Una iglesia en contacto con los jóvenes

martes, noviembre 22, 2011

Mi amigo Chema me invitó a un peculiar foro para hablar de un tema relacionado con la edificación de comunidades espirituales. La verdad que me dio un poco de pereza, llevo todo el día hablando sin parar en dos cursos que he dado a clientes (mañana y tarde) y lo que me apetecía era ir a casa y estar un rato con mi enfermera.

Más allá de las aportaciones, que fueron muy interesantes, me interesaron las personas, algunas de las cuales conocía de refilón (de una vez que fui a predicar a La confra), personas muy jóvenes que están trabajando con jóvenes y dentro del campo de establecer iglesias culturalmente contextualizadas. Una buena parte de ellos trabajan con el tema musical (rock cristiano), otro hermano en una comunidad cristiana postmoderna, y había un conocido bloguero católico, cuyo post sobre el concierto de Hillsong ha circulado ampliamente en los medios evangélicos.

Los esfuerzos que están haciendo en este ámbito son dignos de estudiar, analizar, y aprender, creo que estamos dando pasos hacia un cambio de paradigma en las formas, con el objeto de que la iglesia de Jesucristo sea comprensible en su anuncio de salvación, y culturalmente contextualizada. Esto es un reto de dimensiones colosales, exige valor, exige sabiduría, exige renunciar a formas no cristianas pero que pasan como si lo fueran, y exige fidelidad a la Palabra para que el evangelio no sea devaluado.

Me ha encantado contactar con ellos, conocerles, y oir lo que piensan, quiero y necesito ser parte de aquello que Dios tenga preparado para que el evangelio pueda ser predicado de forma natural y relevante en una generación completamente ausente de conceptos cristianos.

Necesitamos desesperadamente aprender a integrar nuestra espiritualidad en lo que somos y hacemos, y eso pasa por enraizarnos más en quienes realmente somos, y en Quien es nuestro todo. De esa manera el evangelismo o la misión no es algo que hacemos, sino es lo que somos, lo que nos acompaña mientras nos movemos por este mundo, dejando en otros el perfume de Cristo.

0 comentarios: