Mark Driscoll, ¿hereje o imprudente?

jueves, marzo 10, 2011

No hace mucho, mi buen amigo Jairo, webmaster del magnífico sitio web "Descubriendo el evangelio" nos preguntaba sobre el reciente escándalo por la interpretación sexualmente explícita de Mark Driscoll sobre el Cantar de los cantares. Bueno, en realidad iba más allá de lo sexualmente explícito recomendando el sexo oral.

Para muchos estas afirmaciones descalifican al pastor de Mars Hill. Mi pregunta es, ¿realmente estas afirmaciones merecen tirar por tierra el trabajo de Mark?. Muchos bloggers se preguntan si tendrían que eliminar los enlaces y vídeos embebidos en sus sitios.

1. Creo que es importante entender el auditorio al que se dirige. Mark habla a congregaciones de personas con poco o ningún pasado eclesial, jóvenes, dentro de una cultura completamente desinhibida en cuanto al sexo. Sus afirmaciones no las hizo a una clase de escuela dominical de niños de nueve años, ni a un grupo de señoras octogenarias. Las hizo a una congregación jóven y desinhibida.

Ahora bien, muchos tomaron citas sobre sus estudios de Cantares y... la verdad, dicho así de golpe causa un efecto que no es el que se pretende fuera del contexto en el que se dijo.

Suelo hablar con cierta regularidad a grupos de jóvenes y conscientemente mi manera de hablar varía. Es más, con los jóvenes me permito ciertas licencias y confianza que no me tomo cuando hablo por ejemplo en una iglesia a la que no conozco. Es importante tener eso en cuenta. Seguramente algunas personas se ofenderían al escuchar algunas afirmaciones tan directas, o el uso del humor en el púlpito.

2. En mi opinión creo que Mark Driscoll si acaso hizo mal, no pecó de hereje, sino quizás de imprudente. Lo comprendo porque lucho con lo mismo. Gracias a Dios que me dió además del sentido común, a mi esposa. Cuando entramos en el coche, tras la reunión siempre le suelo preguntar qué le pareció mi mensaje, y a veces le pregunto: "¿Me he pasado de gracioso?".

El estilo de Mark Driscoll es muy particular. Es por eso que nos gusta tanto. Es intenso, directo, sin rodeos, te señala con el dedo, grita, se mete las manos en los bolsillos y hace algún comentario ocurrente. Es tan distendido que no debe ser difícil deslizarse. Si se equivocó, no deberíamos quemarle. Otras veces se ha equivocado y ha cambiado su estilo y formas, reconociéndolo públicamente.

3. Su interpretación de Cantares es alegórica. No quiero decir que no tenga base bíblica, personalmente no la comparto en absoluto, pero es sencillamente una interpretación. Y amigos, no es sobre Teología propia. Ni sobre Cristología, o Neumatología. Es sobre Cantares. Acotemos los "daños", no ha puesto en duda la autoridad de la Biblia o la naturaleza de Jesús. Es una interpretación MUY personal.

Tengo amigos que tienen interpretaciones de lo más peculiares que van desde si debemos comer sangre o no a sobre si es lícito que nuestro cadáver sea incinerado. Y nadie monta un escándalo.

4. Aquí no se está debatiendo sobre si es lícito o no el sexo oral. Sin entrar en detalles creo que lo lícito o no en el matrimonio depende en buena medida de la conciencia de los cónyuges y de que se mantenga dentro de los límites del mismo (es decir, nada de incluir a terceras personas).

Pero aquí tenemos otro escollo. No creo que todas las iglesias estén preparadas para hablar de forma abierta sobre estos temas. Más de uno se pondría de pie y se marcharía al oír algo así. Depende mucho del tipo de congregación, y en Mars Hill hablan bastante de esos temas. De hecho un día a la semana la gente le manda SMS a Mark preguntando todo tipo de cosas (y sin inhibiciones), por supuesto avisan que este tipo de charlas no están abiertas a menores. No se trata de nada vulgar o profano, sino de preguntas que inquietan a muchas personas.

Este verano, en una de mis charlas en Canarias hablé sobre el tema de noviazgo, relaciones, etc... los chicos no se atrevían a preguntar nada, así que opté por un sistema parecido, preguntas anónimas echadas en una bolsa. Se animaron, pero tampoco es que preguntaran gran cosa. Ojalá podamos ser más abiertos en ciertos temas, porque la cultura en la que vivimos no tiene problemas en plantear sus preguntas.

     Finalmente, creo que este asunto no tiene mucha más transcendencia de la que se le ha querido dar. Sigo disfrutando de los mensajes de Driscoll, así como los de Piper, Washer, Tim Keller, José de Segovia, Pablo Martínez, David Burt y tantos otros. Sé que no son perfectos, y hasta puede que crea que están equivocados en algunas cosas que sostienen. Seguramente yo no esté en lo correcto. No en todo.