Crónicas de HerNia- el viaje del amanecer

lunes, octubre 27, 2008

Una mañana muy de madrugada en un hospital de la capital. Mi compañero de habitación se quedó dormido antes que terminara la película "Juana la loca", yo estaba en el IRC (un canal de chat con amigos del mundillo tecnológico).

Una enfermera me trajo una pastilla para "dormir mejor", y una auxiliar un vaso de zumo de piña, que disfruté lentamente hasta que dieron las doce, hora en la que no podía beber ni comer, en plan Ramadán, sólo que por la noche.

La noche ha sido... calurosa, y es que aquí nadie pasa frío, aunque mi compañero dormía con una manta, y con un volúmen de ronquidos curioso, que luego se ha ido silenciando. Me costó dormirme por la cantidad de pequeños ruidos, gente que pasa por el pasillo, cañerías que suenan, susurros... pero me dormí (no suelo tener problemas en dormir en cualquier sitio).

A las seis encendieron la luz del pasillo, Juan se despertó y yo me he ido a ducharme, ya que el Viernes ví que se forman auténticas colas en el pasillo, así que me he dado una excelente ducha yo solito. Lo único que no he hecho es eso del enjuague bucal con el líquido negro (que tiene una pinta mala, pero mala de verdad).

A las ocho y media más o menos llegará mi esposa y mi madre, y de ahí.... a esperar, me han dicho que soy el último toro de esta faena vespertina, así que pasaré una feliz mañana de ayuno. Aún no tengo sed, me he enjuagado la boca, y mi "pistola de agua" tipo ciborg se ha movido, como soy un tipo tan peludo el esparadrapo se ha soltado un poco.

Puede que el último post sea el de un tipo con una hernia de menos y una cicatriz de más.

0 comentarios: