El fundamento del cristiano

miércoles, julio 18, 2007

Parece mentira que hoy no esté tan claro que la base de nuestra fe, los fundamentos sobre los que descansa es la persona de Jesucristo y la evidencia de su resurrección, así mismo el contenido de nuestra fe se encuentra revelado en los 66 libros que componen la Biblia.

Esto es algo que todos los que hemos creído y hemos sido instruidos en la fe cristiana tenemos claro, ¿o no?.

Cuando más tiempo pasa y cuantas más personas voy conociendo, es evidente que no todo el mundo enseña lo mismo, ni todos los cristianos se apoyan en los mismos fundamentos. Y aquí no se trata de ser más o menos inteligente, conozco personas muy inteligentes (profesores, con titulación universitaria) con una fe inestable que no descansa en la revelación bíblica, y personas semianalfabetas con una sólida fe que descansa en la Palabra de Dios (aunque su conocimiento de ella no sea completo, si es sólido y fundamental).

Voy a poner varios ejemplos que nos encontramos en las iglesias:

1) El fundamento espiritualoide/místico/emocional. "Tengo mucha fe en Dios, siempre que quiero saber su voluntad Él me lo muestra en sueños". Este ejemplo es real y muy cercano. Una amada hermana que viene de un trasfondo eclesial algo diferente ha basado su relación con Dios y su dirección en la vida en su convencimiento de que ella tiene el "don" de los sueños, Dios le habla por medio de sueños, y aunque a veces su interpretación de los mismos es muy particular, también se ofrece a los no creyentes para darles dirección. Por ejemplo, hay personas que le han preguntado si tiene que hacer cierto viaje.
No dudo de la salvación de esta amadísima hermano, ni de su genuino amor por el Señor, pero ¿es un cimiento estable para su fe y su vida?, ¿es una base real, cierta?. Mucho me temo que no.

2) El fundamento emocional. Cada persona tiene su temperamento. Me gusta la clasificación que Tim LaHaye hace en su libro "Temperamentos controlados por el espíritu". Yo soy un sanguíneo, y en mí las emociones son muy fuertes, soy entusiasta e impetuoso.
Hay muchos (muchísimo) que CONFUNDEN estados de ánimo con el hecho de estar lleno del Espíritu Santo, y esto, queridos hermanos, es un error muy común.
Por ejemplo, "hoy estoy desanimado, ¿será que he pecado contra el Señor?, ¿el Señor ha quitado su espíritu de mí?, ¿me he alejado de la presencia del Señor?".
Esto es un error, porque también lo contrario confunde a los que viven en el Señor: "hoy estoy alegre, lleno de gozo, ¡estoy lleno del Señor!, ¡Aleluya!".
Pues no, puedes estar triste, y que no haya pecado sin confesar en tu vida, puedes estar triste, desanimado, pero confortado por la presencia del Señor. También puedes estar gozoso, pero no estar lleno del Señor, simplemente ése es tu estado de ánimo, o simplemente acaban de empezar las vacaciones para tí y estás entusiasmado, el Señor nada tiene que ver con eso.
Los estados de ánimo son volubles, dependen de muchos factores, pueden ser externos (un día precioso, o un día gris, problemas en el trabajo) o endógenos (se ha demostrado que la falta de hierro, o Litio afecta al estado de ánimo, así como el estado físico, el descanso, o el ciclo menstrual, dependiendo de cada mujer). Son causas físicas, no espirituales, no significa que el Señor te abandonó, o que estás lleno, no bases tu relación en eso.

3) Un fundamento bíblico. Hay verdades eternas e inmutables sobre las que descansa nuestra fe, y esas verdades son tan ciertas estemos tristes o alegres. Por ejemplo, si creí en Jesucristo he sido reconciliado con Dios y aceptado, da igual que tenga un buen día en el trabajo o un día de perros, Dios me ama, y Cristo murió por mí, eso es un hecho.
Todos los cristianos debemos basar nuestra seguridad en los hechos y las verdades de la Palabra de Dios, para que seamos cristianos estables, no agitados por nuestras cambiantes emociones, por vientos de doctrina (Ef 4.14), o por dudosas revelaciones que nada tienen de espiritual.
Yo no puedo decidir si me caso con mi novia en base a un sueño que tuvo la hermana X (esto no me lo he inventado, lo conozco de primera mano) o a una extraordinaria "palabra de sabiduría" revelada, si he sido instruido y he renovado mi mente con la Palabra de Dios, seré capaz de discernir (espiritualmente) si esa persona tiene el conjunto de cualidades de un esposo/a espiritualmente maduro, y si me conviene en base a lo que Dios desea para mí.
Una de las cuestiones más difíciles en la vida cristiana es la búsqueda de la voluntad de Dios, y esto, excepto casos extraordinarios, suele ser un asunto de meditación en la Palabra, de mucha oración, y de sabios consejos de hermanos/as espirituales.

Te animo a que seas un cristiano estable, maduro, seguro de tu relación con Dios, firmemente establecido en la inmutable Palabra de Dios (Mt 24.35) y no en los muchos y falsos cimientos. Para ello haz como los cristianos de Berea (Hch 17.11) examinando la Escritura y alimentándote con la leche espiritual no adulterada de la Palabra (1 Pe 2.2) y no con las profecías y sueños adulterados (que mezclan la verdad con lo humano).

1 comentarios:

Rodolfo dijo...

En todo el mundo existe una gran diversidad de maneras de pensar, la creacion misma nos muestra el corazón de Dios, en las plantas, los animales, los peces del mar etc. asi tambien hay muchas denominaciones y ministerios, unos mas parecidos a otros y algunos con algunas diferencias muy marcadas, pero el Señor es el mismo en cualquier parte del mundo, (que quiero decir con esto?), que si somos dicípulos del Señor Jesús y le conocemos a él(por medio de oracion y el estudio de su palabra), nuetro conocimiento de la verdad pasa a ser el mismo, sin importar el pais la iglesia(denominacion), o la lengua que hablemos.
pienso que hay diversidad de doctrinas para alcanzar a una gran diversidad de maneras de pensar, mas cuando conocemos a Jesús, nos damos cuenta de que él es el mismo aqui en México, en España, y en China, y el Espiritu Santo da testimonio entre nosotros de que le conocemos a él.
"Bendiciones a todos"
Julio, te amo en el Señor, sigue adelante!
Rodolfo Janitzio