Debates entre cristianos

viernes, octubre 12, 2007

Dentro de un rato salgo para una especie de congreso de la Coordinadora Nacional de las Asambleas de hermanos, el tema de ese congreso es el ministerio con jóvenes. Paralelamente a ese congreso tendremos una reunión de los ancianos/pastores de las asambleas de tipo administrativo (esas reuniones me encantan, tanto como las visitas al dentista).

Pero no es de ese tema del que quería comentaros, sino de las rencillas que a veces se producen entre cristianos. Un tema bastante triste. A veces se producen por temas personales, de hecho pienso que muchos problemas de divisiones y enemistades no son tanto por temas doctrinales como por temas personales, que, en nuestra inmadurez no somos capaces de superar.
No obstante hay algunas cuestiones, estas sí doctrinales, que han traído ciertos conflictos al pueblo de Dios. Una de ellas es la cuestión sobre la predestinación. Ya le ocurrió a Spurgeon, uno de los predicadores más atacados y difamados. Él era un firme defensor de la elección incondicional (y de lo que se viene a llamar los 5 puntos del calvinismo), para él no era un tema opcional ni secundario, con todo, no era un hermano que aborreciera a la otra parte del Cuerpo de Cristo, sino que mantenía lazos de estrecha comunión con otros hermanos. Aunque algunos lo atacaban cruelmente en la prensa religiosa por ser, en palabras del mismo Spurgeon "el último de los puritanos".
Yo nací arminiano, y en esto creo que todos compartimos la misma condición. En mi condición natural pensaba que el universo giraba a mi alrededor, y que era yo quien tenía no sólo el poder, sino la voluntad de decidir si entregarle mi vida a Cristo o no. Más adelante, con la luz del Señor y el estudio serio de las Escrituras entendí que fué el Buen Pastor Quien me halló y me salvó.
Con todo, soy extremadamente cuidadoso, porque tengo hermanos en la fe, que son mayores que yo en edad y en estatura espiritual que no ven este asunto como yo, y estos hermanos, al no tener el mismo entendimiento, se sienten heridos por una doctrina que no han llegado a entender y que les parece una aberración (hermanos, no estoy exagerando ni un ápice).
También existen otros hermanos, "calvinistas" que puede que no tengan tacto alguno, y que van hiriendo, condenando y menospreciando (de estos hay en ambos lados), y con esa actitud producen no pocas heridas y contiendas en el Cuerpo de Cristo.
Hay una cuestión que en los debates doctrinales debemos tener clara, y es que somos un Cuerpo en Cristo, esto es una doctrina que a veces es dejada de lado (sobre todo cuando alguien desprecia a un hermano en la fe), si maltratamos la Iglesia no estamos siendo espirituales, si por un errado sentido de la "ortodoxia" estamos produciendo un daño innecesario, estamos violando otra doctrina: la del Cuerpo.
Tal vez lo que debamos a aprender es a coexistir en paz, a repasar el evangelio. También debiéramos aprender a no sentirnos amenazados cuando un hermano sostiene enseñanzas que no violan la esencia del evangelio ni del cristianismo, a distinguir entre un enemigo y la familia de la fe, a no tener temor a ser contradichos (1), a ir por la vida con una actitud de estar dispuestos a aprender de todos.

12 comentarios:

Victor Cabrera dijo...

Hola Julio:

Lo que he logrado comprender hasta ahora es que todos los miembros de la familia siempre vamos a tener alguno que otro punto vista distinto al del otro en cuanto a la enseñanza bíblica, en cuanto a temas estrictamente secundarios.

Y cuando se trata de temas secundarios, estamos hablando de aspectos que no afectan directamente nuestra salvación, como por ejemplo: No me voy a perder o salvar por creer o no creer en el arrebatamiento pre-tribunacional... (aunque sus consecuensias secundarias sí pudieran afectar a esto, pero en fin...)

Entonces pienso que en temas así se debe tolerar ciertos puntos de vista, pero lo que no es tolerable - y creo que sí es un factor de división justificable - es cuando se tuerce la enseñanza fundamental, es decir, la que afecta directamente nuestra salvación.

La pregunta es ¿Me pierdo o me salvo por creer en esto? Si es sí, es fundamental y vale la pena discutirlo; si es no, no vale la pena debatirlo hasta la división.

Dios te bendiga!

Allan dijo...

Bueno, ¿no crees que tu explicación del tema de la división es muy simplista?, por otro lado la solución es peor, es como si propusieras a un país que para salir de una crisis económica debe trabajar muy duro y unirse en ese objetivo común, y es cierto, pero, eso todo mundo lo sabe, el problema es ¿cómo?, ¿qué pasos tomamos para que esto pase? las buenas recomendaciones sobran si no están acompañadas de alternativas víables y realistas. Nada más, espero no molestar, es sólo una opinión, saludos.

Julio dijo...

Victor, gracias por tu aportación, estoy muy de acuerdo contigo.

allan, seguramente tienes razón, lo que ocurre es que muchas veces nos complicamos demasiado la vida. La reconciliación suele ser sencilla, aunque cueste al orgullo: confesión mutua, arrepentimiento, oración para la sanidad de heridas.

Nada más convertirme viví dos divisiones y créeme que todo podría haber sido más sencillo si se hubiera cedido.

Anónimo dijo...

Pues a mi me paso justo lo contrario , naci calvinista y ahora por la gracia de Dios y mi participacion soy Arminiano desde el punto de vista Soteriologico.

EN el postulado calvinista hay un error muy claro de concepto y de raiz, y es el declarar que la gracia de Dios es irresistible, pero la palabra enseña otra cosa, por ejemplo: Juan 3:36, es decir yo puedo rehusar creer, aunque este bajo el influjo poderoso de la Gracia de Dios yo puedo resistirla y perderme.

Podriamos hablar mucho de esto, y de ahi al gran error de esta doctrina calvinista Salvo siempre Salvo ( en esto coinciden con los de creciendo en gracia, jajajaja)esa declaracion de SSS , ha llevado y esta llevando a muchos al infierno, claro que los deterministas calvinistas diran que nunca fueron salvos, para el caso es igual terminaran en el infierno sino se arrepienten.

De todas formas os recuerdo que la doctrina no salva a nadie solo Jesus salva a los que deciden voluntariamente ( no inducidamente) a creer en El como Señor y Salvador

Manuel Sevilla

ALJUEAZO dijo...

Bueno, pasaba por acá solo para saludarte y dejarte una dirección para que visites nuestro ministerio.

http://aljueazo.blogspot.com/

Este Blog es de ALJUEA Zona Oeste. A.L.J.U.E.A es la Asociación de Ligas Juveniles de la Unión Evangélica Argentina, formada por toda las ligas de jóvenes de la U.E.A.
Zona Oeste está formada por: Coronel Suárez, Tres Arroyos, Bahía Blanca, Huanguelen, General La Madrid, Pásman, Necochea, Punta Alta y Coronel Dorrego. También nos acompañan en nuestros encuentros jóvenes de: La Plata, Lobería, Tandil, Capital Federal, Mar del Plata, Campana, Las Flores, Monte Grande, Azúl, Benito Juárez, Cháves, etc…

Nuestro objetivo es fomentar encuentros donde podamos conocernos y disfrutar de la compania de unos con otros y sobre todo, el poder compartir de las enseñanzas de nuestro Dios.

Espero que sigamos en contacto.

Salu2 y bendiciones!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ricardo dijo...

Estimados Hnos:

He pasado por aquí y me encuentro con un tema muy rico y de gran crecimiento espiritual.

¿Què es ser Arminiano? ¿Què es ser Calvinista?.

¿Quièn es el que Salva realmente?.

Todas mis dudas serán aclaradas finalmente cuando me encuentre con todos aquellos que fueron limpiados por la sangre de Jesucristo, Cristo es el que salva. No por obras para que nadie se gloríe. La Fe en Jesuscristo me da la confianza y seguridad de que soy Salvo para siempre y que con Cristo reinaré por la eternidad, independiente de lo que el hno. Arminio y el Hno. Calvino estudiaron. La escritura es muy clara al respecto, eso es más importante al fin y al cabo.

Yo no me pierdo ni me salvo por creer en las doctrinas, Yo me pierdo o me salvo solo por creer Cristo, El es el que Salva.

Fraternalmente en Cristo.

Ricardo - Chile

Pastor Julio, Bendiciones por sus inspirados temas y estudios Bíblicos.

Isa dijo...

Apoyo lo que dice Ricardo.
Bendiciones para todos.

Margareth dijo...

http://tierradebates.blogspot.com

Bueno pues la verdad estoy muy deacuerdo con los dos últimos comentarios..
Y es que como puede ser un hombre salvo por simplemente pertenecer a una doctrina, o como es posible que hables de la desobediencia de la ley del templo; por el hacho de no asistir a la iglesia.
Acaso nunca has leido en la biblia que el verdadero templo de todo Cristiano es su propio cuerpo?, Jesus creo lo dejó muy en claro..
Bueno pues les recomiendo visitar mi blog, tengo temas bastante interesantes...

http://tierradebates.blogspot.com

Gustavo dijo...

Hola Julio,
Entiendo tu punto cuando se habla del tema de la preedistinacion. La verdad todavia tengo problemas con ese tema, no me cuesta trabajo creerlo, lo que me cuesta trabajo es defender ese punto. Siempre que alguien me pregunta del tema le saco todos los versiculos que me se, pero no veo un cambio de opinion.

Julio dijo...

Hola Gustavo,

aun cuando este tema ha sido y es de gran bendición en mi vida, creo que hay que ser especialmente cuidadoso y sensible a la hora de tratarlo. Creo que han surgido amargas discusiones y confrontaciones que han dado lugar a heridas innecesarias.

Se puede compartir y debatir incluso en un ambiente de respeto, pero si las cosas se empiezan a "caldear" hay que ser sabio para cortar con el tema e impedir que algo malo salga de un debate doctrinal.

En otro orden de cosas, conozco a muy queridos hermanos que este tema lo tienen atravesado, creo que lo más sensato es no quedarse anclado allí y seguir profundizando y conociendo al Señor.

A veces, sin darnos cuenta, hacemos el trabajo del diablo y damos lugar a la carne cuando no sabemos manejar diferencias.

Un fuerte abrazo hermano

Anónimo dijo...

Ricardo dijo:

"Yo no me pierdo ni me salvo por creer en las doctrinas, Yo me pierdo o me salvo solo por creer Cristo, El es el que Salva."

Bueno...la fe sola no salva...aquí está la clave...leemos:


2Ti 2:19 Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.