miércoles, mayo 24, 2023

Dos cristianos, un mismo destino

 Así que nunca te avergüences de contarles a otros acerca de nuestro Señor, ni te avergüences de mí, aun cuando estoy preso por él. Con las fuerzas que Dios te da prepárate para sufrir conmigo a causa de la Buena Noticia.

2 Timoteo 1:8 NTV


DOS CRISTIANOS, UN MISMO DESTINO


El apóstol Pablo estaba sufriendo las consecuencias de predicar el mensaje de Jesucristo, al identificarse con Él, sufrió el rechazo de este mundo a Cristo Jesús. Su vida se había complicado desde que creyó en Jesús como el Hijo de Dios, lo perdió todo, y sufrió constantemente, pero para él, conocer a Jesús era el bien supremo, y este conocimiento valía la pena todas las pérdidas, ya que Jesús le amó y se entregó por él. Cuando alguien te ama incondicionalmente, la única respuesta posible es amor incondicional.

2. ¿Sientes vergüenza de ser señalado como cristiano? hoy no sufrimos más que unas pocas burlas, en otros contextos esta “vergüenza” tiene más que ver con la persecución cruel y la destrucción de cristianos en un espectáculo público de humillación y castigo. Sufrir así es un extremo, sin embargo no es una experiencia lejana a la iglesia de Jesucristo. 

3. ¿Te desentiendes de aquellos que sufren por Jesucristo? hoy muchos cristianos sufren una intensa persecución por su fe, ¿oras por ellos? ¿haces lo posible por aliviar su sufrimiento? ¿su ejemplo te motiva a vivir una vida piadosa de fe y santidad? el ejemplo del apóstol Pablo provocaba dos cosas, unos se alejaban de él, se desentendían de sus necesidades, no querían que los relacionaran con él. Otros atendían a Pablo, como Onesíforo, lo buscaron solícitamente y cuidaron de él. Dos verdaderos cristianos evidencian lo que son así, uno está en la cárcel y el otro lo está visitando, porque en realidad ambos están en la cárcel, por un lado aman la causa a la que sirven: esa causa es Cristo, por otro lado se aman el uno al otro, ambos sufren los sufrimientos de Cristo, ambos sufren los sufrimientos de su hermano. Y ambos serán recompensados en Gloria conforme a su sufrimiento.

4. El valor de la persona de Jesús es supremo, es eterno, su amistad es lo más valioso, su amor y la liberación que ha hecho en nuestro favor es asombrosa. Nos debemos a Él, y queremos verle, estar con Él, disfrutar de Su compañía y pastoreo. El encuentro con nuestro Salvador será un re encuentro, ya que en esta vida podemos experimentar su compañía espiritual, podemos conocerle, y prepararnos para nuestro encuentro definitivo con Él. Todos los rincones del universo serían lugares tristes y solitarios si nuestro amado Señor no estuviera, nuestro anhelo es estar con el que murió por nosotros, y resucitó. Nuestro deseo es que, como hizo con Lázaro, se ponga a la entrada de nuestra tumba y de la orden de resurrección para que podamos encontrarle a Él. ¡Ven Señor Jesús!


No hay comentarios:

Sé limpio, sé útil

  En una casa de ricos, algunos utensilios son de oro y plata, y otros son de madera y barro. Los utensilios costosos se usan en ocasiones e...