El sentido del humor en las predicaciones

domingo, febrero 17, 2008


Creo que llevo predicando desde que tenía veinte años. A través de todo ese tiempo he ido encontrando mi propio estilo como predicador, hasta sentirme relativamente cómodo. Al principio, como predicador novel es normal imitar inconscientemente a alguien que admiras (aunque no lo consigas), pero poco a poco la naturalidad va cediendo paso y vas encontrado que Dios usa tu forma de ser y tus características únicas para ser su predicador.

El sentido del humor es algo que está presente en algunos de mis mensajes (claro está, dependiendo del mensaje, no todos los mensajes se prestan a este recurso), sé que no es habitual, y supongo que se debe a mi personalidad, soy así. Claro está que siempre existe el peligro de "deslizarse" pero procuro estar siempre alerta, Cristo es y debe ser la persona central, y el contenido debe ser la clara exposición de la Palabra de Dios, no una sucesión de anécdotas que sólo buscan distraer al personal.

Dios nos usa a cada uno con nuestras peculiaridades. Spurgeon era conocido por usar a menudo el sentido del humor en sus mensajes, a veces lo criticaban por ellos, él solía responder guiñando un ojo y diciendo: "si tan sólo supieráis las cosas que me callo, no me criticaríais tanto". (Por supuesto no me estoy comparando con el "príncipe de los predicadores"). Y aún usando este recurso, Spurgeon predicaba Biblia. Sólo Biblia.

Esta mañana tuve el privilegio de predicar en nuestra iglesia madre (una iglesia numerosa, con gran trayectoria y que está comprometida con el evangelismo y el discipulado). Tenemos un turno de intercambio de predicadores y siempre es un placer predicar allí (son muy receptivos a la Palabra), mi predicación de esta mañana se prestó a ciertos momentos de humor (con prudencia, claro). Creo que el humor ayuda a explicar ciertos conceptos, a mantener la atención y a romper barreras, demasiado humor frivoliza el mensaje, pero como la sal, en su justa medida es muy adecuado.

Además, la mentalidad posmoderna es tremendamente crítica con todo lo religioso, si de pronto un predicador "religioso" echa mano del humor para hacer más cercano a Dios, esto se agradece. No lo despreciemos ni lo desterremos de nuestros mensajes, usándolo con reverencia.

1 comentarios:

DJ Berges dijo...

Es cierto Julio, el humor en la predica es una herramienta muy poderosa, pero tal y como tu dices, con medida.
Es muy comun que cuando los chistes o bromas empiezan en una predica, el mensaje se diluye y es asi como hay muchas iglesias donde la sustancia de la Palabra no existe.
En mi caso, no uso el humor "preconcebido" sino que la mayoria de ves, simplemente sale.

Bendiciones.