El peliagudo tema del diezmo

martes, julio 17, 2007

A los vendedores les suelen decir (al menos aquí en España) que hay varios temas tabú de los que no se puede hablar con los clientes: política, religión y fútbol, ¿por qué?, porque esas conversaciones suelen ser demasiado apasionadas y terminar en discusión, y por lo tanto en la posible pérdida del cliente.

En la iglesia en España también tenemos temas tabú, uno de ellos es el dinero y el asunto de las ofrendas. Seguramente sea una especie de reacción pendular, la religión tradicional tal vez abusó del tema, y por lo tanto los evangélicos no podemos tratar ese tema. Claro, cada iglesia es diferente.

La mentalidad imperante dice, más o menos así: "que me hablen en la iglesia de asuntos de dinero y ofrenda es meterse en un asunto que sólo me concierne a mí, así que es invadir mi vida privada".

Otras veces vemos casos de iglesias muy mal acostumbradas, ya que han recibido mucho de iglesias del extranjero, y estas iglesias se han acostumbrado a recibir, pero no a dar, con lo cual están sufriendo una enorme carencia espiritual.

Luego está el tema del diezmo, que es uno de esos temas que levantan pasiones. El problema REAL (desde mi punto de vista) es que he oído a hermanos decir cosas así: "El diezmo es un requisito legal, pero el cristiano ya no está bajo la Ley, el cristiano no sólo debe ofrendar el diezmo, ¡sino mucho más del diezmo!". Y curiosamente, aunque eso es cierto, el que lo suele decir ofrenda mucho menos del diezmo.

Mi entendimiento acerca del asunto del diezmo (y el que practicamos en la iglesia es este): La Biblia habla del diezmo, enseñando que Israel daba, no el diezmo, sino varios diezmos a Dios (tendría que consultarlo, pero creo que al menos daban tres tipos de diezmo), es decir, que los Israelitas daban mucho más que el diezmo. Es cierto que los creyentes en el Nuevo Pacto no estamos sujetos a las regulaciones Mosaicas ni Levíticas, pero tampoco negamos que hay una enseñanza muy importante acerca de los diezmos, así que, con toda libertad, el creyente puede considerar que si Israel daba varios diezmos al Señor, al menos él debería dar, como mínimo, un diezmo de sus ingresos. Esto no es una ley nueva, sino una referencia a la pregunta "¿cuanto debería ofrendar?".

Pero el problema real va mucho más allá del 10%, 7% o 20%, el problema real es un corazón no agradecido, un corazón egoísta. Como decía Voltaire "cuando se trata del dinero, todos los hombres son de la misma religión". Y eso es lo que el evangelio viene a cambiar, nuestro egoísta y duro corazón, por uno generoso y agradecido a Dios por sus gran cantidad de bendiciones.

Además, las iglesias en España (hablo en general) nos estamos privando de grandes bendiciones espirituales que vienen aparejadas al hecho de dar con generosidad, la Biblia tiene una enorme cantidad de enseñanza acerca de la gran bendición que es dar, y hay una enseñanza preciosa acerca del tema de la siembra y la siega (2 Co 9.6 y otros). Pero eso será para comentarlo otro día.

11 comentarios:

Martin dijo...

Fijate además que en 1Corintios 6:10 Pablo dice que los ladrones, y después los avaros no heredarán el Reino de los Cielos. Por lo menos resulta curioso.
Bendiciones.

Julio dijo...

Es cierto Martin, y aunque es generalizar, y Dios es el Juez, muchas veces escondemos detrás de nuestros elocuentes argumentos, una gran codicia.

Polo dijo...

Gran tema en el tapete.
Como opinión personal puedo decir que no soy partidario de esto del diezmo como una "obligación" o "retribución" por lo que Dios nos regala. Todo lo que tenemos es por Gracia divina y no por merecimiento y así también es gratis, es decir no tenemos que pagar nada por tenerlo.

No sé como será el tema en España, pero acá los sueldos no son buenos y entregar ese 10% es algo que muchas veces hace mucho daño a la familia que lo entrega. Además la generosidad es algo que debe nacer de cada uno y no sacar a la fuerza.

Estoy de acuerdo en que en este momento en la tierra hay mucha gente codiciosa que no es capaz de desprenderse de sus bienes para ayudar a su prójimo, pero también estamos los demás, los que sentimos el llamado de Cristo para remover el corazón de tanta gente.

Entiendo el diezmo como no sólo entregar dinero sino también como entregar un 10% de nosotros para que el mundo mejore. Un 10% de amor, de cariño, de amistad...

Si tan sólo diéramos un 10% de lo que Cristo nos entrega este mundo sería mejor.

Un abrazo desde Chile.

Julio dijo...

Polo, muchas gracias por tu aportación, que nos ayuda a considerar este tema con más amplitud.

pipiripao dijo...

FEDERICO FLORES DICE: El cristiano, siempre amenazado por el tributar o no el famoso "diezmo"
Desde el principio de los tiempos siempre hay quien decide vivir a costa de otros, ignorando la sentencia biblica del Apostol Pablo que dice: el que no trabaje, tampoco coma. Es penosisimo observar como mucha gente decide apartarse de las congregaciones cristianas, ya que su economía le impide diezmar, e incluso estas personas son "malvistas" por otros que ocurren a las congregaciones. ¿Acaso no han leído Deuteronomio capítulo 14 versos del 22 al 29? ahi dice que hacer con el diezmo, como debe ser autoadministrado como debe consumirse en compañia de la gente cercana a uno y el sacerdote, ministro, pastor etc. En Deuteronomio capitulo 15 versos 19 y 20 habla de lo mismo. en el mismo Deuteronomio capitulo 12 versos 17 al 21 habla de lo mismo. Y el usado para asustar a los indoctos Malaquias capitulo 3 versos del 6 al 12, hablan de que el diezmo se autoconsume en forma de alimento y satisfactores varios en presencia de Dios. Si alguna persona decide sembrar recursos para alguna obra en particular o para el sostenimiento de alguna iglesia en particular eso se le toma como siembra no como diezmo. Asi que quienes se consideren dentro de la LEY dada por Dios atraves de sus profetas y puedan diezmar, deben consumir el diezmo con sus familias compañeros de trabajo, empleados, y pastores. Asi la gente que se percate de que se hacen esos ágapes entre cristianos, desearan serlo tambien.
El dinero no le es útil a Dios, pero sustituye la necesidad de muchos y la transforma en gozo, de acuerdo a la ética cristiana. atentamente: feflola@hotmail.com

Andy dijo...

Un tema muy importante este del diezmo. Sólo añado un par de pensamientos:
1. Curiosamente Jesús mismo, al hablar con los fariseos, les dice en Lucas 11:42: "¡ay de vosotros, fariseos!, porque pagáis el diezmo de la menta y la ruda y toda clase de hortaliza, y sin embargo pasáis por alto la justicia y el amor de Dios; pero esto es lo que debíais haber practicado sin descuidar lo otro." Jesús les dice que hacen bien en diezmar, pero fallan en otras cosas.

2. Curioso que, bajo la ley, el pueblo de Dios diezmara todos sus bienes y que ahora, siendo libres y no estando más bajo ese yugo, pero habiendo experimentado el tremendo amor de Cristo, no diezmemos o includo demos más. El que limpia retretes como trabajo, lo hace por obligación y normalmente no lo hace lo mejor que puede, pero el que lo hace por amor, libremente, lo hace lo mejor posible para agradar a quien ama. El que ofrenda libremente dá mejor que el que ofrenda bajo la ley.

Estoy completamente de acuerdo contigo, Julio, nos perdemos muchas bendiciones por no dar más.
Un abrazo.

Hno. Carlos dijo...

Gracia y Paz de Dios para ti hno. Julio. Veo que eres celoso de la sana y genuina doctrina de Cristo y en eso somos compañeros de «lucha». Digo lucha, porque cuando intentamos corregir lo deficiente sufrimos contienda y vituperio de parte de aquellos engañadores y mutiladores del cuerpo, a quienes el apóstol pablo califica de «perros». Pienso que el problema del diezmo no radica en su práctica sino en la exigencia del mismo por parte de pastores o maestros que intimidan a la iglesia con argumentos sostenidos en un «castigo» o «retribución» por quebrantar o cuestionar dicha práctica. Solo mencionaré (en forma desordenada) 3 aspectos a considerar en mi aporte:
1) El diezmo aunque apareció antes de la ley, fue hecho ley para sostenimiento de la tribu de levi por su función exclusiva sacerdotal pues a ellos no se les entregó territorio.
2) La ley fue cumplida en Cristo y todas las ordenanzas expresadas en mandamientos fueron cambiadas por la Fe, pues venida la muerte en la cruz, el ministerio de condenación que era la ley fue cambiado por uno más excelente y de mayor gloria: la gracia de Dios.
3)Ahora en la gracia de Dios no existe más condenación para aquellos que ya no estamos bajo ira (los redimidos) y dar menos o mas del diezmo por «norma» no implica menor o mayor bendición. El creyente «YA» esta bendicido con toda bendición y nuestra posición en Cristo es plenamente perfecta. Dios no ve imperfección en nosotros, pero nosotros si la vemos pues ponemos ojos en nuestra condición humana, que aun esta viciada por la carne.
4) Si estamos bendecidos por la gracia de Dios, no podemos estar al mismo tiempo maldecidos por faltar a la practica mosaica del diezmo (y con esto no animo a dejar de hacerlo). Muchos falsos maestros usan el diezmo como fuente de «ingresos» por su función ministerial, y es por eso que se ven convenientemente forzados a impulsar su practica constante y masiva. Pero si ellos insisten en ello por «obediencia» apoyados en Abraham y en lo que dice Malaquias, entonces igualmente deberian ser literalmente obedientes con la práctica de la «circuncisión» pués ésta apareció como «ordenanza» antes del canon de la ley. Pero que yo sepa, ningun pastor que predica el diezmo igualmente enseña la práctica de circuncidar el prepucio de todos los varones de la congregación. Entonces tenemos una doctrina enseñada por conveniencia y no tanto por obediencia a Dios. Diezmo si, circuncisión no!!.
5) Pero si hay un ministerio más glorioso, tambien hay una ley más excelente: la ley del Espiritu de Vida, revelada en doctrina al apostol Pablo para ser sembrada en el pueblo gentil. Esa ley me dice que hay algo más sublime que el «diezmo» levítico o mosaico. Hay un decreto eterno de Dios dado a la iglesia más excelente que la ordenza de diezmar y ese es «la siembra». La siembra es una oportunidad que tenemos los santos y redimidos de exprezar el gozo que sentimos al saber que estamos bendecidos en todo de manera incondicional. Si es dinero, pues sembramos en este caso dinero con el propósito y cantidad que Dios haya dispuesto de antemano al dador alegre. Si es en virtud, pues sembramos virtudes que impacten y hablen de la obra de Dios en nuestra vida como por ejemplo amor, paciencia, bondad, mansedumbre, etc.
6)La exigencia del diezmo ha hecho que la iglesia del Señor termine sintiendose «culpable», «infiel» y «pecadora». Sentimientos que Cristo vino a quitar con su perfecta obra, la cual es pisoteada por aquellos que vuelven a la iglesia a tales emociones. Si algún bendecido hermano entre los muchos en la iglesia decide por amor dar el equivalente al diezmo, pues sea fiel a la voz del Señor que le pone dicha medida que «coincide» en cantidad a lo indicado por el antiguo pacto y en lo secreto pues «siembre». Si otro hermano sentado al lado del primero recibe que debe sembrar el 1% porque así se lo dicta Dios, pue sea fiel y proceda. Igualmente para el otro hermano que siembra mas del 10% de sus ingresos en dinero. En cada caso, la medida la pone Dios y no la Ley Mosaica. El diezmo como ordenanza trajo muerte y destrucción al Israel del antiguo pacto pues esa fue la fatal consecuencia de la ley. Pero la Gracia de Cristo nos ha librado de «la ley del pecado» y de «la muerte». La iglesia ahora no debe estar en temor, sino en gozo pues esta libre, santificada y bendecida; es decir, esta en perfección y gloria, esperando la redención de este cuerpo mortal para ser revestidos de inmortalidad y estar en Cristo eternamente sin relación con el pecado.
7)El amor de Dios y el Espíritu de su Gracia son contigo y con los santos en vuestra casa y localidad. Aunque no te conozco personalmente mi espíritu si te conoce y me gozo de compartir contigo estas lineas. Si soy contrario a tu parecer, no escribo por contienda sino por amor a Cristo, de quien hemos recibido toda consolación y en quien tenemos perfecto reposo.

Gracia y Paz,

Carlos Velasquez
Toronto-Canada

Hno. Carlos dijo...

Bendecido Hno. Julio, olvidé citar mi e-mail: casagraciaypaz@gmail.com
También milité durante algún tiempo con las asambleas de los hermanos libres en Colombia, a quienes respeto y aprecio mucho. No soy propiedad de ninguna denominación cristiana en especial pues ya hace tiempo que «huí» de ellas y me congrego mediante reuniones de estudio bíblico en los hogares o «iglesias en las casas», sin rechazar de ninguna manera denominaciones en particular, siempre que sean genuinas con el evangelio de Cristo.
Dios me permite por su gracia ser maestro y en ocasiones pastor en mi asamblea local (mi casa) donde estudiamos la palabra de Dios y tenemos compañerismo cristiano.
Este comentario no es para ser publicado en tu blog sino más bien para saludarle de manera personal. Sigue adelante con tu página y te declaro como el evangelio te declara: Bendecido con toda bendición.
Hno. Carlos Velasquez
Gracia y Paz

Anónimo dijo...

el guardian de la gracia dice: Dios es espíritu y los adoradores deben adorar en espíritu y en verdad, ¿el dinero quien lo creo o de donde proviene? del mundo cierto pero el mundo y sus deseos pasan entonces donde quedaran tus diezmos hno. recuerda que el reino de los cielos es espiritual no terrenal la materia no tiene nada que ver entonces para Dios solo hay algunos que se quieren pasar de listos interpretando la bliblia a su antogo pra hacer caer alos incautos e inconstantes los cuales viven un evangelio terrernal por eso es que hay lios entre ellos solo logra ser uno con el espiritu inter/morador del Dios unigénito entonces si lo logras no podras sobornalo a el con tu diezmo por que el reino de los cielos no es por obras de ningun tipo solo camina unido y fusionado con el Dios unigénito para lograr en la fe del primogenito hijo del padre que te deje merecer y aprobar la vida eterna.

Anónimo dijo...

Hola mi Nombre es Sergio, soy Cristiano desde chico así que siempre me enseñaron que el diezmar es una obligación.
Personalmente yo entendí esto y actualmente diezmo no por obligación sino por que me siento agradecido que lo que me da Dios. Les quiero comentarles que siempre he "Exigido" a Dios su promesa que si ponemos el diezmo nos va a bendecir hasta que sobre abunde, y yo puedo decir que es así, aunque hubo momentos difíciles que el dinero no me alcanzo, es mas perdí un auto, siempre trate de ser fiel a Dios, y le digo que el no me fallo, es mas cuando me falto siempre apareció alguien con dinero, comida, o lo que estuviera necesitando. Como a veces realizo trabajos extras, hice un pacto con Dios que aparte del diezmo, separaría otro 10% para ayudar a los Hnos. y le comento que desde ese día no me falta nada es mas cada vez cobro mejor, recibo premios y bonificaciones, y siempre aparecen trabajos extras. Así que si uno entiende que a pesar de ser una obligación puede poner el diezmo con alegría, Dios es fiel y justo, y no va a fallar a sus promesas, Hno. Anímate hace un pacto con Dios aunque sea por 2 o 3 meses y después contame…. Dios los Bendiga desde Argentina (Gracias a Dios, aunque hay crisis, yo estoy por cambiar el auto por uno 0km y también la casa). Pd: No soy pastor, ni recibo sueldo de la iglesia.

juan dijo...

hola mi nombre es Juan y quiero dar mi punto de vista sobre el diezmo y todo lo concerniente al dinero en la iglesia, encuentro que cada opinión que no tiene descalificaciones ni insultos puede tener un buen provecho.
creo que es bueno ofrendar pero es necesario sembrar en buena tierra para que tenga buena cosecha si el líder se esta enriqueciendo con estas cosas claramente no es buena tierra pero si el dinero se usa para suplir la necesidad de los que realmente lo necesiten como las viudas, los ancianos, los niños hablo de sembrar en los niños en algunas ocasiones hay padres de familia que por algún motivo se encuentran en momentos económicamente difíciles son diferentes casos que lamentablemente la iglesia no se preocupa de proveer permítanme citarles una porción de la palabra de Dios (gálatas 2:10 ) en otra ocasión vemos a los apóstoles recibiendo dinero producto de heredades me imagino mucho dinero y luego vemos a pedro y Juan sorprendidos por un cojo que les pide dinero y creo que ya lo habían puesto a disposición de los que tenían necesidad sin dejarse nada para ellos impresionante la entrega que tenían los apóstoles digna de imitar por todos aquellos que anhelamos ser buenos ministros de Dios creo que ellos realmente eran buena tierra creo que hay muchos hermanos que se han alejado de las iglesias por que no ven estas obras el tesoro se debe juntar en el cielo y no en la tierra tratando de no molestar a nadie para que mi opinión no sea borrada gracias por esta oportunidad.