Sobre los jóvenes

viernes, enero 16, 2009

Mañana Sábado tendremos nuestra segunda reunión de "Reacciona Madrid", será D.m en el local de la Elipa a las 17:30, y habrá concierto, predicación de la Palabra, juegos... una buena ocasión para que jóvenes de distintas iglesias puedan conocerse, y sobre todo crecer juntos.

Mi compinche en este "sarao" es Miguel Angel, del blog "Me gustan los libros" y la verdad, no sólo estamos contentos, sino expectantes a lo que el Señor va a hacer.

La condición de los grupos de jóvenes en Madrid es delicada, mucha dispersión, grupos pequeños, jóvenes muy vulnerables y expuestos a influencias seculares. Pero a la vez hay algo muy muy bueno, y es que tienen deseos de hacer cosas juntos, disfrutan del ambiente cristiano y si hay algo organizado acudirán (ya lo demostraron en la cena vaquera de Vallecas).

Sin embargo la idea no es sólo organizar fiestas o conciertos a los jóvenes, lo principal es que vayan conociendo y descubriendo por sí mismos a Jesús, y vayan madurando como cristianos, a su vez, muchos que no son creyentes podrán entender y aceptar el evangelio de Jesucristo. El Señor no nos ha llamado a ser una especie de "animadores socioculturales" o "monitores de tiempo libre" (aunque hay algunos padres que se contentan con eso), el llamado va más allá, es, en palabras de la Escritura "presentar perfecto en Cristo Jesús" a cada jóven, y que puedan alcanzar las riquezas de "pleno entendimiento" en Cristo Jesús. Y eso no es poco.

Tenemos un mensaje, y ese mensaje es urgente, en el caso de los jóvenes más, porque dos o tres años en la vida de un jóven es mucho tiempo, y esos años son cruciales porque es ahí donde se toman muchas decisiones, donde se hacen grandes amigos, y donde el carácter, los gustos y las metas van despuntando. A parte de esto, tenemos una generación que NUNCA antes había estado tan expuesta a una propaganda ideológica tan malvada y anticristiana, los programas de televisión, las letras de las canciones, los vídeos musicales, los concursos, las series de televisión jamás habían sido tan materialistas, llenas de vanidad y centradas en la autocomplacencia. Es como si hubieran vaciado completamente de ideales el mensaje que los medios dan a los jóvenes y lo hubieran cambiado por una palabra: "YO". Y si les venden algunos "ideales" estos son bastante vagos y descafeinados (cierta idea de igualdad, de solidaridad, de libertad.... vacías de sentido).

Tampoco me convencen muchas cosas que se hacen a nivel cristiano con los jóvenes. Esto me preocupa cada vez más. Para algunos el "no va más" es que acudan a un concierto "cristiano" con sus "estrellas" musicales (y que en parte es casi lo mismo que encuentran en el mundo pero con un barniz cristiano)... no quiero ser injusto porque hay buenos artistas y buenos predicadores de jóvenes con una idea clara de cual debe ser el mensaje, pero "no es de todos la fe".

Por ejemplo, no es suficiente con llenar un pabellón de conciertos con jóvenes para que disfruten de un buen concierto. Tampoco es suficiente escuchar una serie de mensajes que NO DICEN NADA (como los que comenté hace un par de año), arengas acerca de: "Dios tiene un milagro para tí" y gritos entusiastas con consignas tipo "¡Cristo vive!" (lo cual me parece muy bien). El problema es que hemos tomado las maneras del mundo: un mensaje aguado y mucha, mucha carga emocional. Cuando el jóven llega a su casa se da cuenta de que no se lleva nada.

El reto solemne
de cada comunicador cristiano, de cada artista cristiano es llevar a su audiencia a los pies de la cruz, a transformar al mero cristiano en un discípulo dedicado a su Señor, a abrir la Palabra de Dios y no sólo predicar ciertos tópicos, y por supuesto, todo ello con fuego, con entusiasmo santo, pero sin manipulación ni agitación de masas. Spurgeon decía algo así como: "predica a Jesucristo como si hoy fuera el último día de tu vida". Así debe ser. No estamos aquí para entretener, ni para "ambientar", estamos aquí con un llamado solemne, con un mensaje urgente, con un juicio apremiante.

1 comentarios:

Miguel Ángel dijo...

Julio, gracias por esta reflexión tan sincera y realista de la situación de los jóvenes. Sería bueno que todos los ancianos, líderes de jóvenes y padres leyeran este post porque creo que aciertas 100% en tu reflexión.
Tengo muy buenas "vibraciones" para mañana, seguro que tu predicación será de mucha bendición, sin "tópicos" y con "entusiasmo santo"