Una nueva Europa tiránica

jueves, noviembre 24, 2011



Nigel Farage es, sin duda, un hombre polémico, pero a diferencia de tantos políticos actuales que hablan sin decir nada, lo que Farage dice es preocupante.

Muchos de los que leéis este sitio web pertenecéis a países fuera de la unión europea, seguramente tengáis más información que nosotros mismos sobre este nuevo macro estado que se está formando, quizás no, pero no penséis que los europeos estamos muy informados acerca del Gobierno que rige nuestras vidas, no lo estamos.

Estos son los hechos:

-tenemos un gobierno pan europeo que reclama más y más poder, establece regulaciones que no son votadas por sus ciudadanos, sino por comités y políticos a los que nadie ha votado.
-tenemos una crisis que ha sido gestionada despilfarrando más dinero, debilitando así a ciertos países con el fin de imponerles gobiernos de tecnócratas no elegidos democráticamente.
-se nos vendió la idea de que la moneda única no cambiaría los precios y nos traería prosperidad, cuando lo cierto es que sólo ha traído un incremento de los precios en más del 60% en muchísimos productos, además de ruina económica.
-ante tantos desaciertos económicos, esos mismos políticos han dado una solución: nos piden que les demos más poder a los mismos que crearon esta situación.

Cuando leo mi Biblia veo que no se habla de ese periodo de transición que culmina con la llegada del Anticristo. Pero el escenario que el Anticristo se encuentra no es ni más ni menos que una Europa devastada, en ruina, en guerra, sin gobierno y sin esperanza. Frente a un desastre social de esa envergadura se levanta un nuevo gobernante con apariencia de hombre de paz, pero en realidad es un intrigante que subirá al poder con trampas y pactos mentirosos, y que traerá apariencia de estabilidad, y será aclamado, pero traerá una ruina aún mayor.

Si tuviera que decir en qué momento estamos frente a los siete años de los que Apocalipsis habla no sabría decir, y por otra parte sería un error aventurarme a algo así. Pero en función de lo que leo y de la realidad en la que estoy inmerso me doy cuenta que estamos en un tobogán que desciende rápidamente, con una clase política amoral, con una ciudadanía dispuesta a encumbrar la mentira con tal de escuchar hermosas mentiras, y con una impiedad tremenda. La Constitución Europea que nos presentaron para que fuera votada no era más que un documento que eliminaba todo rastro del cristianismo en el pasado histórico de Europa, esto fue algo deliberado. No es casualidad que los libros de texto de nuestras escuelas, muchos profesores, las series de TV, los informativos, los humoristas, las novelas, nos presenten el cristianismo como una influencia negativa, a la vez que muestran una tolerancia enorme hacia el Islam y un silencio vergonzoso hacia las dictaduras de izquierdas.

Definitivamente no soy nada positivo en cuanto al futuro de Europa. Como cristianos lo que debemos hacer es velar para no seguir la corriente de consumismo y sensualidad, cuidar nuestra relación con el Señor, dar testimonio allí donde estemos y hacer misericordia con quien lo necesite. Y de paso, no sería mala idea que fuéramos pensando cómo organizar una iglesia subterránea frente a una nueva dictadura anti cristiana.

0 comentarios: