La comunión cristiana y las comidas fraternales

lunes, febrero 11, 2008


"Vamos a ver, tu religión ¿en qué se basa, en estar todo el día comiendo?". Esa fué la pregunta que me hizo una compañera de trabajo, una pregunta con cierto sentido del humor, ya que siempre que los lunes nos poníamos al corriente de lo que habíamos hecho el fin de semana mis respuestas eran:

-El Viernes estuve cenando en casa de unos amigos de la iglesia....

o

-Fuí el Sábado a comer con los jóvenes....

Y cosas parecidas. Y es que, a diferencia de otras "religiones", el componente de fraternidad, comunión, compañerismo, o como queráis llamarlo es muy importante para los cristianos evangélicos, estar juntos, reirnos, comer juntos, en definitiva pasar tiempo como familia espiritual es un aspecto muy importante de nuestra fe. No existe el cristiano "llanero solitario".
Este Domingo hemos tenido lo que en mi iglesia llamamos "Ágapes", comidas fraternales en las que cada uno trae algo que compartir y hacemos una auténtica comida llena de exquisiteces (yo traje pechugas de pollo en salsa de queso Roquefort y una ensalada, hechas con mucho cariño por un servidor).
Después de la comida tuvimos la reunión de iglesia (una reunión donde repasamos las cuentas, aprobamos el presupuesto y planteamos los retos para el nuevo año), también fué un tiempo de gran bendición, orando a Dios que este año nos bendiga y nos conduzca a un mayor fruto y a un crecimiento en amor.

1 comentarios:

Keila dijo...

¡Me dio hambre! Se ve deliciosa toda la comida en esa mesa. En México hacemos lo mismo. A veces me pregunto si no pecamos por el exceso... Pero uno la pasa bien.