El fin de catorce años de tiranía

lunes, junio 14, 2010

Llevo catorce años trabajando en la misma empresa. Y estoy muy contento.... excepto porque estos catorce años han sido un verdadero sufrimiento por culpa de una persona.
  Como buen evangélico creo en la doctrina de la depravación humana, esta doctrina se hace especialmente patente cuando a una persona le das un poco de poder, puede ser un uniforme de policía, o un uniforme de las SS en el campo de concentración de Ravensbruck. En contra de lo que se suele decir el poder no corrompe: la corrupción ya estaba dentro de nosotros esperando una excusa para salir.

Esto ocurre en las empresas hoy en día. La persona que Dios utilizó para limarme y llevarme a orar con más intensidad era mi jefe. No puedo dar todos los detalles aquí, esto es solo un post. Esta persona lleva un estilo de vida completamente desordenado y desviado, usando incluso las instalaciones de la empresa para sus prácticas perfectamente descritas al final del capítulo 1 de Romanos. Pero esto es un detalle con el que no quiero distraeros. En este tiempo he recibido presiones de todo tipo: para falsear la contabilidad, para introducir facturas inexistentes, para dar informes de cuentas falsos. He recibido amenazas,  me han estado desacreditando, culpando de los errores de otros, me han pedido que haga algo y luego me han dicho que por qué lo he hecho....

Recuerdo que recién llegado a la empresa, cuando hacía planes de boda con mi novia (mi esposa hoy)  le comentaba que estaba seguro que me iban a echar, ya que ese primer año fué un contínuo ponerme a prueba y darme trabajos sin parar de forma que cometiera errores, y luego exagerarlos contándolos a otros. Recuerdo un año donde mi jefe recomendó y contrató a una persona para que me hicieran la vida imposible y que ocupara mi puesto. Ese fué un año lleno de problemas, trampas.... al final esa persona demandó a la empresa y.... ¡me gané su confianza!, el tipo me dijo que mi jefe le había asegurado: "hasta ahora he intentado echar a Julio pero no he podido".

Y no sólo yo he sufrido. Mi jefe no se quedaba tranquilo hasta que no hacía llorar a las secretarias. Han pasado cuatro, a todas las ha despreciado, les ha faltado el respeto. La última me decía que ya no podía aguantar más, que le iba a crear un problema de salud. He orado por ellas y les he aconsejado intentando calmarlas. El padre de una de ellas vino a la oficina a darme las gracias porque su hija estuvo a punto de dejar el trabajo varias veces.

Y en medio de los problemas, llegar a casa cargado, salir al trabajo el lunes preguntándome qué me iba a pasar hoy.... en medio de todo eso estuviste tú, mi Señor. No te bastó con salvarme, también me sostienes. Y me diste una esposa preciosa, y una célula que semana tras semana ora por mí y sufre conmigo, y una familia maravillosa y.... muchas, muchas cosas más.

Y esta mañana mi jefe ha sido despedido. ¡Se terminó la tiranía!.

Mi mujer me ha dicho de salir el Miércoles a celebrarlo (¿tarta de manzana en el Mills?, ¿hamburguesa pampera en el Vips?). Yo estoy pensando seriamente hacer una celebración al estilo bíblico, una celebración de 14 días, uno por cada año bajo el yugo de Faraón, ¿no es mala idea, verdad?.

6 comentarios:

extranjero_peregrino dijo...

jajaja! q felicidad!! ya me estabas por hacer llorar. 14 años es mucho tiempo! Si, tienes q hacer una celebración de 14 dias, yo voto por eso.
Gracias por hacer un blog distinto, práctico.

Un abrazo!

Julio dijo...

¡Gracias Extranjero_peregrino!

estoy emocionado a la vez que agradecido y ¡eufórico!. ¿Existen las rancheras cristianas? ¡porque tengo ganas de cantar una de ellas! ja ja ja.

-¦- [^{ AnViDix }^] -¦- dijo...

Hola me gustó mucho tu blog, yo también tengo uno, cuando quieras puedes ir a verlo http://www.tunuevavidaencristo.blogspot.com

yelo dijo...

Me alegro mucho. ¡Enhorabuena!
Pero prepárate, cuando se va un problema, viene otro... ésta vida es una escuela, y después de la montaña... viene cruzar el río! ;)

Miguel Quintero (el perro, pues) dijo...

Julio!
Hiciste que me emocionara, es hermoso ver la fortaleza que el Señor te dió en este tiempo y como te usó para bendición de otros.
Tu historia es ejemplo para otros creyentes.

Bendiciones!

Andrés M dijo...

Estimado Julio,

Buena música, buen baile y una fiesta de 14 días!! Sí Señor!!
Dos semanas de algo más que vacaciones, porque la libertad ha llegado :)

Ahora disfruta de esa libertad, pero nunca NUNCA dejes de orar y de mantener esa actitud de un verdadero cristiano. Encantado de seguir descubriendo cosas de tu vida!!