Poco tiempo para pasarlo bien

jueves, marzo 12, 2009

Mantequilla de cacahuete, ese exquisito manjar de reyes...


Es Martes por la noche (este Martes pasado). Hemos quedado el "comité de evangelismo", un grupo de hermanos con carga por el barrio y por presentar el evangelio, es nuestra tercera reunión, después de varias en las que hemos estado orando, pensando formas creativas y nuevas de presentar el inmutable y perfecto mensaje del evangelio.

Primero llegan José y Trini, luego Tere, mi mujer está con nosotros. Aún faltan otros, como Xavi y Dayana. El madrid juega un partido internacional (como no soy nada futbolero nunca me entero de estas cosas), llamo a Dayana, ella es madre y se le ha complicado el poder venir. Xavi también ha tenido complicaciones para venir.

Así que estamos cinco amigos de la iglesia, un montón de pizzas, bebidas y un partido del Madrid.

Bueno, decimos, ya que estamos aquí ¡podemos ver el partido y charlar!. Aquello es un regalo del Señor, ya que siempre que quedamos es para "hacer cosas de iglesia", reuniones de escuela dominical, de evangelismo, etc... ¡apenas quedamos para NO hacer nada!. Y damos gracias a Dios que en Hortaleza siempre que quedamos para el ministerio no lo pasamos muy bien.

Hablamos de fútbol y contamos anécdotas, yo cuento las mías de mis clamorosos despistes y mis meteduras de pata (cuando en un bar lleno de gente canté un gol de Madrid ¡y no era un gol sino la repetición del gol anterior!, mi mujer se me puso colorada como un tomate, pero nos reímos mucho). José nos cuenta cuando fué al hospital y se encontró con el terrorista "De Juana Chaos", y el Señor le movió a regalarle una Biblia y a compartirle de Su amor.

Y así, entre una cosa y otra el partido termina. Amigos, eso es comunión, que no es ni más ni menos que disfrutar de nuestro parentesco espiritual como familia de la fe. Cuando se van todos y me quedo recogiendo me pregunto: "¿por qué no quedamos más veces para comer pizzas y ver fútbol?".

1 comentarios:

ejgarciam dijo...

Julio esa misma extraña sensación de falta de reunirnos nada más que ser hermanos es la que a veces siento.

Por cierto la mantequilla de cacahuete no es un manjar de reyes completo si no se le pone mermelada como lo hacen los gringos jeje