Vuelta a la gran ciudad

domingo, marzo 23, 2008




Pues bien, todo lo bueno se acaba (como se suele decir) y ayer terminó el retiro de la iglesia de calle Prosperidad. Hemos pasado unos días buenos a más no poder, la comunión ha sido estupendo, y los ratos de Volley (con unos partidos muy divertidos), conversaciones, juegos, paseos, magníficos que te dejan el corazón lleno de recuerdos.

Un recuerdo especialmente agradecido al centro de campamentos de Monte Olivos, es, con diferencia, mi sitio favorito de campamentos de todos los que he estado, y el hermano que lo lleva nos ha cuidado perfectamente (¡qué bien cocina!). El Viernes por la noche este hermano nos compartió de la visión de Monte Olivos: los beneficios que da el campamente los invierten en la obra misionera en Marruecos, haciendo obra social con los discapacitados allí.

Por lo demás, nosotros nos volvimos ayer, salimos sobre las cuatro de la tarde y encontramos bastante congestión de tráfico, con algunas paradas. Además, llovía bastante (y hacía frío, hasta 3 grados centígrados), pero al final llegamos sin grandes contratiempos a casa.
Os dejo una foto de las magníficas vistas que hemos dejado atrás: