Las necesidades espirituales de los jóvenes y los retiros

jueves, abril 07, 2011

En unas cuantas horas saldré para un nuevo retiro. En este caso es uno que tiene especial importancia para mí porque es el primer retiro de Reacciona Madrid!, una organización juvenil de iglesias de Madrid, Toledo y Guadalajara.

Después de mi experiencia en otros retiros me he quedado muy sorprendido de ver que algunos temas que yo pensaba que no iban a ser muy atractivos, resulta que han calado más hondo de lo que pensaba. Uno de ellos es mi "charla" sobre relativismo y relativismo moral. Aunque el pensamiento relativista está muy rebajado (no sé si es por España, pero aquí muchas ideologías quedan intelectualmente muy empobrecidas), su penetración en las vidas de los jóvenes es absoluta. Me preocupa no sólo el daño que hace el relativismo, sino la misma idea de que la búsqueda de la verdad es un trabajo inútil (esa es una idea muy postmoderna) y que realmente no vale la pena, cuando como dice Piper la dignidad del ser humano depende de su conocimiento de la verdad. Sin verdad no hay libertad.

Otro tema es el del multiculturalismo y esa especie de supermercado espiritual que confunde a los agnósticos. ¿Cómo podemos conocer la verdad, se preguntan, en medio de tanta oferta religiosa?. Este es otro tema que he tratado, explicando el "Trilema" (un invento de C. S. Lewis) para hacerles ver la supremacía de Cristo frente a otros profetas y religiones.

Y por último, un asunto mucho más práctico: el noviazgo. Y no me refiero sólo al mandato de la Biblia de buscar esposa/o dentro de los hijos de Dios, sino la pérdida de propósito y sentido que ha sufrido el noviazgo, quedando reducido a "salir con alguien porque me gusta". No sólo es peligroso, sino que sienta unas bases frágiles para lo que debe ser una de las decisiones más importante que alguien pueda tomar. No le pidas a Dios una novia, les digo, sino una esposa.

Además de este tema, los jóvenes (y los adultos) han asimilado una serie de ideas románticas absurdas que pueden destruir sus opciones a casarse con la persona más adecuada, ideas sobre la belleza, la necesidad de que la otra persona debe cubrir sus necesidades, la idea de que sólo hay una persona en el mundo para ellos, y otro sinfín de tonterías que cambian los criterios bíblicos válidos.

En fin, de estas cosas, si Dios quiere seguiré hablando en mi próximo retiro, ¡seguid orando por mí amigos!, realmente lo necesito mucho.

0 comentarios: