Recopilación navideña, ese entrañable tiempo de celebración y... stress

martes, enero 08, 2008

Ya se puede decir que "oficialmente" han terminado las fiestas navideñas. Antes que nada debo decir que me encanta la navidad, cada año la espero con expectación, y disfruto mucho de estos días y de lo que representan para todos los que amamos al Hijo de Dios.

En lo personal os diré que nos ha dado tiempo a hacer de todo. Una semana antes de la fiesta en sí de navidad, una buena parte de los hermanos de la iglesia salimos a cantar villancicos frente a un gran Centro Comercial y una parada de Metro, a la vez que repartíamos bastoncillos de caramelo con un pequeño folleto que felicitaba la navidad a los vecinos y explica el sentido cristiano del bastoncito de caramelo (los conocidos "Candy canes").


Lo pasamos en grande, además, antes de ir al centro comercial paramos frente a la casa de un señor muy mayor a cantarle villancicos (el hombre por enfermedad no puede salir de casa, así que le dimos una alegría, ya es el segundo año que lo hacemos). Repartimos un total de 400 folletos-candy cane y pudimos hablar con bastantes personas, incluso algunos ¡quisieron darnos dinero!, algo que por supuesto rechazamos amablemente.

Después tuvimos el culto especial de navidad, eso sí que me dejó agotado, por un lado teníamos una obra de teatro en la que yo tenía la responsabilidad de que todo saliera bien (responsabilidad en la que me ayudaron algunas hermanas), la obra se titulaba "La autopista galáctica" y el autor es ¡un servidor!. Era algo complicado porque junto con la obra mezclábamos vídeos, fotos y audio. Los chicos hicieron un gran trabajo, creo que el mejor de todas las obras que han hecho, que por cierto, no son pocas.

Además, tras la obra pude hablar un poco, explicando algunas partes de la obra y presentando el evangelio a los amigos que nos visitaban.

Además de las actividades de iglesia tuve la oportunidad de ir a Sevilla a ver a la familia (en realidad a una parte, ya que estamos un poco esparcidos), nuestra iglesia allí (aunque estamos dados de baja como miembros, sólo es oficialmente, seguimos tan en contacto con ellos que no tenemos la sensación de haber dejado la iglesia) había organizado un día de campo, y al día siguiente tuvimos un pequeño homenaje a nuestros pastores, fué una sorpresa que organizaron algunos hermanos y consiguieron pillarles de improviso, fue un acto precioso.

Y no sólo la familia, también viaje a la comida de navidad con mi empresa.

En fin, la navidad ya pasó, y podemos decir, como muchos otros cristianos involucrados en veinte cosas ¡que hemos sobrevivido a la navidad!, gracias a Dios por estas fiestas, pero aún más gracias a Dios porque no se olvidó de nosotros y fué Él Quien nos visitó, haciéndose hombre, compartiendo nuestra existencia humana, muriendo en la cruz por nuestros pecados ¡y resucitando gloriosamente!.

0 comentarios: