Opinar sobre libros que no has leído

lunes, enero 14, 2008

Os cuento una historia real sucedida en un país nada lejano....

Se trata de una reunión de responsables de iglesias de una zona, en esa reunión se comenta la posibilidad de invitar a cierto predicador, muy conocido, y escritor prolífico. Un de los pastores, indignado se levanta:

-Si este hermano es invitado que sepáis que ni mi iglesia ni yo participaremos en estas conferencias, porque este hermano ha escrito un libro terrible, herético, etc......

El silencio cubre como un manto la sala en la que están reunidos. Un hermano, que conoce al escritor y que ha leído estos libros.

-Hermano- dice dirigiéndose al opositor- ¿ha leído usted ese libro en cuestión?.

-¡No!- responde airado- ¡y no pienso leerlo!.

Esta historia no puede menos que provocar cierta sonrisa. Alguien podría pensar ¡qué celo por la sana doctrina!, ¡qué santidad!. Pero lo evidente es que opinar de un libro QUE NO HAS LEÍDO es, como poco, una necedad.
Amigo, ¿qué te pareció el concierto?, ¡no me ha gustado nada!, ¿pero asististe a la función?, ¡no, ni ir!.
No sé cómo funciona en otros países, pero en mi querida España es muy habitual opinar de libros que no se han leído. Tenemos por ejemplo los casos de la saga de Harry Potter, maldecidos, vilipendiados, ultrajados, ¿algunos de los activistas anti-Potter los leyeron?, pues no. Lo primero que yo hice fué comprarme el primer volúmen de la saga y leerlo. ¿Y todo por qué?, porque un día alguien recibió un correo electrónico, copiado de una larguísima cadena en la que el autor de esas opiniones no figura, en el que se condenaba al tal libro. Rápidamente, los cristianos evangélicos (al menos algunos) se movilizaron.
No estoy diciendo que haya que darlo todo por bueno, no, sino que si Dios nos dió discernimiento, su Palabra y el Espíritu Santo, ¿por qué no usarlos?. Y si no tienes intención de leerte el libro en cuestión, al menos, ten la decencia de no opinar sobre él. Creo que es de sentido común.
Evidentemente hay libros que no conviene leer, y libros condenables. Lo que me fastidia profundamente es que al tal Harry Potter se le condena, pero nadie condena las películas de Spider-man, cuando el amigo Peter Parker tiene relaciones sexuales con su novia. No he leído ni visto a ningún líder condenar esto, al contrario, como no sale "magia" casi que lo dan por bueno.

Tenemos un problema de madurez en nuestros juicios, y creo que tenemos un problema de falta de pensamiento crítico, de pensamiento netamente bíblico. Si alguien nos manda un correo electrónico sobre un libro o película la condenaremos, e incluso opinaremos de ella, pero nunca, nunca leeremos el libro.
Esa especie de "histeria" religiosa fué la que llevó a quemar como brujas a viejecitas inocentes (para que las autoridades o religiosos de la época se quedaran con sus terrenos). Mientras tanto, el populacho las increpaba.
Por un lado condenamos ciertas cosas (Harry Potter) porque claro, sale un mago y todos sabemos que la magia es condenable, mientras que nadie dice nada contra los productos de la factoría Disney, por ejemplo, contra la bellísima obra de animación "Fantasía" en la que aparece el "Aprendiz de mago" con un ratón Mikey incapaz de controlar un sortilegio. Evidentemente es muy distinta la magia que aparece en el libro de Levítico y en los profetas, y la magia de las novelas de fantasía, y si no, que los mismos buenos cristianos condenen la película de "Aladino", o las películas del Rey Arturo, con el sabio Merlin (por cierto, un mago), o el cuento de "Ali babá y los cuarenta ladrones".
Seamos sensatos, seamos críticos, ya que por un lado estamos condenando algo que tiene apariencia de ser peligroso (al menos para algunos) y por la puerta de atrás están entrando todo tipo de enemigos de la fe.

5 comentarios:

Lisi dijo...

Antes era muy rápida a condenar libros que no había leído o películas que no había visto (hice esto mismo con Harry Potter, con el primer libro que salió), y ahora sé que no debe ser así. Por eso no me uno a la campaña anti-Brújula Dorada, por ejemplo.

