Comunidades Neocatecumenales

miércoles, enero 13, 2010

Nací en una familia católica romana comprometida, fuí a colegios del Opus Dei hasta sexto de EGB, hice catequesis, fuí a misas de niños, retiros espirituales, tuve director espiritual, e incluso estuve en el secretariado de vocaciones perteneciente al Arzobispado de Sevilla.

Y dicho todo esto quiero decir que no sólo no tengo mal recuerdo, sino un gran cariño por las personas que enriquecieron mi vida.

A los dieciséis años (más o menos, mi memoria no es fotográfica, es fotogénica) el párroco me recomendó hacer unas catequesis "para adultos", le había planteado una serie de dudas sobre mi fe. Así comencé una serie de catequesis que nos planteaban redescubrir nuestro bautismo, un itinerario de formación cristiana, etc... me resultó interesante porque allí era muy importante la Biblia, de hecho en uno de los "pasos" el párroco te entregaba una Biblia (la conocida como "Biblia de Jerusalén") que era la que estudiábamos.

Cada semana nos reuníamos en un grupo para leer todas las referencias que el diccionario bíblico de León Dufour daba, en relación a una lista de palabras. Luego teníamos una "celebración" de la Palabra, leyendo ciertas partes relacionadas con el tema, y haciendo "ecos" (el que quisiera comentaba cómo aquella lectura le había impresionado, cómo se relacionaba con su vida).

Las comunidades neocatecumenales (popularmente conocidas como "los kikos", por uno de sus fundadores, Kiko Argüello) me dieron la impresión de un tipo de cristianismo comprometido, muy comprometido, consecuente, con amor a la Palabra y al Kerygma.

Ayer terminé de leer una biografía de Kiko Argüello, escrita por la periodista Virginia Drake que me gustó mucho, lo más interesante es la conversión de Kiko, de una familia de clase media alta, pintor de éxito, hasta llegar a un barrio chabolista de Madrid, buscando estar cerca de los pobres, pero en realidad buscando a Dios.

Voy a hacer una serie de comentarios sobre el "camino neocatecumenal" como cristiano evangélico que soy, las haré desde el profundo respeto y admiración, no quisiera que ninguno de los amigos católicos que leen está página se sintieran molestos...

Su integración con la Iglesia de Roma. Aunque el camino se identifica fuertemente con Roma, la autoridad del obispo de Roma, etc.... creo que vive en un frágil equilibrio, entre lo que la Biblia enseña y lo que la doctrina oficial imparte. En el fondo creo que el neocatecumenal es fiel a Dios, a su conciencia y a la Palabra.

La cuestión es que el cristianismo tiene a Cristo como protagonista de la salvación, a la Palabra como fuente de autoridad... ¿qué ocurre con otros aspectos del dogma romano, como el bautizo de infantes, la autoridad del obispo de Roma, de sus documentos conciliares, el ritualismo sacramentalista?... sinceramente, me sorprende que no haya habido comunidades que decidieran caminar al margen de Roma y vivir su fe como cualquier iglesia evangélica, en única dependencia de la Palabra y de Dios mismo.

En el libro de Virginia Drake es interesante ver las "luchas" de Kiko y Carmen porque el Vaticano aceptara aspectos de la liturgia neocatecumenal como tomar del pan y del vino sentados (el Vaticano quería que formaran en procesión al estilo tradicional a tomar la forma, Carmen, cofundadora con Kiko a eso le llama "desfilar como borregos"). O que los miembros se den la paz antes de la eucaristía.

Creo que el "camino" seguirá creciendo, y espero que lo siga haciendo bíblicamente, la cuestión es que si lo sigue haciendo el destino del camino es separarse de Roma, de su primado, del Vaticano y de su autoridad.


Salvación y mensaje del evangelio. Cristo murió en la cruz por nuestros pecados, la Escritura enseña que Dios pide arrepentimiento (de los pecados) y fe (en la obra de Cristo como Salvador y Señor). Cristo es el centro, el autor y consumador de la fe, el único camino a Dios, y la salvación que ofrece es completa, eterna e irrevocable.

El problema es que no todos los neocatecumenales lo entienden así. Conozco a muchos que realmente no han entendido cual es el centro del evangelio, no es sólo que Jesús resucitó, sino QUÉ estaba Jesús haciendo en la cruz y CÓMO pordemos ser salvos (por Gracia, por medio de la fe, como dice Ef 2.8-9, no por medio de la regeneración bautismal).

Una lectura constante de la Biblia, en concreto de las 16 epístolas de Pablo llevarán, irrevocablemente a una comprensión del evangelio de salvación... en contraposición al evangelio de FE+obras+sacramentos de Roma.

Cristianismo militante. Admiro sinceramente la entrega, sinceridad, lealtad, amor que los neocatecumenales viven. En eso tienen mucho que enseñarnos, y mucho que enseñarme a mí (sí, a mí, cristiano evangélico doctrinalmente sano, irrefutablemente bíblico). El cristianismo es milicia (que le decía Pablo a Timoteo), no esa religión blandengue, insulsa, flojita y aburridísima ad nauseam que muchos evangélicos y católicos vivimos. Es una relación contínua con Dios, es una vida de amor en comunidad, es servicio a otros, es proclamación del evangelio, es rechazo del mundo, negarse a uno mismo, y es gozo inefable en todo lo que Dios es.

Mi cariño y respeto a los cristianos de comunidades neocatecumenales.

4 comentarios:

Jairo Cortés dijo...

Muy interesante!! Gracias por el post Julio.

Anónimo dijo...

Sencillamente, excelente articulo Julio, defeinitivamente creo Julio que muchos Kikos son verdaderamente salvos,aunque continuen bajo el paraguas de roma por ahora. Su militancia, su entrega, su apostolado y su misma vida muestran los frutos de un verdadero amor por Cristo y el haber tenido un encuentro personal con Jesus Resucitado. Ah y te habla un cristiano evangelico con ministerio pastoral.

Saludos Cordiales.

Manuel.

Anónimo dijo...

Hola Julio, soy Manuel el del post anterior, si te parece oportuno, aca te dejo un buen testimonio de una familia del camino neocatecumenal.

http://www.youtube.com/watch?gl=ES&hl=es&v=ZvMnRsQoZgU.

Bendiciones

Julio dijo...

¡Muchas gracias!