Un estilo de vida preparado para la guerra

miércoles, abril 15, 2009



Los hermanos de Descubriendo el evangelio han traducido este vídeo de John Piper que, como siempre, me ha impactado.

Ayer estuve escuchando la extensa serie de Paul Washer "Descubriendo en evangelio". Tanto Piper como Washer apuntan a cristianos que han sido "evangelizados" de forma incorrecta, precipitados a una decisión sin conocer ni el evangelio ni las implicaciones del mismo (p. Washer) y viviendo un estilo de vida cristiano que más tiene que ver con los valores de la cultura de consumo (J. Piper).

Si combinamos ambos errores (evangelismo deficiente y discipulado mundano) ¿sabeis a qué da lugar? Apostasía. Un tipo de cristianismo que piensa que el Cielo es su vida aquí y que su dios es su propia satisfacción y sus sueños.

Los pastores siempre estamos luchando contra miles de pequeño problemas, como si fueran un ejército de liliputienses que nos supera en número: personas que siempre llegan tarde a las reuniones, que vienen esporádicamente, que no ofrendan, jóvenes que salen con chicas incrédulas, pocos profesores en la escuela dominical, poca asistencia a las reuniones de oración, matrimonios que llevan años enfrentados y sin querer arreglarse, los que cambian de iglesia por gusto, los que cuando llega el verano no van a la iglesia porque tienen casa en el campo/playa, jovencitos que van a discotecas, personas que visten inadecuadamente, personas que hacen ruido en las reuniones....... y podría seguir y seguir (¿se nota que esto viene de mi experiencia?).

Cuando los pastores tenemos que dedicarnos a la enseñanza, y al discipulado (y en lo personal al estudio y la oración). Pero los pastores hoy en día están emocionados con las técnicas para el crecimiento de su iglesia.

Como dice P. Washer, hoy en día necesitamos profetas en el púlpito, en lugar de aficionados a psicólogos, "entrenadores para la vida" (que diría Joel Osteen), y si el púlpito ha sido derribado para construir un altar a la auto realización y a consejos para vivir una mejor vida, ¿qué será de la iglesia?.

0 comentarios: