dios nos da, estamos siendo idólatras.

4. Los afanes de esta vida. Debemos ser diligentes en nuestros asuntos, pero si una preocupación excesiva nos controla, nuestra vida espiritual está en peligro. Una persona que no confía en Dios busca tener el control absoluto, busca la seguridad por sus medios. El que se afana tiene terror de lo imprevisto, y cree que si lo gestiona con mucha dedicación puede evitarlo. Pero es una ilusión, un ser humano no puede tenerlo todo controlado: no es Dios. Luchamos contra el afán confiando en el poder y la sabiduría de Dios, pero también aceptando el dolor, confiando en que aun en medio de la prueba Dios cuidará de nosotros, porque Él está al control.

5. Que la venida de Jesús no te sorprenda. Aquellos que descuidaron su alma, son sorprendidos por la venida, ¿y por qué les sorprende? porque no la esperaban, estaban tan metidos en sus asuntos que la llegada del Hijo del hombre les sorprende, y no sólo les sorprende: les incomoda, porque rompe con una vida centrada en disfrutar del mundo sin Dios. Se nos llama a vivir en esperanza, de modo que cuando Jesús vuelva nuestro interior esté dispuesto a recibirle. Una visita distinguida requiere que nuestra casa esté limpia y en orden, ¿está en orden tu vida para el encuentro con Jesús? quizás Él venga a tí, o quizás tú vayas a Él porque la muerte te sobreviene, asegúrate de vivir de tal forma, de esperarle con tanta intensidad, y de disfrutar de Él tanto que cuando venga esa fiesta interior no se interrumpa.


miércoles, septiembre 27, 2023

Rebelión

 REBELIÓN


Así murió Saúl a causa de su rebelión con que pecó contra el Señor, contra la palabra del Señor, la cual no guardó, y porque consultó a una adivina, y no consultó al Señor; por esta causa lo mató, y traspasó el reino a David hijo de Isaí.

1 CRÓNICAS 10:13‭-‬14 RV2020



En estos tiempos en los que los hombres se burlan del pecado y son muy condescendientes con la maldad, Dios nos muestra, por medio de Su Palabra, lo abominable que es el pecado para Él, y lo muestra por medio del juicio a Saúl, al cual Dios mata “a causa de su rebelión”. Cada uno de nosotros deberíamos pensar en nuestro pecado personal, en la gran justicia de Dios, y que esto nos mueva al arrepentimiento, porque Dios es misericordioso, pero también es justo, y Él no hará la vista gorda, dejando que el pecador sin arrepentir entre junto con los que se han arrepentido. 

2. Saúl murió por su rebelión, no murió por la rebelión de otros, sino que fue juzgado por sus propios pecados. A cada uno de nosotros nos espera un juicio personal, donde nuestras obras y las motivaciones de las mismas serán examinadas bajo la perfecta mirada del justo Dios. Un examen así debería inquietarnos, porque nuestro juez no es un juez humano, sino el perfecto y Santo Dios. Nadie, en el Cielo ni en la tierra podría decir que Dios fue injusto con Saúl, él murió por su pecado. ¿Y nosotros, pensamos que nos libraremos por nuestra justicia?

3. Saúl pecó contra el Señor y contra la palabra del Señor. La voluntad de Dios ha sido revelada en Su santa Palabra, la cual contiene los mandamientos y el carácter revelado de Dios. Cada ser humano peca frente a la Ley de Dios, frente a los ojos de Dios, y pecamos porque somos pecadores. No somos pecadores ignorantes, sino que somos, al igual que Saúl, pecadores que conocen la voluntad de Dios. 

4. Saúl no consultó al Señor. El rey Saúl tenía la responsabilidad de consultar a Dios, los profetas hablaban por Dios y él podía recibir de Dios instrucciones, pero al abandonar a Dios, la voz de Dios calló. De la misma manera nosotros, al alejarnos de Dios provocamos el silencio de Dios, y al dejar de oir la voz de Dios otras voces nos guían, pero no es la voz de Dios. Saúl consultó a una adivina en Endor, y este último pecado fue uno de los peores porque desencadenó su muerte. Nosotros también tenemos la voluntad de Dios revelada en Su Palabra, ¿la tenemos en estima? ¿la consideramos con cuidado antes de tomar cualquier decisión?

5. Dios le quitó el reino a Saúl y este pasó a David. Cuando un rey peca, cae de su grandeza y el reino pasa a otro. El primero en caer fue Adán, y como virrey no sólo cayó él sino que toda la creación quedó sumida en oscuridad, pero nosotros también caemos de nuestra grandeza al pecar, perdemos la gloria de lo que fuimos, y nos convertimos en algo diferente, algo que no era la idea de Dios, sino una perversión de lo que un ser humano es. En estos últimos tiempos Dios levantó un Salvador, el glorioso Hijo de Dios, Jesús, hecho hombre por amor a nosotros, quien cayó de su grandeza, pero no por su pecado, sino por nuestro pecado, para que siendo Él castigado en su inocencia, nosotros seamos librados de nuestra culpa, y podemos ser levantados como hijos de Dios.


lunes, septiembre 25, 2023

Orar siempre

 ORAR SIEMPRE


También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,

S. Lucas 18:1 RVR1960


En la Biblia encontramos un tema recurrente: la oración, los hombres y las mujeres de Dios oran, pero es cuando llegamos a la persona de Jesucristo encontramos que la oración es un asunto que cobra más fuerza, sus discípulos ven a Jesús dedicar tiempo, incluso noches enteras a orar, es por eso que le preguntan, y el maestro mismo dedica tiempo para enseñarles a orar la importancia de orar. Hubo un tiempo en la vida de la iglesia cristiana en el que no había templos, ni música, ni programas, pero la iglesia hacía oración, los creyentes en sus hogares apartaban tiempo para la oración. 

2. Nuestro texto da comienzo a una parábola, una historia con un contenido espiritual que encierra una enseñanza sobre “la NECESIDAD de orar SIEMPRE y no DESMAYAR”. Esta enseñanza no enfatiza el cómo, ni la técnica, sólo enfatiza la INTENSIDAD de la oración, la NECESIDAD de la oración en nuestra vida, la CONSTANCIA que necesitamos al orar. En cierto sentido, nuestro Señor nos está diciendo: no puedo insistir lo suficiente acerca de lo importante que es orar, así que os contaré una historia para que podáis entenderlo.

3. ¿Es importante orar? orar es NECESARIO. No es una opción, no es el último punto de nuestra lista de prioridades, ni el segundo punto, es vital. El creyente debe dar tal prioridad a la oración, que si un ángel del Señor lo visitara lo encontraría orando como a Ananías. Hoy en día el entretenimiento es sinónimo de descanso, miramos la pantalla para “descansar” pero nuestra alma se muere de sed, y anhelamos la presencia de Dios. Sólo por medio de la oración podemos acceder a la casa del banquete (Cnt 2:4) y disfrutar de la abundancia de Dios, y sustentar nuestra alma con las pasas y manzanas (Cnt 2:5).

4. ¿Cuándo debemos orar? Debemos orar SIEMPRE. La oración debe ser frecuente, pero eso no debe enmascarar nuestra falta de oración. Oramos siempre en nuestra mente, cuando salimos y cuando entramos de nuestras casas, cuando nos despertamos y nos acostamos, de modo que si alguien nos preguntara ¿cuánto tiempo dedicas a orar? podríamos responderle: “Siempre estoy orando”. La cuestión es si APARTAMOS TIEMPO para orar, por ejemplo, si nos despertamos antes para apartar media hora, o una hora a la oración, o si terminamos nuestras tareas a la noche para poder ocuparnos sosegadamente (1 Cor 7:5) a la oración. Si no apartamos tiempo para orar difícilmente podremos decir que oramos siempre, porque hay dos tipos de oración, la oración en la que vivimos inmersos en nuestro día a día, y los tiempos que apartamos para orar.

5. ¿Y si no tengo ganas o estoy cansado? Debemos orar SIN DESMAYAR. Orar es un trabajo espiritual, y como cualquier trabajo, produce en nosotros cansancio, necesitamos esforzarnos en la oración, sometiendo nuestra carne que se rebela contra la oración (Mt 26:41), es decir, tenemos que imponer a nuestra carne el deseo de orar, y si nuestro cuerpo se rebela contra la idea de orar, inventando mil excusas, tenemos que tiranizar a nuestra carne, ordenándole que no se haga su voluntad sino la voluntad de Dios. 

Sigamos el ejemplo de nuestro amado Salvador, que vivió una vida que agradó a Dios, orando en todo momento, y especialmente en sus últimas horas. Oremos, sabiendo que Él nos dio su Espíritu que nos ayuda a orar, nos guía a orar, y que Él mismo intercede por nosotros.


viernes, septiembre 22, 2023

El gozo del perdón

 Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.

S. Lucas 15:32 RVR1960


EL GOZO DEL PERDÓN


La parábola del hijo pródigo es una historia que ilustra el deseo de Dios de reconciliarnos con Él, la alegría del arrepentimiento del pecador, y el llamado a la comunión. Pero también es una historia que ilustra la maldad de una actitud religiosa que no desea el arrepentimiento sino el juicio, y que no se goza con la reconciliación sino con la acusación.

2. Dios desea que el pecador vuelva a Él. Nos sorprende y nos conmueve saber que el Dios soberano mira al pecador con un profundo anhelo para que vuelva a Él, ¿por qué esos deseos? no es una especie de dios inmutablemente apático, sino apasionadamente compasivo: Dios ama la reconciliación y desea nuestro bien, ¡con razón te aman!

3. Dios se alegra del arrepentimiento del pecador. En la parábola, el padre corre en dirección al hijo disipador. En la cultura oriental un hombre de verdad no corre, sólo un niño corre, un padre, un rey, un mandatario, no corren, porque correr atenta a su dignidad, pero aquí Jesús cuenta que el padre corrió. En oriente a lo que nosotros llamamos “la parábola del hijo pródigo” ellos la llaman “la parábola del padre que corre”. Y corre en dirección al pecador arrepentido, deja las 99 ovejas y busca a la oveja perdida. Esto nos habla de la profunda compasión de Dios por el pecador, de sus deseos de bien y paz para que los pecan, dejen de hacerlo y vuelvan a él. “Buscadme y viviréis” dice el Señor, ¿por qué huir del Dios que tanto nos ama? ¿Qué clase de mentiras malignas hemos creído para huir de alguien que nos ama de manera tan perfecta? corramos nosotros en pos de Dios, busquémosle sobre todas las cosas, ambicionemos una mayor comunión y conexión más profunda con Dios, por medio de Jesucristo.

4. El contraste entre la actitud del padre y la del hijo mayor no puede ser más grande. El hijo mayor no se alegra de la fiesta que ha hecho el padre, ¡tampoco quiere entrar en la fiesta!, le espanta la generosidad del padre, es incapaz de olvidar los pecados de su hermano arrepentido, y finalmente acusa al padre de ser injusto, alejándose él del padre. Cada uno de nosotros llevamos dentro un hermano mayor. Cuando pensamos en nuestra justicia personal, cuando olvidamos nuestros pecados y nos enfocamos en los pecados de otro, y cuando finalmente nos creemos más justos que Dios, más sabios que Dios, y en nuestra locura nos constituímos en un dios mejor que Dios mismo.

Como hijos de Dios perdonados, ¿no deberíamos buscar, desear y procurar el bien de los que están lejos? ¿No deberíamos buscar hacer fiestas de reconciliación para aquellos que reconocieron su necesidad de perdón? ¿No deberíamos correr en pos de ellos? Dios nos llama a salir a las calles y a las plazas para encontrarnos con aquellos que se deleitan en la comida de los cerdos, y llevarlos a los manjares de la casa del Padre. Que el Espíritu de Dios que llevó a Felipe a encontrarse con el funcionario etíope, nos impulse a ir a otros, a hablarles del anuncio de paz en Jesús.


jueves, septiembre 21, 2023

Esforzaos

 Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán.

S. Lucas 13:24 RVR1960


ESFORZAOS


¿Qué concepto tenemos de la vida cristiana? en el mundo evangélico hemos enfatizado el hecho de por haber hecho una confesión de fe, nuestra vida espiritual descansa en una oración de entrega a Dios en el pasado, y sin duda ese es el comienzo de la vida, pero no es el fin. La fe es algo que sostiene al justo cada día, porque el “justo vivirá por la fe”, pero ¿es fácil la vida cristiana, o un desafío, en qué sentido la vida cristiana es una decisión que tomamos cada día?

2. Esforzaos es una decisión que cada hijo de Dios debe tomar. ¿Por qué debemos esforzarnos? Nuestra intención continuada debe ser someternos a Dios (Stg 4:7), presentar nuestros cuerpos en sacrificio vivo (Rm 12:1), orar sin cesar y velar, estando atentos a que no se apague nuestra fe ni nuestro apetito por las cosas espirituales. No existe tal cosa como un creyente descuidado, ambos términos son incompatibles, ya que el creyente puede “ver” la realidad espiritual y entender la necesidad de velar, y aunque es cierto que podemos tener alti bajos, el creyente termina siendo consciente de su necesidad espiritual y termina levantando los ojos al Señor para restaurar su vida con Él.

3. La puerta estrecha. El creyente es un seguidor de Jesús, la vida de Jesús de Nazaret marca su camino, y así como Jesús resucitó, el creyente resucitará, pero así como Él sufrió oposición, también la sufrirá el discípulo. Un puerta estrecha no nos permite entrar cargados de muchas cosas, para pasar por una puerta estrecha tendremos que renunciar a cosas que nos impiden pasar por ella. ¿Cuánto deseas entrar por la puerta que conduce a la vida? ¿crees que es compatible amar a Dios y amar otras cosas que rivalizan con él? Es mucho más fácil entrar por una puerta así si nos despojamos de cualquier cosa inútil que nos impida el paso. Lo segundo es que una puerta estrecha requiere esfuerzo, quizás la entrada es tan justa que tengamos que empujar con determinación para atravesarla. ¿Estás esforzándote por seguir a Jesús? si no hay renuncia, si no hay determinación, si no tenemos nuestra mirada fija en Él, quizás no estamos siguiéndole.

4. Muchos y pocos. Las multitudes siguen a Jesús porque han visto las señales y quieren pan, pero el discípulo sigue a Jesús porque sabe que Él es el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Los muchos buscan sacar algún tipo de provecho de Jesús, el discípulo conoce el valor intrínseco de su maestro y le sirve. Las multitudes se escandalizan de Jesús cuando la persecución viene, pero el discípulo sigue a Jesús hasta la tumba. Las multitudes no saben bien quién es Jesús, le siguen cuando es popular, pero el seguidor conoce a su maestro. Somos llamados a seguir a Jesús cuando todos le abandonan, a seguirle cuando los religiosos y las autoridades ven a Jesús como una amenaza, y a seguirle cuando Jesús nos llama a dejar otros amores y otras ataduras. Pero al igual que aquella hermana de Lázaro sabía que Él es el Salvador, nuestro salvador, nosotros reconocemos que Él es el Cordero que quita el pecado del mundo, y que en Él hay perdón real. Seguirle no es una opción, es una necesidad.


miércoles, septiembre 20, 2023

Ociosidad

 He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso.

Ezequiel 16:49 RVR1960


OCIOSIDAD


La caída de Israel es descrita en el capítulo 16 de Ezequiel como una serie de traiciones (fornicaciones) contra Dios que van de la infidelidad, el adulterio, el sacrificio de niños, la ausencia de misericordia y la ociosidad. ¿Qué tiene de grave la ociosidad y cómo puede ser un problema espiritual?

2. La soberbia, la saciedad de pan y la “abundancia” de ociosidad fueron la perdición de Israel.  Tenían comida, tenían ocio, y eran soberbios, ¿no nos recuerda a la condición de una buena parte de este mundo? las bendiciones de Dios no son malas, la abundancia no es algo que tengamos que lamentar, pero sí lo es olvidarnos de Dios. Proverbios 30:8-9 dice: “Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí; No me des pobreza ni riquezas; Manténme del pan necesario; No sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová? O que siendo pobre, hurte, Y blasfeme el nombre de mi Dios”. Olvidarnos de Dios sería el mayor acto de ingratitud cuando disfrutaremos de abundancia, olvidarnos de nuestro gran benefactor es una traición, y un gran desprecio. No olvidemos la gratitud a Dios en cada aspecto de nuestra vida, no descuidemos cultivar en nosotros una actitud que reconoce la mano de Dios en todo.

3. La soberbia cuando se mezcla con las bendiciones termina transformando esas bendiciones en nuestra destrucción. Es un veneno que mezclado con buenos alimentos contamina todo y nos termina matando. Si los judíos buscaban echar fuera la levadura antes de la celebración de la Pascua, mirando en cada rincón de la casa por si quedara cualquier ápice de soberbia, nosotros deberíamos buscar soberbia en cada rincón de nuestra alma para que no nos contamine. La soberbia es un pecado que le quita el mérito a Dios y nos lo atribuye a nosotros, la soberbia fue la caída de Nabucodonosor, y pasó de ser un gran rey a ser un animal sin razón. ¡Examina Señor nuestros corazones y quita toda soberbia!

4. El descuido de la misericordia es consecuencia de la soberbia porque la soberbia sólo mira hacia adentro y hacia nosotros, dejando de lado a nuestros semejantes. Del mismo modo que la gratitud mira con generosidad a los que no disfrutan como nosotros y busca el bien de todos. Que el Señor mueva nuestros corazones y nos lleve de la gratitud a la humildad, y de esta a la compasión hacia otros. Sálvanos Señor de la caída de los soberbios, líbranos Señor de ensimismarse y llena nuestras mentes y corazones de Tí, de Tu grandeza, de Tú Santidad.


martes, septiembre 19, 2023

Aprendamos a orar

 Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

S. Lucas 11:2 RVR1960


SANTIFICADO SEA TU NOMBRE


Los discípulos le pidieron a Jesús que les enseñara a orar, como Juan enseñó a sus discípulos. ¿Cómo orar? es una pregunta que tiene implícita otra pregunta ¿qué orar? ¿sobre qué asuntos orar? si orar es hablar con Dios, ¿sobre qué debería ser la conversación?

2. ¿A Quien oramos? oramos a nuestro Padre que está en los cielos. Qué pensamiento tan maravilloso es saber que Dios es nuestro Padre, y que nuestro Padre está por encima de todos los tronos y lugares de poder que están en este mundo. Más adelante Jesús les dijo que si ellos, siendo malos, daban cosas buenas a sus hijos, ¿cuánto más Dios no nos dará cosas buenas a los que le pedimos? nuestra relación con Dios debe determinar cómo pensamos, cómo enfrentamos nuestros miedos, cómo perdonamos, cómo amamos, cómo trabajamos, ¡todo!

3. ¿Cómo es Dios? Dios es santo. La naturaleza moral de Dios es recta, Él es perfecto, ama la justicia, la verdad, la bondad, y aborrece profundamente el mal en todas sus formas. Si Dios es nuestro Padre, y Dios es santo, ¿no deberíamos ser nosotros como nuestro Padre? la santidad de Dios es un recordatorio para nosotros, nos acercamos a un Dios santo, por lo tanto es necesario que nos limpiemos de toda forma de maldad, ¿cómo nos acercaremos a él ocultando nuestro pecado? confesemos con claridad nuestro pecado, tenemos un abogado, Jesús, nuestro mediador, Quien murió por nuestro pecado para que tengamos acceso a Dios.

4. Oramos que el Reino de Dios se establezca entre nosotros, y mientras el Reino viene, oramos que Él reine en nosotros. ¿Es mi hogar parte del Reino de Dios? ¿es mi vida y mi mente parte del Reino de Dios? ¿qué papel tiene la autoridad de Dios en mi vida? ¿he construído un pequeño reino para mí, donde yo soy un reyezuelo? sometámonos a Dios, nadie como Él es digno de reinar en nosotros?

5. ¿Apreciamos la voluntad perfecta y buena de Dios? si es así oremos que Su voluntad sea cumplida. Esta es una oración demasiado grande para nosotros, por eso oramos: Padre, que mi voluntad sea moldeada en semejanza de Tu voluntad, que mi mente torcida por el pecado sea semejante a la tuya, amando lo que Tú amas y aborreciendo lo que Tú aborreces. 

6. Que nuestra oración nos una a Dios, nos transforme y nos haga semejantes, que nuestra oración nos saque de nuestro egoísmo natural y nos haga semejantes a Él. Por nuestro cristianismo debería ser reflejar al Dios que nos salvó, rescatándonos del pecado para hacernos santos.


lunes, septiembre 18, 2023

Motivos de alegría

 Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.

S. Lucas 10:20 RVR1960


MOTIVOS DE ALEGRÍA


¿Qué cosas nos producen alegría? quizás sea una buena experiencia como un viaje en familia, o quizás sea la compra de algo nuevo, o quizás sea ver crecer y prosperar a nuestros hijos, son muchas cosas las que nos pueden alegrarnos. En nuestro texto vemos que los discípulos se alegraban al ver que Jesús les había dado autoridad sobre los espíritus inmundos, y que estos se sujetaban, esa clase de “poder” les alegraba, pero Jesús les devuelve a la realidad, y les indica cual debe ser la principal causa de su alegría: su salvación personal.

2. Que tu nombre esté escrito en los cielos significa que eres conocido en la casa de Dios, no eres un extraño, sino alguien cercano, o por decirlo de otra manera, que eres habitante y no extranjero, si se acercaran preguntando por tí, todos sabrían quién eres, y en particular el dueño de la casa. En cambio si fueras un completo desconocido significaría que está alejado de Dios, y más aun, que tu hogar no está junto a Dios sino junto a los enemigos de Dios, lejos del gozo de la presencia de Dios, y por lo tanto, lejos de cualquier clase de gozo.

3. La persona más feliz de toda la tierra, la persona con más propiedades, poder, o simplemente, la persona con más familia, más personas que la amen, nunca será ni de lejos tan feliz como aquel cuyo nombre está escrito en los cielos, y es amado por Dios. Este lado de la eternidad no representa más que unos pocos años de vida, y esta vida no es más que una ilusión temporal de un eternidad que es la que importa verdaderamente.

4. Para ser recibido en los cielos tienes que recibir el testimonio del hijo del Cielo, Jesús, Quien fue enviado para dar testimonio y reconciliar a Dios con los hombres. Jesús es el embajador de paz antes de que los juicios justos de Dios sean derramados sobre esta humanidad, y antes de que Dios ponga fin a la historia de los hombres. A cada uno de nosotros se nos abre una puerta de salvación, y una invitación a huir del estado de enemistad con Dios y entrar en un pacto con Dios, un pacto de perdón y paz con el Creador, reconociendo nuestro pecado y la justicia del Hijo de Dios. Esta invitación Dios te la hace a tí hoy, es tuya, así como la posibilidad de ser recibido en la casa de Dios, como hijo, y ser bienvenido para siempre.


viernes, septiembre 15, 2023

Santuario

 Por tanto, di: «Así ha dicho el Señor: Aunque los he arrojado lejos entre las naciones y los he esparcido por las tierras, con todo seré para ellos un pequeño santuario en las tierras adonde lleguen».

EZEQUIEL 11:16 RV2020


SANTUARIO


Los pecados del pueblo de Dios provocaron la deportación a tierras lejanas, con todo, el pueblo siguió desobedeciendo a Dios, poniendo a prueba su gran paciencia, ¿sería eso la destrucción total? junto con el castigo, Dios les dio esperanza, porque no les abandonaría, acompañándolos aun a tierras lejanas, encontrándose con ellos como su Dios, porque nunca dejaría de serlo.

2. Dios es muy misericordioso. Que la severidad de Dios no te impida ver su bondad, es cierto que Él corrige a sus hijos, pero es mejor caer en sus manos que en manos de hombres, ya que Él nunca olvida que es nuestro Padre y que nos ama, por eso su castigo nunca destruye, y de la misma manera que ocurrió a Job, las bendiciones futuras superan las pruebas presentes.

3. La deportación tuvo lugar a tierras lejanas y extrañas, culturas poderosas y grandes imperios, llenos de los ídolos de las naciones conquistadas, no podía haber un contexto más hostil para Israel que toda aquella idolatría, a la vez que sufrían la añoranza por su tierra. Dios los estaba curando de su idolatría y les estaba moviendo a añorar el Templo. Mientras tanto Él sería un “pequeño santuario”, el gran Templo estaba lejos, pero Dios mismo se encontraría con ellos en esas tierras lejanas. Y así suele ocurrir, en las situaciones más difíciles Dios viene a nuestro encuentro, en nuestro pecado Él quiere que nos volvamos a Él, ya que Él es un marido fiel, pese a nuestra infidelidad. 

4. El llamado de Dios es a encontrarnos con Él mismo desde los confines de nuestro pecado, a darle la espalda a aquello que enfrió nuestro amor y a retomar nuestra contacto con Él. El pecado puede alejarnos del disfrute de Su presencia, pero no puede alejarnos de la presencia misma de Dios, no dejemos de usar nuestro privilegio como hijos de Dios de tener acceso al mismo Padre. En todo momento, en todo lugar, tengamos comunión con Él, disfrutando de Su presencia y que nuestras oraciones no se interrumpan.


jueves, septiembre 14, 2023

Ordena tu casa

 En aquellos días Ezequías cayó enfermo de muerte. Y el profeta Isaías hijo de Amoz fue a verle y le dijo: —El Señor dice así: «Ordena tu casa, porque vas a morir, ya no vivirás».

2 REYES 20:1 RV2020


ORDENA TU CASA


El rey Ezequías había recibido un importante mensaje del profeta: Vas a morir, así que pon tus asuntos en orden. Pocas personas saben con certeza cuándo será la hora de su muerte, normalmente la muerte nos sobreviene de manera repentina, sin aviso, y normalmente no pensamos mucho en nuestra muerte. ¿Qué ocurriría si supiéramos el día y la hora de nuestra muerte? ¿qué cambiaríamos? ¿Estaríamos preparados para el fin de nuestros días?

2. Todo ser humano debería hacer el saludable ejercicio de pensar en el día de su muerte, y a la luz del mismo hacer una reflexión. ¿Qué cambiaría de mi vida ahora? ¿qué relaciones eliminaría? ¿cómo ocuparía mi tiempo? ¿qué relaciones retomaría? estas y otras preguntas nos podrían ayudar a ver nuestra realidad a la luz de un hecho cierto. 

3. Los estoicos practicaban este ejercicio con frecuencia, y si ellos lo usaban para asuntos terrenales, ¿no sería también interesante hacernos esta pregunta para asuntos eternos? Dios avisa a cada ser humano que va a morir, y con la muerte viene un profundo examen, un juicio detallado de nuestra vida y nuestras motivaciones, donde todos nuestros secretos saldrán a la luz. ¿Estás preparado para el examen de Dios?

4. Los últimos libros de la Biblia aclaran muchas cuestiones relativas a este juicio personal tras la muerte? no hay forma de superar este juicio por nosotros mismos. Nuestros pecados nos acusan, nuestra conciencia nos acusa, la ley de Dios nos acusa. Hemos desobedecido a Dios desde que hemos tenido consciencia, hemos repetido los mismos actos que nos avergüenzan, y tanto en público como en privado hemos fallado a Dios. Sólo hay una salida a este juicio y es por medio de un salvador, alguien que cargue nuestra culpa en nuestro lugar, para que nosotros podamos quedar libres del juicio de Dios, y ese Alguien es Jesús, también llamado el “Cordero de Dios” es decir, la víctima sacrificial por nuestros pecados, en su perfecta obediencia nosotros podemos ser perdonados, y en su justicia nuestra injusticia puede ser perdonada. 

5. ¿Quieres estar preparado? pon tu confianza en el Salvador que Dios ha enviado a la humanidad. Acepta la oportunidad que Dios te da de ser libre de su juicio y de borrar tus pecados por medio del único justo.


miércoles, septiembre 13, 2023

La oración que prevalece

 Entonces oró Ezequías delante del Señor: —Señor, Dios de Israel, que moras entre los querubines, solo tú eres Dios de todos los reinos de la tierra. Tú hiciste el cielo y la tierra. Inclina, Señor, tu oído y oye; abre, Señor, tus ojos y mira. Oye las palabras que Senaquerib ha enviado a decirme para blasfemar contra el Dios viviente. Es verdad, Señor, que los reyes de Asiria han destruido las naciones y sus tierras, y que han echado al fuego a sus dioses, por cuanto ellos no eran dioses, sino obra de manos humanas, de madera o de piedra, y por eso los han destruido. Ahora, pues, Señor, Dios nuestro, sálvanos, te ruego, de sus manos, para que sepan todos los reinos de la tierra que solo tú, Señor, eres Dios.

2 REYES 19:15‭-‬19 RV2020


LA ORACIÓN QUE PREVALECE

El enviado Asirio no sólo había desmoralizado a los israelitas, sino que hábilmente intentó engañar, mentir y manipular, diciendo que Yahveh le había enviado, y que los dioses asirios había derrotado a todas las naciones y a sus dioses, lo cual era una forma de decir que el Dios de Israel no iba a ser diferente de otros dioses derrotados. Ante tal clase de blasfemias el rey Ezequías reacciona como un hombre de Dios: orando.

2. La oración de Ezequías es un recordatorio de Quién es Dios, no sólo es una conversación con Dios, sino que busca recuperar la perspectiva de la realidad: Quien es Dios, quiénes somos nosotros en relación a Dios, y Quién es Dios en relación a la historia. Necesitamos antes de lanzarnos a orar recuperar la cordura, percibir la realidad como es, y no como nuestros miedos nos susurran, para entonces sí, dirigirnos a Dios, no como presas del pánico sino como hijos que saben ante qué clase de Dios están.

3. Nuestra perspectiva es demasiado pequeña a la luz del plan de Dios, y nos impide captar cómo Dios obra en una historia que sufre altos y bajos, pero en la que Dios siempre sale victorioso. La fe es realista, no niega el dolor, las amenazas y las tragedias, lo que hace la fe es poner la tragedia en un contexto mucho mayor, de esa forma el desastre cobra sentido y el dolor es aliviado con la esperanza. Nosotros no podemos comprender la razón de la pérdida, pero sí podemos confiar en Aquel que dirige la historia hacia el mejor final posible. 

4. La oración nos recompone, nos limpia de los miedos que intoxican nuestra mente, elimina las mentiras y amenazas que creemos, y descorre el velo de la eternidad, permitiéndonos ver a Dios sentado en su trono, gobernando su mundo, su historia y cuidando a su pueblo. Oremos que podamos captar la realidad eterna y permanente, oremos que podamos tener una visión de Dios para que nuestros corazones reposen en Él.


martes, septiembre 12, 2023

Alimento espiritual

 Entonces el diablo le dijo: Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan. Jesús, respondiéndole, dijo: Escrito está: No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios.

S. Lucas 4:3‭-‬4 RVR1960


ALIMENTO ESPIRITUAL


El ser humano es mucho más que un cuerpo biológico, es más que un animal evolucionado, el ser humano se encuentra entre dos mundos, el mundo material y el mundo espiritual. Hay algo peor que descuidar nuestras necesidades espirituales y esto es ignorar que somos en parte seres espirituales. 

2. Jesús venció cada tentación que nosotros pudiéramos enfrentar, y muchas que jamás enfrentaremos, ya que tras vencer las primeras tentaciones, vinieron otras, y después otra oleada. Él sufrió tentaciones por cuanto era hombre, pero también sufrió tentaciones porque al ser Hijo de Dios tenía a su mano un poder que nosotros jamás tendremos, el poder de satisfacer sus deseos con sólo desearlo. Es por eso que Él nos muestra un camino más excelente de vivir, poniendo por delante a Dios, y poniéndose a sí mismo en segundo lugar, como siervo.

3. El deseo de comer es natural, pero Jesús estaba ayunando y la tentación que le vino era sobrenatural, el Enemigo quiso ofrecerle más que una salida a su hambre, quiso ofrecerle anteponer las necesidades materiales a las espirituales, invertir la jerarquía espiritual dejando a Dios como siervo del hombre, y al hombre y sus necesidades antes que a Dios. Nosotros hemos fallado precisamente en eso, dejando que lo urgente mate nuestra vida espiritual, dando prioridad a cualquier cosa antes que nuestra vida escondida en Dios. Lo mejor que puede hacer un ser humano es buscar a Dios en primer lugar, hacer bien a su alma, buscar en Dios refugio y alimento. 

4. Cuando buscamos el alimento espiritual en Dios estamos dándole a Dios la prioridad que sólo Él se merece, y estamos respetando el orden espiritual. También estamos dando importancia a las cosas espirituales, y a nuestra vinculación con el Padre de nuestro espíritu. Todo lo que sea romper esta sagrada jerarquía nos terminará dañando irreversiblemente. No podemos dejar a Dios en un segundo plano de nuestras vidas, sino que debemos levantarnos temprano para apoyarnos en Dios, buscar el maná espiritual de la Palabra de Dios y alimentar nuestras almas en Él.

5. Sólo podremos estar completos, felices y satisfechos cuando reposemos en Dios, y cuando hayamos sido completamente saciados en Él. Buscamos satisfacción en muchas cosas, y seguimos insatisfechos, pero sólo el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo es el pastor de nuestras almas, en cuya presencia tenemos sustento real. Ora que Dios ponga en tí tal determinación que tu deseo desde la mañana sea buscarle y que nada te distraiga ni aparte de esta misión, recuerda que en parte eres un ser espiritual, sujétate a la autoridad de Dios, siguiendo al perfecto Hijo de Dios Quien se sujetó al Padre dándole el primer lugar.


El miedo a las conspiraciones

  EL TEMOR POR LA CONSPIRACIÓN “No llames conspiración a todo, como hacen ellos,     ni vivas aterrorizado de lo que a ellos les da miedo. T...