Hablando de evangelismo y cenando con todo un personaje

miércoles, marzo 25, 2009

No me esperaba la llamada, era del hermano Guido (de Burgos), la última vez que lo ví fué en el retiro de su iglesia en Toral, y antes de eso en una cena como la de hoy. Quedamos en el VIPS de Alberto Aguilera y compartimos muchas cosas, básicamente del evangelismo.

Da gusto charlar con un hermano que no sólo tiene la carga y la visión, sino una dilatada experiencia en este área. Guido estableció una iglesia en Burgos (que sigue pastoreando), está metido en campañas, organiza células, y si pasas con él menos de media hora lo verás dando testimonio allá por donde va.Ya está metido en varios asuntos de cierto calado, uno de ellos es la campaña de este verano en la sierra norte de Madrid (en la que quiero participar y quiero animar a los jóvenes a ir), otra es un evento navideño (del que daré más detalles conforme se vaya formando, sólo diré que VA A SER UNA PASADA).

"En la iglesia estamos recibiendo mensajes excelentes de la Palabra, y adorando al Señor. Y yo me pregunto ¿y qué hay de esas personas que no han escuchado nunca ni cinco minutos de una predicación?, ¿qué pensará el Señor de nuestra adoración cuando no decimos nada a las personas que Él ama pero que no le conocen?", me dice Guido (parafraseándolo).

Hablamos largo y tendido y se nos hace tarde. Vuelvo a casa en el Metro, voy leyendo y repasando mentalmente nuestra conversación. Luego me siento a escribirlo en mi diario "analógico" y luego en este, mi bitácora digital.

Hay que pegarse a hermanos así para ser contagiados con su celo.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

No es oro todo lo que reluce......