Misioneros en Man

lunes, marzo 23, 2009

Paco y Anette son dos misioneros que llevan años trabajando en África. Ambos tienen una carga especial por los niños huérfanos y últimamente han estado trabajado con niños soldado. Aunque ahora en Costa de Marfil hay una relativa paz, las secuelas que la guerra han dejado en estos niños son casi imborrables.

Este Domingo han estado compartiendo tanto en la Escuela Dominical como con toda iglesia su carga, sus experiencias y su proyecto misionero. Aquí os ponemos un extracto de parte de la intervención de Paco. Damos muchas gracias al Señor por personas como ellos y oramos que el Señor les proteja (así como a sus dos hijos) en su próximo viaje (Paco tuvo que volver a España para salvar su vida ya que era la tercera vez que enfermó de Malaria).

Tras la reunión estuvimos comiendo juntos con otro de los pastores de la iglesia, y luego pasaron la noche en mi casa. Durante ese tiempo oímos cosas que ponen los pelos de punta (como cuando nuestros amigos Álvaro y Marina fueron con Puertas Abiertas a Chiapas). Ahora mismo tengo la cabeza que es un hervidero de ideas y emociones (sobre todo lo segundo). Pienso que en Occidente vivimos en un mundo que no es real, una especie de "paraiso" en comparación con la desolación de África donde Anette veía morir cada día un niño detrás de otro. Pienso que no existen dos tipos de cristianismo (como dice Pablo Washer), sino uno sólo, y que sólo el amor de Cristo puede mover a una familia como Paco y Anette a meterse de lleno en ese cementerio de muerte y estercolero de injusticias que es África para llevar el amor del Salvador a los niños soldado y sanarles por dentro. También pienso en personas como los padres de Anette (los únicos cristianos de su pueblo) que se mudaron a la ciudad para dar estudios a sus hijos, y de paso traerse consigo a treinta niños más del pueblo para que pudieran estudiar, y cómo el Señor permitió que pudieran alimentarlos, aunque apenas tenían espacio para dormir....

... y mientras tanto en algunas iglesias se predica prosperidad y en otras se vive un cristianismo religioso nauseabundo.

Este verano vuelven con voluntarios, oro al Señor que les bendiga muchísimo, les guarde y les use para Su Gloria. Seguiremos en contacto con ellos, apoyándoles.

Podéis encontrar más información del ministerio de estos hermanos en el blog del proyecto Man (Man es una ciudad de Costa de Marfin donde ellos estarán D.m. trabajando).



1 comentarios:

Jaaziel dijo...

Tremendo!
"Hora es de actuar"