Visita de Fernando Díaz

domingo, marzo 20, 2011

En la iglesia estamos en plena celebración del mes misionero, hoy tuvimos la visita de Fernando Díaz y Nely, misioneros desde hace años, en el vídeo tenéis un resumen de su trabajo en los últimos años.

Necesitados de conocimientos apologéticos

sábado, marzo 19, 2011

Aún el necio cuando calla es estimado por sabio y honorable.... O dicho de una manera más llama: si no tienes ni idea de lo que estás hablando, mejor cállate.


En la foto la cristiana dice: "Si Dios no existe, ¿entonces quien escribió la Biblia?, ¡piensa en ello!". A lo que el avispado e inteligente escéptico dice: "Si Harry Potter no existe, ¿quien escribió Harry Potter?".

Me gustaría reflexionar sobre el descuidado estado de las mentes de algunos cristianos, quienes sin duda pensaron que es mejor amueblarlas con todo tipo de conocimientos inútiles que con cuestiones relacionadas con su fe y con su vida. Amigos, necesitamos estudiar muchas cosas, principalemente la Biblia, pero también cuestiones relacionadas con ella, como la defensa de la fe. Tenemos un caudal de evidencias históricas y arqueológicas que nos ayudarán a presentar nuestro testimonio con mucha más solvencia que el de la bienintencionada chica de la foto.

Los conocimientos y la fe que tenías en la escuela dominical quizás fueron suficientes para esa época de tu vida, pero no para hablar con tus amigos de la universidad. Libros como "Evidencia que exige un veredicto" de Josh McDowell, o "Y la Biblia tenia razón" te ayudarán a ver la historicidad de la Biblia y fidelidad a los anales que tenemos, o la precisión de las profecias hechas cientos de años antes de su cumplimiento. Pero para eso, amigos, hay que esforzarse un poco.

Jóvenes cristianos y redes sociales (VID)

viernes, marzo 18, 2011



Un resúmen de las charlas que estoy dando sobre los peligros y oportunidades de las redes sociales, desde una perspectiva bíblica y cristiana.

Un corazón dividido

domingo, marzo 13, 2011



El extravismo es una enfermedad de la vista que impide una visión correcta de las cosas. A nivel espiritual podemos padecer el mismo tipo de enfermedad: extravismo espiritual, consiste en tener el corazón dividido entre el amor a Dios y el amor al mundo, a nosotros mismos... Esta falta de obediencia afecta a nuestro conocimiento espiritual y nos impide disfrutar del gozo de nuestra relación con Dios.

Si quieres descargar en mp3 el audio selecciona este enlace.

Iglesias disfuncionales

Igual que existen familias disfuncionales también hay iglesias disfuncionales. Tanto unas como otras dejan a su paso una serie de secuelas en forma de personas con profundas heridas, y que de no ser por la Gracia de Dios y la ayuda de personas espirituales arrastrarán dolorosas consecuencias espirituales.

He aquí algunos síntomas de disfuncionalidad:

Personalismo y autoritarismo. Cuando los líderes desean tener el control y se sienten atemorizados de ser puestos en entredicho. Para ellos lo más importante es hacer valer su autoridad sin ser cuestionados, de modo que reaccionan con malestar ante cualquier sugerencia o voz discordante.

Estos líderes confunden autoridad espiritual con enseñoreamiento. 2 Cor 2.24 dice: "No que nos enseñoreemos de vuestra fe, sino que colaboramos para vuestro gozo; porque por la fe estáis firmes." La autoridad espiritual es dada por el ejemplo, el servicio de amor y la fidelidad a Dios. Este es el estilo del apóstol Pablo y el supremo ejemplo de Cristo Jesús.

En una ocasión estaba enseñando en una iglesia acerca del Gálatas 6.1: "Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado". Uno de los líderes de la iglesia me preguntó que no entendía el versículo, "si voy a corregir a un hermano, ¿cómo puedo hacerlo con mansedumbre?, si lo estoy corrigiendo lo tendré que hacer con autoridad como anciano que soy".

