viernes, noviembre 17, 2023

La Vida que nos da vida



»¡Oh Israel, mantente lejos de los ídolos! Yo soy el que contesta tus oraciones y te cuida. Soy como un árbol que siempre está verde; todo tu fruto proviene de mí».

Oseas 14:8 NTV


La relación del creyente con Dios es única. Dios es para el creyente todo. El creyente ha pasado del completo desamparo, a una dependencia en la que Dios es su provisión, su sustento, y su Padre. Alejarse de Dios es por tanto la mayor locura auto destructivo,  ¿por qué hacerlo? ¿qué sentido tiene alejarnos de nuestro Bien?

2. Los ídolos son dioses falsos, fabricados por nosotros, y por lo tanto manipulables. Un ídolo no sólo es sustituto de Dios, es un dios al que puedes manejar, un ídolo no necesita fe, sólo necesitas negociar con él para obligarle a que te de lo que deseas. Cambiar al Dios vivo por un ídolo es una necedad. Dios responde oraciones, dice nuestro texto, y nos cuida, un ídolo carece de amor.

3. “Yo soy el que contesta tus oraciones y te cuida” dice el Señor. Dios es para nosotros como un madre que se desvela en nuestra enfermedad. Nadie hace lo que una madre hace por sus hijos, y Dios es mucho más que una madre, Dios está pendiente de nosotros, atento a nuestras oraciones, interesado en nuestro mayor bien. ¿Lo cambiaremos por los ídolos?

4. Nuestra vida viene de Dios. Dice nuestro texto que Dios es como un árbol verde que nos sostiene con su fruto. Nuestro sustento, nuestro alimento, nuestra vida depende de su vida. Y aquí hay un principio vital esencial para comprender el cristianismo: no se trata de un pacto con Dios en el que estamos obligados a cumplir una serie de normas, la vida espiritual se trata de CONFIANZA Y DEPENDENCIA. Confianza para obedecer y una dependencia vital que nos da fuerzas y gozo. Si Dios es la vida que sostiene nuestra vida, entonces nuestro papel es vivir conectados con Él. 

5. ¿En qué se basa tu relación con Dios? ¿en el miedo al castigo? ¿en el miedo a desagradarle? no podemos ganar el amor de Dios, lo tenemos porque Él es amor. Y ahora, gracias a Jesús, el Salvador, tenemos acceso a Dios. Como creyente debes asegurarte de pasar tanto tiempo como puedas bajo la sombra de este árbol de vida que es Dios, sustentarte con su fruto, y vivir en gozosa dependencia.


No hay comentarios:

La fiesta del Reino

[1] Respondiendo Jesús, les volvió a hablar en parábolas, diciendo: [2] El reino de los cielos es semejante a un rey que hizo fiesta de boda...