Los huérfanos de la guerra

martes, octubre 14, 2008


"¿Te puedo llamar mamá?, durante toda mi vida he deseado llamar a alguien papá o mamá".

Con los ojos cargados de emoción Anette me comentaba su experiencia este verano en un campamento con 800 niños en Costa de Marfil. Ella misma es "Marfileña", de uno de los poblados más pobres en un país ya de por sí extremadamente pobre y asediado por varias guerras.

Cuando era niña jugaba con una niña de su poblado, su mejor amiga. Ella le decía: "Anette, cuando tú vas a tu casa tienes a tu padre y a tu madre, pero yo llego a mi casa y no tengo padres, tengo que preparar la comida de mis hermanos". Fueron esas palabras las que hicieron que Anette se dedicara a servir a los huérfanos.

Anette está casada con Paco, español de nacimiento, quien ha estado muchos años en Costa de Marfil como misionero, de donde se tuvo que volver porque la Malaria casi lo mata. No era la primera vez que contrajo la Malaria. Él y Anette tienen dos preciosos hijos.

Este verano, la iglesia de Burgos (en cuyo retiro estuve predicando) junto con unos voluntarios visitaron el país llevando ayuda, han podido escolarizar durante todo un año a 38 niños, además de colaborar en el campamento. El Sábado por la noche pusieron un reportaje con vídeos y fotos de lo que hicieron, muy impactante.

-Me encantó el reportaje- le dije a Anette- ver tantos niños huérfanos sonriendo.

-A los niños también les sorprendió- me cuenta- uno de ellos me dijo que era la primera vez que veía a tantos niños riendo, otro me dijo que era la primera vez que veía a tantos niños juntos. Muchos de ellos eran niños soldado. Lo que esos niños han sufrido.

Y a continuación me relata con pesar la primera vez que vió a un niño soldado, con un Kalashnikov con el que apenas podía cargar. Cuando lo vió no pudo parar de llorar, el niño se acercó a ella, y con malos modos le gritó: "¡Eh tú!, ¿por qué lloras?". Una mujer que iba con Anette le respondió al niño: "Llora porque ha muerto su tío". Y el niño, con desprecio se volvió diciendo: "Vaya, llora por un muerto".

-En el campamento había una niña llamada Olga- (no recuerdo bien el nombre) - y le dije a Paco que la teníamos que adoptar, pero luego vimos a otro niño, y a otro.... no podíamos adoptar a todos.

Impresiona ver el drama de ese país, de África entera. Me impresiona ver que en los medios españoles NO SE DICE NADA de lo que ocurre, aunque sí que sacan en titulares la operación de nariz de Doña Letizia, no hablan de niños como los que ví en las fotos. Pero más me impresiona que personas como Paco y Anette están dedicando sus vidas, su salud, y supeditando todo proyecto personal, toda comodidad y seguridad para ayudar a otros, en un rincón olvidado y lleno de violencia. Dios los bendiga, el mundo no es digno de ellos.

3 comentarios:

Pedro Osorio G. dijo...

Julio, y no hay posibilidad que ese video lo veamos tambien los hermanos que no pudimos asistir. la verdad me interesaría mucho conocer la realidad de esos lugares, y como la iglesia esta colaborando..

Bendiciones

Julio dijo...

Hola Pedro, desconozco cómo puedo poner ese vídeo, lo tienen los hermanos de Burgos, alguien tendría que convertir el vídeo y subirlo a internet, estaré alerta por si se produce esto.

Jose Manuel dijo...

Hola,
Proyecto MAN ha diseñado el siguiente blog:
http://eni-proyectoman.blogspot.com/
Saludos a todos
José Manuel Lozano