La crisis económica ¿un juicio de Dios?

viernes, septiembre 19, 2008

El Martes quedé con Jaaziel para comer y charlar un rato (teníamos bastantes temas para compartir). De entre los muchos temas que tocamos surgió las conferencias que David Wilkerson va a tener a finales de Octubre el el congreso que los Pentecostales tendrán en Madrid.

He seguido la trayectoria de David Wilkerson y es un hombre al que no sólo respeto enormemente, sino que admiro, su vida es un testimonio del poder de Dios y de la obra del Espíritu Santo en Él. Es tremendamente honesto y muchas personas han sido bendecidas por su ministerio.

Creo que he leído todos sus libros, comenzando por el famoso "La cruz y el puñal". Creo que lo que más me impacta de ese libro fué cuando el Señor le hizo entender que el tiempo que perdía viendo TV por la noche podía emplearlo en tener comunión con Él y en meditar en Su Palabra. A raíz de eso su vida cambió. Una noche, orando y leyendo las Escrituras fué conmovido cuando paseando por su estudio vió en una portada de una revista a unos delincuentes juveniles que iban a ser juzgados por algo terrible que habían hecho. Las órdenes del Señor eran claras "vé y háblales". Y así comienza la historia no sólo de Teen Challenge, sino de su ministerio, su iglesia en Brooklyn y todo lo que el Señor le ha movido a hacer.

Para muchos puede ser un hombre polémico, en concreto por un libro que escribió que se titula "La visión". Tengo ese libro y lo he leído, efectivamente es polémico, pero creo que David fué honesto al escribirlo. Pero lo más curioso es que en ese libro, editado en 1974 David habló de una crisis económica gravísima que tendrían los EEUU y que afectaría a todo el mundo. Y mira tú por donde, eso es lo que ha ocurrido.

Bien, antes que nada quiero dejar BIEN CLARO mi punto de vista. No creo en más profecías que las que la Biblia nos da. Nada más. Pero sí creo que algunas personas pueden tener cierto discernimiento espiritual que les permita entender cómo están las cosas y hacia dónde nos dirigimos. No hay que verse en la obligación de creerlas (no son la Biblia, al fin y al cabo) y en el caso de Wilkerson él mismo repite en sus conferencias ( en tres días me he escuchado como doce mensajes en audio que he descargado de internet) él no se considera profeta, sino un "vigilante" (alguien que observa y alerta). Hay un hermano muy amado y respetado dentro de las "Asambleas de hermanos" que está haciendo eso mismo... y está acertando.

No, no tenemos que creernos a cada persona que profetiza, de la misma manera que no tenemos que creernos lo que nos diga cualquier predicador, cualquier pastor, tenemos que contrastarlo con la Biblia, ponerlo en oración y discernir.

Observo la vida de David Wilkerson y veo que está muy al margen de los "super" predicadores, vive modestamente, y lo mejor, es tremendamente crítico con los excesos que se producen en muchos sectores del mundo pentecostal y carismático, como por ejemplo el evangelio de la prosperidad (que con tanta intensidad denuncia), las supuestas manifestaciones de risa santa y otras cosas. En eso demuestra que no sólo ama la sana doctrina y la Palabra de Dios, sino que su mensaje tiene como centro la Cruz de Cristo y el evangelio (y si escucháis sus mensajes os daréis cuenta de ello). Creo que a estas alturas ya podemos decir que hemos dejado atrás el énfasis denominacional (a veces casi sectario), la vida cristiana no gira alrededor de un grupo, sino alrededor de Cristo y su evangelio. Evidentemente no estaré de acuerdo con algunos puntos de vista de David W. pero... tampoco estoy de acuerdo en todo con mi esposa (y creedme, no podría quererla más).

La crisis y la apostasía. David Wilkerson en sus mensajes habla muy fuertemente sobre esta crisis. Desde principios de los setenta lleva hablando de esto y ahora, en pleno 2008, estamos en los comienzos de una gravísima crisis económica. ¿Esta Dios detrás de esto?, desde luego, si es que creemos en un Dios soberano. Y de forma más inmediata detrás de esto estamos nosotros, los seres humanos, nuestra codicia, nuestro amor al dinero, nuestro alejamiento de Dios. Estos problemas que se nos avecinan sólo los podemos ver como algo tremendamente bueno (aunque doloroso), Dios va a refinar su iglesia, a purificarla, a quitarle muchas tonterías y a prepararla para Su Venida.

Para este mundo que tiene como dios al dinero será una catástrofe, pero para la Iglesia que tiene como Dios y Padre al Dios de la Biblia será una experiencia gloriosa, de intimidad con Él. Como Israel cuando fué probado y llevado al desierto para encontrarse con Dios (Jer 2.2).

Además, este juicio que empieza tiene un marco más amplio, la maldad de los países está llegando al colmo, el aborto se lleva por delante miles de vidas inocentes cada año (sólo en España), y los datos no son fiables porque hay muchas clínicas privadas que no los proporcionan. La agenda gay va mejor que nunca. Lo que está ocurriendo en África NO TIENE NOMBRE... y luego tenemos la apostasía.

Lo bueno de vivir en España es que muchas cosas no nos llegan, incluso las cosas malas, pero en Estados Unidos de américa y en latinoamérica el evangelio de prosperidad está barriendo las iglesias. Creedme, estoy en contacto con iglesias y veo por internet púlpitos donde no predican la Palabra y lo que enseñan es codicia. Un evangelio falseado que enseña que Dios te va a bendecir y te va a dar la casa que deseas, el coche que deseas... y que Cristo no puede volver hasta que tú tengas todas estas cosas (esto es real). Hay muchos en los EEUU que se han endeudado fuertemente porque creyeron a su predicador que les decía que tenían derecho a una casa por encima de sus posibilidades. Y ahora están perdiendo sus viviendas. También Dios está juzgando esta apostasía que enseña a hacer del dinero y la riqueza otro dios.

Lo que tenemos que hacer es pensar seriamente y delante del Señor en las cosas que están ocurriendo y pensar cómo tenemos que reaccionar a esto. Estos días estoy recibiendo mucho del Señor por medio de Su Palabra en cuanto a esto. El Señor quiere que le busquemos sinceramente a Él, que renunciemos al mundo, y que tomemos conciencia de la necesidad que hay, que miremos alrededor y comencemos a darnos a nosotros mismos en favor de aquellos que están sufriendo privaciones. La religión pura y sin mancha (Stg 2.17) es ocuparnos de los huérfanos y las viudas en sus tribulaciones y guardarnos de la contaminación del mundo, ¿qué vamos a hacer?, ¿cómo vamos a vivir a partir de ahora?.

Creo profundamente que tenemos que cambiar nuestro estilo de vida y centrarnos en Quien es verdaderamente importante. Seguramente en estos tiempos aprendamos muchas cosas como:

-a estar contentos teniendo sustento y abrigo.
-a tener un corazón sensible con aquellos que sufren.
-a dar sacrificadamente y con amor.
-a buscar al Señor con todo el corazón, a amarle por encima de todas las cosas.
-a amar la sencillez y belleza de la santidad y tener comunión intensa con nuestro Dios.

En relación a lo que he escrito en este post os recomiendo que leáis este excelente sermón: "Estos tiempos demandan una confianza especial". Creo que será de mucha ayuda, especialmente para aquellos que lo estéis pasando mal, y será de preparación para las pruebas futuras.
Los sermones de David Wilkerson en texto y audio en este enlace.

6 comentarios:

Lisi dijo...

Gracias, Julio. Conmovedor y muy cierto.

Massiel dijo...

Hola
Tuve la oportunidad de participar hace algunos años en un seminario que el Pastor David Wilkerson y su hijo dieron en Chile, y también me lleve una muy buena impresión, ajeno de los aplausos y sin ningún fin de lucro. Creo efectivamente que es un hombre de Dios. En aquella oportunidad dió avisos de sequias para sudamerica y no pasó más de un año cuando esto ocurrió.

Excelente post, creo que es una invitación para que nosotros aprendemos a distinguir los tiempos.

saludos fraternales
Massiel

Anónimo dijo...

Si consideras interesante te adjunto este link que puede ser muy clarificador:
http://www.elconfidencialdigital.com/Articulo.aspx?IdObjeto=17820#
Bendiciones.

Julio dijo...

Anónimo, gracias por el enlace, como siempre la clase políticia siempre ha hecho lo posible por ocultar y manipular, las malas noticias no dan votos.

Lo que sí que me alegra es ver la respuesta que están teniendo estos post dentro de los cristianos, somos muchos los que estamos viendo lo que se viene encima y nuestro mensaje para la iglesia es: velar y orar. Nada nuevo, pero sí algo que hemos descuidado.

Gabriel dijo...

Julio,

Sería interesante conocer la opinión de Wilkerson sobre la guerra de Irak y su relación con la actual crisis económica. ¿Habrá algo?

Un abrazo,

LUIS dijo...

Es impresionante como Dios utiliza a este siervo para advertir las cosas futuras que sucederá , así son los profetas de Dios hablan para que las personas crean y tomen conciencia de cómo estamos viviendo actualmente que se aparten del pecado y cambien su vana manera de vivir, todo lo que sucederá es mas destrucción, tristeza, llantos,,pero no aprenderán vuelvan a la sana doctrina vuelvan a Dios el es la única solución no a doctrinas suaves, no ha religiosidad busquen a Dios de acuerdo a su voluntad que dice en su palabra .
Dios nos bendiga.