Mes misionero 2008

domingo, marzo 30, 2008


¡Todo lo bueno se acaba! y se nos terminó el mes misionero. Eso sí, hemos tenido una clausura de lujo, con Hadasa, nuestra misionera en "la zona norte de África" (su nombre no es real) y con Juan Simarro, de Misión evangélica urbana, al que hemos tenido el privilegio de escuchar en nuestra clausura.
Durante todo el año los jóvenes de la escuela dominical están ofrendando para un proyecto misionero, durante el mes de Marzo cada Domingo tenemos la visita bien de misioneros, o bien se estudia una biografía misionera, la intención es crear visión misionera. Pero esa visión misionera no queremos que se quede en la escuela dominical de niños y jóvenes, queremos que se extienda a toda la iglesia, por lo que cada Domingo el misionero invitado comparte algo de su trabajo en la iglesia.
El acto de clausura es lo que llamamos la "merienda misionera" que consiste en una merienda en la que cada familia trae varias ricas tartas, pagamos cada consumición y luego se subastan las tartas, lo que allí se recauda se destina a obra misionera, y se suma a las ofrendas de cada domingo de los jóvenes. Este año se destina a Misión evangélica urbana.
La subasta de tartas en sí es todo un acontecimiento, lo hacemos muy divertido, en este caso un servidor toma las tartas que han sobrado y se ofrece un precio de salida. Y entonces los hermanos empiezan a pujar por las tartas:

-Está magnífica tarta parece que la ha inventado un niño, ¡tiene chocolate por todos lados!, su precio de salida es de 4 euros, ¿quien da más?.

Entonces alguien puja, y otro supera su puja. A veces los hijos pujan "contra" los padres, y se producen situaciones muy graciosas, hoy una jóven casi se ha gastado su paga semanal y la siguiente por una tarta. Pero lo importante, además de pasarlo bien es ofrendar por la obra misionera, por lo que Dios está haciendo en todos los rincones de la tierra, y por ser parte de ese esfuerzo de evangelización a todas las naciones, ¡Jesucristo debe ser predicado! y es un honor ser parte de esta misión. Aunque sea orando y ofrendando.

Por cierto, la foto del principio es la de nuestra tarta (detrás hay una estupenda tarta de Santiago que hizo Charo y que se vendió a buen precio, no era para menos).

0 comentarios: