jueves, septiembre 14, 2023

Ordena tu casa

 En aquellos días Ezequías cayó enfermo de muerte. Y el profeta Isaías hijo de Amoz fue a verle y le dijo: —El Señor dice así: «Ordena tu casa, porque vas a morir, ya no vivirás».

2 REYES 20:1 RV2020


ORDENA TU CASA


El rey Ezequías había recibido un importante mensaje del profeta: Vas a morir, así que pon tus asuntos en orden. Pocas personas saben con certeza cuándo será la hora de su muerte, normalmente la muerte nos sobreviene de manera repentina, sin aviso, y normalmente no pensamos mucho en nuestra muerte. ¿Qué ocurriría si supiéramos el día y la hora de nuestra muerte? ¿qué cambiaríamos? ¿Estaríamos preparados para el fin de nuestros días?

2. Todo ser humano debería hacer el saludable ejercicio de pensar en el día de su muerte, y a la luz del mismo hacer una reflexión. ¿Qué cambiaría de mi vida ahora? ¿qué relaciones eliminaría? ¿cómo ocuparía mi tiempo? ¿qué relaciones retomaría? estas y otras preguntas nos podrían ayudar a ver nuestra realidad a la luz de un hecho cierto. 

3. Los estoicos practicaban este ejercicio con frecuencia, y si ellos lo usaban para asuntos terrenales, ¿no sería también interesante hacernos esta pregunta para asuntos eternos? Dios avisa a cada ser humano que va a morir, y con la muerte viene un profundo examen, un juicio detallado de nuestra vida y nuestras motivaciones, donde todos nuestros secretos saldrán a la luz. ¿Estás preparado para el examen de Dios?

4. Los últimos libros de la Biblia aclaran muchas cuestiones relativas a este juicio personal tras la muerte? no hay forma de superar este juicio por nosotros mismos. Nuestros pecados nos acusan, nuestra conciencia nos acusa, la ley de Dios nos acusa. Hemos desobedecido a Dios desde que hemos tenido consciencia, hemos repetido los mismos actos que nos avergüenzan, y tanto en público como en privado hemos fallado a Dios. Sólo hay una salida a este juicio y es por medio de un salvador, alguien que cargue nuestra culpa en nuestro lugar, para que nosotros podamos quedar libres del juicio de Dios, y ese Alguien es Jesús, también llamado el “Cordero de Dios” es decir, la víctima sacrificial por nuestros pecados, en su perfecta obediencia nosotros podemos ser perdonados, y en su justicia nuestra injusticia puede ser perdonada. 

5. ¿Quieres estar preparado? pon tu confianza en el Salvador que Dios ha enviado a la humanidad. Acepta la oportunidad que Dios te da de ser libre de su juicio y de borrar tus pecados por medio del único justo.


No hay comentarios:

El miedo a las conspiraciones

  EL TEMOR POR LA CONSPIRACIÓN “No llames conspiración a todo, como hacen ellos,     ni vivas aterrorizado de lo que a ellos les da miedo. T...