¡Acudid a...! ¿quien?

domingo, agosto 15, 2010

Camino de nuestro destino vacacional hacemos una parada en un bellísimo pueblo de andalucía, donde Antonio Machado ejerció su profesorado en la universidad. Recorriendo sus calles y monumentos encontramos esta inscripción.



Dice: "Si quieres que tu tristeza se convierta en alegría No te pares pecador sin saludar a María, Venid a mí todos los que estáis atribulados y yo os aliviaré, El Iltrmo Sr. D. Fr. Benito Marín del Consejo de S.M. Obispo de Jaén ha concedido 40 días de indulgencia a quien rezare una Ave María o una Salve delante de esta santa imágen".



Con todo el respeto que me merecen mis buenos amigos católicos, creo que el que escribió esto se equivocó, y se equivocó de manera garrafal. La cita es de Mateo 11.28 y el que habla es el Señor Jesucristo, Quien dice: "Venid a mí, todos los que estáis trabajados y cargador y yo os haré descansar". La invitación la hace el Señor Jesús, a Quien hay que ir es al Señor Jesús, y el Único que puede proporcionar descanso del yugo religioso es Cristo Jesús, Quien habiendo muerto en la Cruz obtuvo perfecta redención, y satisfizo la justicia divina, para que todos los que vayan a Él pueda tener perdón de los pecados y la justicia que es por la fe.

Durante mucho tiempo quise agradar a Dios, cumpliendo misas, oraciones, frecuentando la Misa, obedeciendo a Dios. Pero la Palabra de Dios, que expresa de manera perfecta lo que Dios piensa, me hizo ver que: 1) no podía agradar a Dios,  y 2) que mi obediencia no sólo es imperfecta, sino que es un atrevimiento, pecador, como soy, pensar que podía ganar su favor. Entonces ví que Jesús de acuerdo a la voluntad de Dios murió en la Cruz cumpliendo toda justicia y ganando Él la redención que yo no pude cumplir, y la justicia que no merecía.

1 comentarios:

Octavio dijo...

Independientemente de la referencia Bíblica, y reconociendo que desconozco si hay alguna conexión... la cita bíblica es a los "cansados y agobiados" pero eso es mucho muy diferente de atribulado.

Pues bien, en términos católicos y en la experiencia religiosa que he tenido no sólo de manera personal sino también de manera comunitaria, puedo decir que la tribulación es el fruto de la resistencia a la gracia de Dios, y en muchos casos implica hasta un carente deseo de dirigirse a Jesús.

Bien, me difícil que encuentres a un católico amante de María que en tribulación sienta rechazo a hablar con María. Eso se debe al amor que en ella depositó Dios (un amor maternal). Antes bien, verás algo así:
"Madre, a ti que Isabel te dijo Madre de mi Señor, a ti acudo como madre de Él... oye mi oración e intercede por mi. Tú que estás en el cielo con Él y que eres su creación de predilección al escogerte sobre todo humano para estar dentro de ti en carne has sido agraciada con ruegos de santidad y pureza, con esos labios háblale de mi dolor... No puedo con este pesar, no quiero aceptar el camino que me presenta, mis palabras son solo llagas contra Él, abre mi corazón, habla en vez de mi, con este amor que te hablo y esta fe que te pido, engrandece mi amor y mi fe por Él para aceptar lo que me exige como tú lo has hecho, ruega por mi por esta gracia que necesito pues no puedo con este pesar."....
Bien, esa oración en si misma es un alivio (ver para creer), además realmente son palabras de súplica a Dios (pues contienen amor)... Esta oración no se le podría dirigir a Jesús porque sería reproche; la convierto "Jesús, no aguanto con esto que me quieres sanar, no puedo, no quiero poder y mejor desiste, me quedo con mi pecado.", Admitase decir que el mismo hecho de pedirle a Dios que sea menos exigente es una irreverencia. Pero cambia completamente si una tercera persona pide: "Dios, tenle paciencia" "Dios, mira como está por favor se menos duro". Bien digamos que esto de la tercera persona es acudir a María ante la tribulación.

Entiéndase que son sólo aproximaciones, ejemplos y pueden interpretarse de mil y un maneras, y podrían debatirse sin sentido. El único objetivo de todo lo dicho es es explicar cómo "Venid a mi todos los que os veis atribulados, y yo os alivaré" es un acontecimiento real en la vida católica.

Si se quiere analizar si es lo mejor o no, si hay otros métodos, si esto es incorrecto... solicito que no se haga ni se piense.. se puede caer en muchos actos de soberbia.