No trabajamos para descansar

viernes, agosto 28, 2009


En el libro "¡Por fin es lunes!" de Mark Greene explica de forma brillante cual es la ética y motivación cristiana del trabajo, no trabajamos para descansar, sino que descansamos para hacer un mejor trabajo, y en todo honrar a Dios.

Mis vacaciones tocan a su fin, escribo esto en la habitación de un hotel en Ciudad Real, donde mi esposa y yo hemos hecho una parada en nuestra vuelta a Madrid (y de paso para hacer el viaje más llevadero al hacerlo en dos partes).

Ha sido un mes muy intenso, la primera quincena estuvimos viendo a dos de mis hermanos en Inglaterra, y a mi nueva sobrina, luego aprovechamos para hacer algo de turismo y nos fuimos a la ciudad de Cardiff en el país de Gales.

Y de Gales con su máxima de 18 grados volvimos a Madrid, a sufrir la impresionante ola de calor que abrigaba a España. Paramos en Córdoba (también para hacer más llevadera la ida) y la siguiente parada fué Chipiona, allí nos encontramos con una parte de mi familia, de allí fuimos a Sevilla, donde estuve con los padres y hermanos de mi mujer, y de paso estuvimos en mi iglesia de Sevilla, donde prediqué en la reunión y me alegró volver a ver a mis hermanos.

Y de Sevilla pasamos a Granada, donde estuvimos con mi madre, mi hermano Jorge, su esposa y mi sobrino. El jueves estuve en la que también es mi iglesia en Granada, y me alegré muchísimo de ver a los hermanos, a quienes no veía desde hace tiempo, con ellos volví a compartir sobre el Reino de Dios.

Y ya estamos de vuelta a casa. Estas son algunas de las reflexiones que me hago cuando miro atrás:

Durante este mes hemos "vivido" de lo que sale de nuestras maletas, ha sido un poco caótico, pero en poco tiempo te das cuenta de lo fácil que es vivir con pocas cosas, y que no hace falta tanto para vivir. Nuestro paso por este mundo es pasajero, y sin duda nada de lo que aquí hemos acumulado nos llevaremos al otro lado.

También he pensado en la vida del Señor Jesús, Quien siempre estaba rodeado de personas, atendía compromisos, tenía personas que querían verle y hablar con Él.... y a pesar de su apretada agenda siempre tenía tiempo para su relación con su Padre. Mientras que yo a duras penas he sacado tiempo para leer mi Biblia y orar... una de las cosas por las que estoy deseando volver a casa es para disfrutar de la normalidad. Y esa es la lección, no hace falta "normalidad" para buscar al Señor, sin embargo somos tan vulnerables a las pertubaciones en nuestra agenda.... que todo nos afecta espiritualmente.

Una lección positiva es que el descanso (al menos a nivel de actividades) me ha hecho bien, vuelvo a retomar actividades con gran entusiasmo. Ya están llamando a la puerta el encuentro de Reacciona Madrid en Septiembre, el retiro de iglesia a primeros de Octubre, una oportunidad de colaborar con cierto operador de telefonía en el mantenimiento de su red social, asuntos de iglesia que siguen pendientes, la vuelta al trabajo, a la comunidad de vecinos (de la que sigo siendo presidente), a mi estudio bíblico con los jóvenes, mi célula, las predicaciones....

Aunque parezca mentira estoy deseando volver al trabajo, y muchísimo más deseando volver a mi iglesia local. El descanso ha hecho su efecto, y el curso me llena de ilusión, pero por encima de mis proyectos personales, pongo todo en manos de mi Señor, Quien gobierna todo y dispone de ello mucho mejor que yo.

¿Es en verano cuando más se lee?

martes, agosto 25, 2009

Para muchos la idea del verano es aprovechar para ponerse al día con las lecturas, al menos no es mi caso, cuando más leo es durante los once meses de trabajo, que es cuando más tiempo paso en el transporte público.

Para este verano tengo varios libros "en el tintero", uno de ellos lo compré en una librería cristiana en Cardiff, es una recopilación de textos de Jonathan Edwards "A inner relish" y otro de John Piper sobre la tentación. A la vez estoy leyendo la genial saga de R. R. Martin "Canción de hielo y fuego", voy por el segundo volúmen y estoy enganchado con las aventuras de Tyrion Lannister intentando hacer justicia, del jóven Bran ocupando el trono de su hermano Robb y de otros personajes igual de interesantes.

La lista de libros sin leer aumenta, ya que hoy (estoy en Granada) he visitado mi librería favorita (Flash) y he comprado dos novelas de ciencia ficción, una de Kurt Vonnegut y "El enano rojo" (sí, la misma en la que se basó la serie de la BBC).

En fin, libros que leeré junto con otra lista de libros cristianos a lo largo del año.

Librerías e iglesias cristianas en UK

jueves, agosto 13, 2009

Estos días de Agosto estoy visitando a mi familia expatriada y de escapada en Gales. Además de ver museos y sitios más o menos turísticos siempre nos gusta visitar librerías, y si son cristianas, tanto mejor.

En lo que llevo de tiempo aquí he visitado dos librerías cristianas en Birmingham y una en Cardiff (otros años he visitados algunas más en Londres). Es genial ver la cantidad de cosas que hay que por desgracia en España no llegan, desde biografías a libros de autores que uno está siguiendo, por ejemplo, hay cantidad de libros de Spurgeon que no he visto en Español (colecciones de sermones).

De momento sólo he comprado un libro de John Piper y otro para estudios bíblicos en grupo, la pena es que no he encontrado material de Los Navegantes (excepto en CLC en Birmingham) y ya lo tenía. En cuanto a música cristiana aquí está mucho más barata, también muchos libros (a nivel secular se sigue notando más la diferencia de precio).

Otra cosa que me llama mucho la atención es el tema de libros infantiles y de postales, aquí hay mucho material, y mucho más desenfadado. Por ejemplo, en lo que se refiere a felicitaciones navideñas hay algunas divertidísimas y muy originales.

En cuanto a las iglesias cristianas apenas he podido visitar más que iglesias "anglicanas" y estas me han parecido de todo menos cristianas, no sólo por los derroteros ultra liberales que ha tomado el anglicanismo, sino porque muchas iglesias en su afán por atraer gente se han transformado en otras cosas. Por ejemplo, he visto iglesias que son en exposiciones de arte (y a veces de cosas que a un cristiano no le harían sentir muy cómodo) o cafeterías. No, no estoy exagerando un ápice. Otras iglesias dan clases de Yoga, meditación, o dan talleres de reciclaje. Lo del reciclaje no me parece mal, y creo que una iglesia puede hacer muchísimas cosas, pero lo principal no es el deporte o la ecología, lo principal es el mensaje del evangelio y de esto no he visto nada en el anglicanismo.

En cuanto a las iglesias evangélicas (cerca del hotel tenemos un "Tabernáculo Bautista", no he podido ver más que por fuera, y dudo que por dentro me sirviera de mucho ¡aquí los servicios los dan en Galés! (que es lo más parecido a la lengua de los elfos en la tierra media).

Lo que sí que da cierta tristeza es ver que un país que ha sido la cuna de algunos de los cristianos más importantes de la historia, y de los movimientos misioneros más pujantes ahora está secularizado y con iglesias que están cerrando. Aunque por desgracia no es algo que sólo ocurra en Reino Unido.

Vacaciones, un buen tiempo para desconectar de Dios

miércoles, agosto 05, 2009


Perdonad el titular capcioso tipo "20 minutos", pero seguro que estaréis de acuerdo en que el verano, a nivel espiritual suele ser desastroso.

En verano, debido a los desplazamientos muchos dejan de asistir a las reuniones, a su grupo de jóvenes, y, ya puestos, a leer la Biblia y orar. Hay una idea que circula: "el verano es para desconectar de todo, incluso de Dios, y para descansar de todo, ¡también de Dios!".

Pero, ¿es que acaso "cansa" tener relación con Dios?. La respuesta es sí.

Sí que cansa: si vives tu vida cristiana como alguien religioso, como una especie de disciplina, algo así como hacer dieta, o estudiar para un exámen. Por desgracia muchos viven así su relación con Dios, como una especie de disciplina, pero cuando investigas un poco en la Biblia verás que tener relación con Dios es justo lo contrario, se le compara a:

beber algo fresco cuando tienes mucha sed- Sal 42.1
sentarte a la sombra y descansar- Is 25.4
dejar de esforzarte por agradar a Dios y disfrutar de saber que eres amado -Heb 4.10

Supongo que hemos escuchado tantas predicaciones sobre lo necesario que es tener un tiempo devocional que no podemos menos que sentirnos culpables si no lo tenemos. Y esa NO ES LA IDEA.

Si algo necesitamos este verano es precisamente volver a disfrutar de nuestra relación con Dios y así encontrar descanso, restauración y vida. Para el cristiano el reposo es disfrutar de todo lo que Cristo es y ha hecho por nosotros. Nada trae tanta paz como escuchar lo que Dios tiene para tí.

Por lo tanto te propongo que este verano, en lugar de alejar a Dios de tu mente, recuérdalo, piensa en él, busca su Palabra con detenimiento y cariño, escribe lo que Dios te enseña, párate en cada momento para dirigir tus pensamientos a Dios.

La cabaña, de W. Paul Young

martes, agosto 04, 2009


No os podéis imaginar la de vueltas que le he dado a este post.

Cuando lees un libro de este tipo tienes varias opciones:

1. Ponerlo verde. Señalar los errores teológicos y hurgar en esa herida, de forma que la conclusión sea: "estamos ante un libro herético, de la nueva era, mundano".

2. Sacar lo hermoso que hay en el libro y ocultar los errores que tiene.

3. Decir: "amigos ¡es una novela!, ¿por qué hacer crítica teológica con ella?, ¡leed y disfrutad!".

Pero: 1. Limitarse a sus errores sería ignorar lo bueno que hay en él. 2. Ignorar los errores podría dar la impresión de que comulgamos con ellos, o, lo que es peor, que la verdad no nos interesa, y 3. Sí, es cierto que es una novela, pero es que uno de los protagonistas es Dios, y en boca de Dios aparecen multitud de afirmaciones y... no estoy de acuerdo con todas.

¿Mi conclusión?. Prefiero apuntarla muy por encima, creo que es mejor que vosotros, estimados lectores leáis el libro y saquéis vuestras propias conclusiones.

Efectivamente se trata de una novela, no de una Teología Sistemática. Alguno dirá: "C. S. Lewis también escribía novelas y no es lapidado", ya, pero al leer las novelas de Lewis sabes que es ficción, además: LEWIS TAMBIÉN METE LA PATA TEOLÓGICAMENTE, es mejor apologeta y escritor que teólogo (y si no leed lo que escribe sobre el infierno en "El problema del dolor").

La cuestión es que "La cabaña" es un tipo de ficción donde Dios no para de conversar con el protagonista, los diálogos al estilo de Platón son el centro de la novela y... "en las muchas palabras...". Ahí es donde Young se mete en un terreno resbaladizo, rozando (y creo que cayendo) en la redención universal (Dios/Papá dice que quiere redimir a sus hijos, y ahí confunde términos, si Dios llama a todos los hombres sus hijos ¡entonces ya están redimidos!), pasando de puntillas por el Infierno (reconoce tácitamente su existencia, pero da la impresión que nadie va allí), y sobrevuela la santidad de Dios ("Papá" no juzga, no tiene en cuenta el pecado).

Con todo el énfasis está en la relación, y la espiritualidad de "La cabaña" es más práctica que teórica. Y ahí es donde Young patina a la literatura de autoayuda, sin llegar a caer en ella. En un momento del libro "Papá" le pide a Mack que diga en voz alta que perdona al violador de su hija Missy y añade: "Dilo en voz alta. Hay poder en lo que mis hijos declaran" (pg. 238), lo cual es una concesión a la confesión positiva de Yonggi Cho y compañía.

Caramba, ¿es que no hay nada útil ni bueno en ese libro?.

Amigos, no es la impresión que quiero dar. Hace tiempo Miguel A. Gómez me habló del libro y me preguntó mi opinión. Si quería intrigarme lo consiguió. Luego otro amigo leyó el libro. A finales de Junio una amiga que es, además misionera me habló del libro ¡encantada!, me dijo que quería hacer una segunda lectura, además me dijo que otra compañera amiga suya lo leyó entero en un vuelo de avión durante 13 horas consecutivas y no paró de llorar.

Si este libro tiene algo de valioso es que es una historia de reconciliación con Dios y sanidad. El protagonista sufre un golpe brutal al ser secuestrada y asesinada su hija por un asesino en serie. Eso afecta su relación con Dios y lo sume en la tristeza. No, no deja de ser creyente, pero vive instalado en la pena.

Un día de nieve recibe una nota firmada por "Papá" diciendo que le espera en "la cabaña" (donde se supone que mataron a su hija). Mack va a la cabaña y allí encuentra a tres personas, una mujer negra que responde al nombre de Papá, una jóven asiática y algo etérea llamada Sarayu y un tipo con pinta del oriente medio que hace trabajos de carpintería. Es acogido por ellos y pasa un fin de semana con conversaciones que le hacen atravesar su pena y ser finalmente curado. Es emocionante y os advierto que no pararéis de llorar. Una buena parte de lo que se dice es muy cierto y toca temas esenciales de nuestra fe.

Personalmente la señora de raza negra, gruesa y cariñosa me recuerda demasiado al "oráculo" de Matrix (esa mujer que hace galletas en una cocina), o a ese ente extraterrestre de la película "Contact" una entidad que es todo amor y sabiduría. Puede que eso sea lo que más me "fastidie" del libro, la imágen de Dios es demasiado políticamente correcta, en el Dios de la cabaña no hay ninguno de los rasgos que aparecen en el libro de Job (desde el torbellino), en el Dios que Moisés vió de espaldas, o Isaías, o lo que Juan vió en el capítulo 1 de Apocalipsis. No hay nada "terrible" en ese "Dios" (al menos Lewis puso a "Aslan" como un león que además de amor daba cierto temor, "no es un gatito amaestrado", que dirían los narnianos).

Si le prestas el libro a un amigo tuyo del trabajo, seguro que te dará pie a tener buenas conversaciones ya que si el libro tiene algún mérito es que procura huir de cualquier estereotipo religioso.

Si queréis leer un análisis "de verdad" de este libro os recomiendo que leáis el que José de Segovia hace en "Protestante digital" y con el que coincido plenamente (de hecho lo he leído después de escribir este post).