Haciéndose entender correctamente

martes, agosto 17, 2010

Esta es la situación, un querido compañero de ministerio se acerca a mi casa por un asunto personal, en un momento de la conversación me dice: "Creo que voy a ir a la iglesia a ver si dejo la bebida".

Ante lo cual exclamo: "no sabía que tenías problemas con la bebida".

El chiste consiste en lo siguiente: los Domingos tras la reunión ofrecemos a los hermanos y a las visitas refrescos y "tapas", mi hermano y amigo es el responsable de comprar las bebidas y llevarlas a la iglesia, ¡qué importante es el contexto!.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que hay Julio! Ya veo que el verano te ha ido bien, y que has visitado a los jóvenes de Aluche, entre los cuales tengo algunos amigos. En cuanto a lo de la bebida, que te voy a decir, mi padre es un genio, jeje. Me alegra saber de ti aunque sea a través de tu magnifico blog. Un abrazo. angel

Julio dijo...

Pero hombre!!!! ¿qué tal compañero?, pues sí, este finde he estado con unos cuantos amigos tuyos. Por cierto, es muy posible que hagamos alguna cosilla juntos en la sala "Soul". ¡Un abrazo!.