Esto es un error, y es confundir autoridad espiritual con autoritarismo. Creo que la clave está en implicarnos de tal modo con el hermano corregido que seamos conscientes que nosotros, de no ser por la Gracia de Dios, podríamos estar cometiendo el mismo error, eso es lo que quiere decir el mismo texto cuando dice "considerándote a tí mismo". No corregir en un plano de superioridad espiritual, sino de sujeción a la autoridad de la Palabra de Dios.

La autoridad del pastor viene de Dios mismo, y depende de su sujeción personal al Señor, así como de su actitud de siervo. Sin amor y deseos de restauración el pastor no califica para pastorear a otros. Por supuesto, esto implica un importante grado de sufrimiento personal así como de entrega en oración y en tiempo gastado en el pastoreo personal.

Entendimiento incorrecto de la disciplina eclesial. 2 Cor 13.9-11 "Por lo cual nos gozamos de que seamos nosotros débiles, y que vosotros estéis fuertes; y aun oramos por vuestra perfección. Por esto os escribo estando ausente, para no usar de severidad cuando esté presente, conforme a la autoridad que el Señor me ha dado para edificación, y no para destrucción".

El propósito de la disciplina no es tanto "apartar a la manzana podrida de las manzanas sanas", sino restaurar al que ha caído. Por supuesto en casos extremos en los que la persona está dando un mal testimonio público y ha rechazado la admonestación personal y pública se le podrá apartar de la comunión de la iglesia, pero con el propósito de que el Señor le haga recapacitar de su actitud, y sin perder el contacto con esa persona.

La restauración fué lo que hizo el Señor Jesús con el apóstol Pedro, al recuperar a alguien que había cometido el grave pecado de negarle. Lo hermoso de la escena en la que Cristo resucitado no le hecha un rapapolvo a Pedro, sino que con amor y firmeza va al meollo del asunto preguntándole si realmente le ama.

En las iglesias disfuncionales lo importante es guardar las apariencias. Conozco casos espantosos en los que los líderes consienten el adulterio y el maltrato a la esposa, pero lo que bajo ningún concepto toleran es la separación de los cónyuges (aún cuando la esposa estaba siendo gravemente maltratada y le había dado numerosas nuevas oportunidades al marido). Para la iglesia disfuncional la apariencia de orden es más importante que la vida espiritual de sus miembros.  ¡Qué error!.

Os voy a contar otra experiencia ocurrida en nuestra propia iglesia local. Una hermana jóven y soltera como consecuencia de una relación quedó embarazada. Los pastores fuimos a visitarla. En este caso la hermana estaba tan arrepentida que nos dijo que no era digna de volver a la iglesia, reconocía su pecado y estaba profundamente dolida. Le dijimos que precisamente lo que más necesitaba era el amor de si iglesia local.

El Domingo antes de terminar la reunión pasó adelante, confesando el asunto. Cuando terminó los hermanos de la iglesia (en especial las hermanas) la rodearon, llorando, y dándoles abrazos y besos, muestras de cariño que la dejaron muy sorprendida, más tarde me dijo: "la verdad, esperaba que la gente de la iglesia me diera la espalda, no me esperaba que me mostraran tanto amor". Eso es restauración.

Curiosamente, ese Domingo teníamos visita de unos hermanos de otra iglesia a quienes no les pareció demasiado bien lo ocurrido...

Las iglesias locales de Jesucristo deberían ser una familia espiritual, un lugar donde sobrellevar las cargas unos de otros (Gal 6.2), recibir tanto el amor como la corrección amorosa de hermanos y líderes, así como sentirnos aceptados y fortalecidos. No está reñida la corrección con el amor y la restauración, sino que precisamente están íntimamente relacionadas.

Mark Driscoll, ¿hereje o imprudente?

jueves, marzo 10, 2011

No hace mucho, mi buen amigo Jairo, webmaster del magnífico sitio web "Descubriendo el evangelio" nos preguntaba sobre el reciente escándalo por la interpretación sexualmente explícita de Mark Driscoll sobre el Cantar de los cantares. Bueno, en realidad iba más allá de lo sexualmente explícito recomendando el sexo oral.

Para muchos estas afirmaciones descalifican al pastor de Mars Hill. Mi pregunta es, ¿realmente estas afirmaciones merecen tirar por tierra el trabajo de Mark?. Muchos bloggers se preguntan si tendrían que eliminar los enlaces y vídeos embebidos en sus sitios.

1. Creo que es importante entender el auditorio al que se dirige. Mark habla a congregaciones de personas con poco o ningún pasado eclesial, jóvenes, dentro de una cultura completamente desinhibida en cuanto al sexo. Sus afirmaciones no las hizo a una clase de escuela dominical de niños de nueve años, ni a un grupo de señoras octogenarias. Las hizo a una congregación jóven y desinhibida.

Ahora bien, muchos tomaron citas sobre sus estudios de Cantares y... la verdad, dicho así de golpe causa un efecto que no es el que se pretende fuera del contexto en el que se dijo.

Suelo hablar con cierta regularidad a grupos de jóvenes y conscientemente mi manera de hablar varía. Es más, con los jóvenes me permito ciertas licencias y confianza que no me tomo cuando hablo por ejemplo en una iglesia a la que no conozco. Es importante tener eso en cuenta. Seguramente algunas personas se ofenderían al escuchar algunas afirmaciones tan directas, o el uso del humor en el púlpito.

2. En mi opinión creo que Mark Driscoll si acaso hizo mal, no pecó de hereje, sino quizás de imprudente. Lo comprendo porque lucho con lo mismo. Gracias a Dios que me dió además del sentido común, a mi esposa. Cuando entramos en el coche, tras la reunión siempre le suelo preguntar qué le pareció mi mensaje, y a veces le pregunto: "¿Me he pasado de gracioso?".

El estilo de Mark Driscoll es muy particular. Es por eso que nos gusta tanto. Es intenso, directo, sin rodeos, te señala con el dedo, grita, se mete las manos en los bolsillos y hace algún comentario ocurrente. Es tan distendido que no debe ser difícil deslizarse. Si se equivocó, no deberíamos quemarle. Otras veces se ha equivocado y ha cambiado su estilo y formas, reconociéndolo públicamente.

3. Su interpretación de Cantares es alegórica. No quiero decir que no tenga base bíblica, personalmente no la comparto en absoluto, pero es sencillamente una interpretación. Y amigos, no es sobre Teología propia. Ni sobre Cristología, o Neumatología. Es sobre Cantares. Acotemos los "daños", no ha puesto en duda la autoridad de la Biblia o la naturaleza de Jesús. Es una interpretación MUY personal.

Tengo amigos que tienen interpretaciones de lo más peculiares que van desde si debemos comer sangre o no a sobre si es lícito que nuestro cadáver sea incinerado. Y nadie monta un escándalo.

4. Aquí no se está debatiendo sobre si es lícito o no el sexo oral. Sin entrar en detalles creo que lo lícito o no en el matrimonio depende en buena medida de la conciencia de los cónyuges y de que se mantenga dentro de los límites del mismo (es decir, nada de incluir a terceras personas).

Pero aquí tenemos otro escollo. No creo que todas las iglesias estén preparadas para hablar de forma abierta sobre estos temas. Más de uno se pondría de pie y se marcharía al oír algo así. Depende mucho del tipo de congregación, y en Mars Hill hablan bastante de esos temas. De hecho un día a la semana la gente le manda SMS a Mark preguntando todo tipo de cosas (y sin inhibiciones), por supuesto avisan que este tipo de charlas no están abiertas a menores. No se trata de nada vulgar o profano, sino de preguntas que inquietan a muchas personas.

Este verano, en una de mis charlas en Canarias hablé sobre el tema de noviazgo, relaciones, etc... los chicos no se atrevían a preguntar nada, así que opté por un sistema parecido, preguntas anónimas echadas en una bolsa. Se animaron, pero tampoco es que preguntaran gran cosa. Ojalá podamos ser más abiertos en ciertos temas, porque la cultura en la que vivimos no tiene problemas en plantear sus preguntas.

     Finalmente, creo que este asunto no tiene mucha más transcendencia de la que se le ha querido dar. Sigo disfrutando de los mensajes de Driscoll, así como los de Piper, Washer, Tim Keller, José de Segovia, Pablo Martínez, David Burt y tantos otros. Sé que no son perfectos, y hasta puede que crea que están equivocados en algunas cosas que sostienen. Seguramente yo no esté en lo correcto. No en todo.