Pero creo que también podemos perdernos por el lado contrario. Es decir, creo que como creyentes también debemos ejercer bastante cuidado a la hora de lo que leemos o vemos, y pienso que es válido basarse en reseñas (tanto de creyentes como de no creyentes) para decidir si vale la pena leer o ver algo. Lo digo porque a veces también nos hacemos daño, llenando nuestra mente de lo indebido, por no ejercer mayor criterio.

Creo que en ese caso, al informarme sobre algún libro o película, sí que se puede opinar brevemente, o al menos dar la razón por no ver o leer lo que sea, pero siempre explicando que es en base a las reseñas o críticas que hemos estudiado de antemano. ¿Estarías de acuerdo?

Julio dijo...

Hola Lisi, estoy muy de acuerdo contigo, creo que tu comentario da equilibrio a mi post. Evidentemente hay libros que no conviene leer y, como tu dices, la opinión de personas de confianza (no de un email que vete tú a saber quien ha escrito).

En el caso de estos libros infantiles/juveniles me parece bastante evidente. También depende mucho de la persona en cuestión, por ejemplo, el escritor Isaac Asimov (conocido escéptico) escribió una especie de diccionario bíblico, personas con escaso conocimiento bíblico o poco fundamento en la fe puede ser gravemente dañadas, cosa que ocurrió a un hombre.

Y fíjate el caso que he puesto, sinceramente no creo que Harry Potter haya dañado la fe de ningún niño o adulto, pero otros libros han resultado ser mucho más eficaces a la hora de dañar la fe y confundir a creyentes (desde "El capital" de Marx -no Groucho, sino Carlos ;-) a libros de filosofía como Nietzche o el mismo Unamuno). Hay que ser muy sabio y tener buen discernimiento, cosa que hoy en día no abunda en buena parte del pueblo de Dios.

Gracias por tu comentario Lisi,y saludos a Andy y la pequeña.

Anónimo dijo...

La exquisitez de los sucesos ordinarios, nos llevan a darle vida a lo que hoy llamamos arte, en el disoluto y aberrante comportamiento del hombre actual elegimos la historia de nuestro destino disuelto en la masa congestionante del vertiginoso mundo hasta la cosmogonía del universo.
Me ha gustado tu página y la visitaré frecuentemente, ya que ha abierto en mí, una nueva percepción a mi ya cansado espíritu libre.
De paso recomendaré una buena obra que me ha gustado bastante, se llama "la pintura y el librero" de un escritor mexicano que por el momento no recuerdo su nombre, pero lo pueden encontrar aquí en Internet su obra, que en verdad es muy buena, también tiene otro cuento llamado quilitl Atl, que es exquisito.

Anónimo dijo...

Si no se ha leido un libro, con que criterio se opina. ay los juicios sin conocimiento, vaya fundamento.
Os recomiendo un libro titulado "Viaje a la Divinidad-Muerte en vida" Contiene un mensaje consciente que es enriquecedor, bello y que considero que ha de ser trasmitido, al menos para que aquellos interesados en la profundidad y no en la superficialidad, sepan de su existencia y puedan leer su mensaje. En cualquier buscador hay información del libro si pones su titulo "Viaje a la Divinidad-Muerte en vida" Enriquecedor, como el autor dice, "Todos somos compañeros en el camino de la vida", abrazo

marvin2011 dijo...

muchas personas de una determinada religion estan tan apegados a su libro sagrado como suele ser la biblia,coran,biblia para cristianos,evangelicos,que muy renuentementes estan decididos a no leer otros libros como ejemplo un evangelico me dijo esa biblia no la leo porque vienen capitulos que no se me permiten leer y le digo y no quisieras tener el conocimiento que perdes al no leer,no te digo que creas en lo nuevo que podes ller le dije pero ser abierto es parte de la inteligencia nata y seguir un propio camino en el bien esta incluido le dije,en internet hay muchos articulos del origen,evangeliosperdidos ,cosas que te interesarian de tu religion de dios y de la biblia y que te ayudarian a entender mas la biblia y mejorar como persona forjando tu propio camino de creencias ,le dije que pensas de lo que te dije no me digas nada solo pensalo,mejor ya me voy me dijo,pensalo le dije ,nos vemos despues.