Retiro de Semana Santa en Monte Olivos

viernes, marzo 21, 2008


Estos días los estoy pasando en un centro de campamentos cercano a Priego de Córdoba con mi antigua iglesia de Sevilla. El tema de las conferencias que estoy presentando se titula ''Libres del temor'', en la primera sesión hablo de la victoria de Cristo sobre la muerte, el pecado y Satanás (y cómo al hacerlo nos ha librado de la esclavitud y el temor de estos tres enemigos), hoy, en la segunda charla hablaré acerca de la segunda venida de Cristo y sus efectos en la Iglesia, en Israel y en la Creación. El tema de la segunda charla es: ''No temas, ¡el Rey viene pronto!''. Y en la tercera charla hablaré de cómo Cristo nos ayuda al vencer el temor y las preocupaciones del mañana así como el temor a predicar el evangelio y ser parte de la Gran Comisión.

La comunión, la alabanza, están siendo estupendas, y por si fuera poco todo esto encima el primer día tuve el privilegio de conocer a un matrimonio de hermanos que viven en Galicia, él es lector de mi blog desde hace años, además de asíduo visitante de las reuniones en mi antigua iglesia de Sevilla, así que cuando supo que predicaba en el retiro de iglesia vino con su esposa, aunque sólo pudo estar el primer día, desde aquí les mando un afectuoso saludo a estos dos hermanos, y espero volver a verles en breve.

Ayer por la tarde visitamos con unos cuantos hermanos Priego de Córdoba, es una ciudad preciosa con un barrio antiguo de casas blancas con geranios en las fachadas realmente precioso. Luego, por la noche y ya después de la cena salimos con los jóvenes a dar un paseo nocturno. Aprovechamos para hablar de los ''eventos futuros'' (alguien me había dicho que tenían interés en la profecía... y como ese tema a mí me encanta) así que tuvimos una conversación sobre los aspectos más tenebrosos de la profecía en un ambiente muy misterioso (vamos, esas cosas que a los jovenzuelos siempre nos han gustado).

1 comentarios:

Daniel dijo...

Estimado Julio:
Para nosotros a sido un privilegio haberos conocido y compartir la Palabra de Dios con vosotros, siempre nos gozamos de la comunión y alabanza con los hermanos de la Iglesia Prosperidad.
Que Dios os siga bendiciendo.
Besos para María y un abrazo de vuestros hermanos.
Daniel y Sandra