Ay... si John Owen levantara la cabeza

jueves, abril 02, 2009


O Spurgeon, o David Brainerd, o Jonathan Edwards.....

No voy a hablar del cristianismo que se vive en general en las iglesias, ni del "estilo de vida cristiano" que se acepta. Lo dejaré en paz... de momento.

quiero hablar de lo que se predica en las iglesias, de lo que se comparte en el púlpito cada Domingo. Pero antes de decir nada, eliminemos del análisis a cierto tipo de iglesias (NO todas, pero sí muchas) que predican cosas como:

-Dios tiene un milagro para tí, reclama tu milagro...
-Acepta al Señor Jesús, entrégale tu vida y tus sueños para que seas un vencedor y así alcanzar todas tus metas...

-Honra al Señor con tus ofrendas, por cada euro que ofrendes Dios te dará cien, porque Él ha prometido darte el ciento por uno...

-Sólo tienes que confesar, dí "Señor, recibo que esa nueva casa, ese auto nuevo es mío, ¡gracias Señor!"...


Y cosas semejantes a estas... cualquier cosa con tal de no tomar la Biblia y exponerla capítulo a capítulo y versículo a versículo. Dejemos a un lado a esos "mercaderes" (como dice el pastor Chuy Olivares) y centrémonos en las iglesias que creen en la Biblia y la predican.

¿Qué le pasa a la doctrina?. Tenemos una idea absurda que circula por ahí que dice: "Yo no estoy interesado en doctrina, la doctrina divide", y otra cosa que escuché a un hermano decir en la iglesia: "Tengamos cuidado con obsesionarnos con la Biblia, no sea que nos volvamos bibliólatras" (sí, lo dijo así).

Error número 1: la doctrina es algo que ocasiona divisiones. Y la música en la iglesia, y los bancos (o sillas), o la forma de celebrar la Santa Cena, ¡o las mujeres! (me refiero al papel de las hermanas en la iglesia), ¿debemos, por amor a la unidad, eliminar la música, los bancos, la Santa Cena y a las hermanas?. Más bien no.
La doctrina, o la teología es el estudio de Dios. ¿Amas a Dios?, ¿y si dices que le amas cómo te jactas de no querer conocerle?. Teología significa eso, el estudio de Dios. Es como si yo le digo a mi esposa: "Amor mío, te amo, te amo mucho, pero no quiero oírte hablar NUNCA, no me interesa qué es lo que te gusta, o lo que aborreces, qué te hace sentir cómoda, mejor escúchame a mí". ¿Eso es amor?.
Amigos, lo que causa divisiones es el PERSONALISMO. El amor a tu propia opinión.

Error número 2: ¿podemos volvernos bibliólatras?. Dice el Señor Jesús: "el que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama" Jn 14.21 y "Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado" Jn 17.3.
¿Cómo podemos conocer al Dios de la Biblia sin estudiar la Biblia?, ¿cómo podemos obedecer los mandamientos de Dios sin conocerlos antes?.

¿Qué le ocurre a la doctrina de la cruz, del nuevo nacimiento, de la depravación total, etc...?. No lo sé, pero me puedo imaginar lo que pensaría el señor Spurgeon si se levantara de su tumba (lo hará) y con ese ingenio afilado describiera al púlpito hoy en día.
De paso, pensemos en Spurgeon. En las librerías se venden biografías de Spurgeon, pero pocos leen los sermones de Spurgeon, pocos, muy pocos conocen lo que Spurgeon predicaba, y son menos aún los que los creerían. Me refiero a las mismas doctrinas que hicieron que Inglaterra se volviera contra él, acusándolo unos de ser un hiper calvinista, y otros de predicar que un cristiano podía deslizarse de la Gracia, y para ellos bajar las escaleras del púlpito deslizándose por la barandilla (era una historia falsa que circulaba por aquellos tiempos). Raro era el periódico que no insultaba a Spurgeon, o el púlpito que lo denigrara (sobre todo al final de su vida).

¿Qué doctrinas eran esas?, la depravación total del ser humano, el nuevo nacimiento, la elección incondicional de Dios, el llamamiento eficaz... cosas con la que muchos no se sienten demasiado cómodos, y que o bien ignoran, o bien aborrecen.
Así que de forma incomprensible Spurgeon es admirado, pero no conocido, exaltado, pero dejado de lado. Aquel que dijo que era "el último de los puritanos" acertaba y de qué manera en sus palabras. Descrubrí lo que predicaba Spurgeon leyendo el libro "No hay otro evangelio". Sigo leyéndolo contínuamente.

Y si Spurgeon es casi un desconocido, ¿qué de John Owen?. La teología nunca llegó tan alto como cuando aquellos celosos puritanos se pusieron a buscar con pasión al Dios de las Escrituras. Si queréis leer un buen artículo de John Owen os recomiendo este publicado en una revista pentecostal de las Asambleas de Dios: Juan Owen, el príncipe de los puritanos.

Owen no es un aburrido y seco expositor de doctrinas inalcanzables para el intelecto de las personas sencillas. Es un estudioso de la Biblia, que sabía dar el sentido práctico de estas preciosas doctrinas a la vida del cristiano. Fué capaz de explicar con la Biblia en la mano y con una lógica aplastante qué fué lo que Cristo llevó a cabo en su muerte.

Es increiblemente difícil encontrar libros en español de Owen, por mi parte tuve que remover medio internet para encontrar una editorial en los EEUU que publica obras de puritanos, es la editorial Faro de Gracia muchos de los cuales están también disponibles en editorial Peregrino.

Dice la Biblia que Dios revela estas cosas a los que son sencillos. Hoy el día el púlpito está lleno de predicaciones pragmáticas, de psicología humanista, y de métodos (cómo evangelizar, cómo hacer que tu iglesia sea mayor, cómo construir relaciones satisfactorias, cómo resolver los conflictos en la pareja), como dice Paul Washer todo lo que se predica es: el hombre, el hombre y el hombre, mientras que la Biblia trata de Dios como tema principal. ¿Por qué no se predica de los atributos de Dios?, ¿por qué no se explica en profundidad el evangelio?. Nos hemos alejado de la verdad, y nos hemos vuelto a los métodos. Un verdadero avivamiento es un avivamiento en verdad, centrado en la enseñanza de la Palabra de Dios, y no un avivamiento de entusiasmo y multitudes.

9 comentarios:

Jaaziel dijo...

Magnífico post mi hermano, de los de enmarcar.
Un abrazo

Julio dijo...

Gracias hermano,

mañana espero sacar otro post con otro tema del que tú y yo hemos hablado (online y "analógicamente") varias veces. Un tema preocupante y que se nos viene encima.

Un abrazo ¡compañero de milicia!

Jairo Cortés dijo...

Julio, es tremendo cuando uno descubre la literatura de estos hombres de Dios, tanto por Hechos como por leer los mensajes de estos hombres uno se da cuenta de lo lejos que estamos del auténtico cristianismo. Yo justo ahora estoy releyendo "la mortificación del pecado" de John Owen. Cuanto necesitamos pararnos a pensar y dejarnos enseñar por estos hombres que Dios puso a su servicio.

Saludos,

Jairo

Julio dijo...

Así es Jairo, la vida de John Owen no fué nada fácil tuvo 11 hijos y murieron 10, sufrió además persecuciones. No sólo su obra le avala, sino lo que es más importante, su vida.

Jairo dijo...

Leeré la biografía de la que pones el enlace. No conozco su vida, ni tampoco conocía este tremendo dolor por el que pasó (de sus hijos), solo su obra, aunque es uno de los autores que más profundo ha calado en mis lecturas, junto a Martyn Lloyd-Jones. Es una pena que solo haya cuatro obras traducidas (y resumidas) de este hombre de Dios, cuanto desearía saber inglés...

kevin martinez, a new eagle dijo...

saludos

abri mi reader y escogi empezar con el blog de cristianosh,

despues de leer la reseña de Owen, pense en leer otros de mis cientos de post por leer

pero pensandolo bien decidi seguir este enlace y profundizar en esto

y seguire tambien el link que dejas

gracias

Lisi dijo...

Estupendo post y muy cierto. Altamente recomendado un libro de oraciones puritano, "El valle de la visión". No sé si está traducido, pero contiene pasajes de los diarios de John Bunyan, Isaac Watts, David Brainerd, Augustus Toplady y Charles Spurgeon, entre otros, muy conducente a la adoración y a la meditación en las Escrituras.

Joel Colasso dijo...

Me encanto el post. Muy rico y verdadero.
Hermano, soy De BuenoS Aires, Argentina. Sabes de librerias o a lo mejor iglesias que vendan material de los puritanos o Spurgeon? Gracias a Dios, entiendo bastante el ingles asi que no seria un problema pero si es en espanol mucho mejor.
Un fuerte abrazo en Cristo

Julio dijo...

Joel, te recomiendo la editorial que menciono en la entrada: http://www.farodegracia.org/

Bendiciones.