Mi viaje a Bilbao a una LAN Party

martes, julio 29, 2008


Este largo fin de semana (el Viernes era festivo en algunas comunidades, entre otras Madrid), he estado con más de tres mil jóvenes en una concentración llamada LAN Party, tres días conectados a internet a una velocidad de 10 Gbps, con conferencias, concursos, conciertos.

No, no se trata de una reunión cristiana. Es ya la segunda vez que voy, y a decir verdad me encantan esos "saraos". Iba invitado por Vocento, que es un grupo editorial con el que llevo colaborando hace tiempo, escribiendo sobre temas de tecnología, internet, etc... Ha sido estupendo encontrarme con lectores que llevan tiempo siguiendo mis desvaríos tecnológicos, seguir interesantes conferencias, y ver la creatividad de estos jóvenes en sus composiciones en la Demoscene (música electrónica y animaciones por ordenador).

Ayer comenzó otra LAN Party en Valencia, seguramente la más famosa. Lo que me gustaría sería ver a cristianos, jóvenes cristianos aficionados a la informática, de forma que tuviéramos presencia. Es algo para pensárselo.

Lo que veo en estas partys es pura subcultura, hacking (en el sentido original y bueno de esa palabra), música, vídeo, juegos, cine, blogs, es decir, jóvenes con ganas de crear arte, de dialogar, de interactuar. Todo ese potencial necesita ser redimido y puesto a los pies de Cristo, para que Cristo, en Quien se encuentra el sentido y el propósito de nuestra existencia, potencie esos dones que tan generosamente ha dado a estos chicos.

Hoy día existen naciones, y existen grupos culturales, dentro del mundo urbano tenemos jóvenes que van a una de esas macroconcentraciones musicales (espárrago rock, etc...), que tunean coches, que se enrolan en ONG´s "verdes" o en grupos antiglobalización, tenemos skaters, grafiteros, gente del hiphop, etc... cada uno con su propio lenguaje, sus fanzines, sus foros de internet, y todos a años luz de la iglesia evangélica de su barrio, al menos en cuanto a cercanía cultural, ya que creo firmemente en el poder de Cristo para redimir a los suyos.

Y si el mundo de hoy está tan "especializado", tan compartimentado, necesitamos evangelistas con cargas por cada "tribu" específica, o por varias, para ello no sólo necesitan conocer y vivir el evangelio de Jesucristo, sino a las personas a las que se va a acercar con este. Si no les muestra que conoce "su mundo" no les está manifestando mucho amor.

Debemos salir de la seguridad de nuestros propios círculos y tomar contacto con la gente de "afuera" aprender de ellos cuales son las necesidades que tienen, y encarnar, por nuestros hechos y palabras el evangelio de Jesucristo.

4 comentarios:

elim-el oasis de Eva dijo...

Bueno, Julio, ¿quién mejor que tú para abrir el camino? Lo difícil es encontrar la manera "práctica" de hacerlo, ¿es mediante este blog? ¿es cuándo os juntéis los responsables (si lo hacéis) de las iglesias y lanzar el reto...? La oración se debería sobreentender pero lo menciono también.

Jaaziel dijo...

Totalmente de acuerdo Julio.
Muy bueno el post.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Esto es una soberana tonteria no?

Daniel Pajuelo Vázquez dijo...

Hola Julio,
yo trabajo en este ámbito pastoral desde que conocí obra de amor de Dios en mí. Soy católico, con muy buenos amigos evangélicos. Si lo desea podemos trabajar unidos en este tema.
En mi Blog personal tienes mucha info sobre tecnología-fe:
http://smdani.marianistas.org
y en este otro trato de encarnar algunas mociones interiores:
http://www.novabella.org

Espero nos conozcamos,
un saludo,
Dani