El sufrimiento eterno de los incrédulos

domingo, abril 01, 2012

A continuación os dejo un vídeo de mi querido y admirado amigo, además de hermano, Pedro Bernal. El tema que toca es el sufrimiento eterno de los incrédulos, tema que él ha estudiado y para el cual no ve apoyo bíblico. Quiero decir que aunque creo que hay una base bíblica sobre la que se puede discrepar y en la que tienen cabida posiciones como la de Pedro, personalmente no comparto sus convicciones. En la Reforma protestante, al contrario que en el Papado, cada persona tiene la responsabilidad y el privilegio de estudiar por sí mismo las Escrituras, con el auxilio del Espíritu Santo, y el de los maestros que Él mismo ha instituido tras la ascensión de Cristo. El conocido como libre exámen nos lleva a posiciones comunes, pero en aspectos no tan centrales, a convicciones diferentes, que no violan la centralidad de Dios, la obra de Cristo, su divinidad, la salvación por Gracia, la autoridad de las Escrituras y su inspiración plenaria y verbal. Aunque no comparto completamente esta concreta convicción de mi hermano, admiro su amor al Señor, su sometimiento y estudio de la Palabra, y su conciencia cautiva a ella. Ojalá más creyentes pudieran conocer lo que creen, defender bíblicamente lo que creen, y sujetarse a la autoridad de la Palabra. Con cariño y honda admiración a mi querido Pedro Bernal, os dejo su vídeo.

2 comentarios:

Arcangel dijo...

En esto siempre he tenido duda.

El Cristianismo aparaentemente esta dividido.

La division para mi es castigo.

Ya en Babel la humanidad se fragmento en mil pedazos al no tener idioma comun.

Israel y Juda se volvieron reinos aparte a causa del pecado de Salomon

Asi mismo el orgullo y el pecado en la iglesia cristiana, nos ha traido division, cismas, reformas.

Aquellos que tomaron la Biblia para su estudio personal calleron a su vez en la arrogancia, cada uno se volvio infalible en materia de Fe.

Cada Protestante se erigio a si mismo en un Papa.

Por eso siguen dividiendose y fragmentandose.

Pero la lucha entre cristianos debe terminar.

No se deben insultar entre hermanos, sino buscar convertilos a la verdadera intension de Dios.

Saludos

Julio dijo...

Creo que hay un punto importante de distorsión cuando se entiende la responsabilidad del exámen personal de las Escrituras. Hay un acuerdo general sobre las doctrinas principales y esenciales, pero otras cuestiones de segundo orden se prestan a posicionamientos distintos. La solución no es tener un Papa que acabe con las diferencias, sino comprender que las diferencias, no siendo en temas esenciales, no son tan relevantes.