¿Debería un cristiano leer otro libro distinto a la Biblia?

martes, julio 31, 2007

¿Qué os parece esa pregunta?, ¿alguna vez la habéis oído?, yo no, pero sí la he oído en sentido afirmativo "un cristiano no debería leer más libro que la Biblia". Incluso conozco a uno que dejó la Universidad muy indignado porque allí no enseñaban nada sobre la Palabra de Dios.

Una vez le preguntaron a Spurgeon lo mismo, cosa que le dejó perplejo ante lo ignorante, fanático y estéril de esa pregunta. Él mismo tenía una biblioteca de más de 12.000 volúmenes, y leía una media de seis libros por semana, pudiendo recordar no sólo el contenido del libro, sino la fuente, y creedme, no eran libros "fáciles".

La Biblia es incomparable, pero Dios, como dice Josh McDowell, no da premios a los más ignorantes. No debemos despreciar otros libros por la misma razón que no debemos despreciar la ciencia, las conversaciones con otras personas, la música, las obras de teatro, la ópera, la poesía, y en general todo aquello que puede enriquecernos como personas. Dios, el Creador de todo, puso en el ser humano el don de ser creativo, ¿debemos despreciar ese maravilloso regalo?. Evidentemente no todas las conversaciones son edificantes, ni todas las compañías convenientes, por eso debemos elegir con sabiduría (y asesoramiento) un libro adecuado.

A nivel de libros este verano se presenta interesante. Hay dos libros que han estado en "Busca y captura" por mi parte, los dos son libros infantiles/juveniles que por alguna razón son muy especiales para mí, llevo siguiéndoles la pista desde hace tiempo, el Viernes pasado compré uno de ellos en la Casa de libro en Calle Gran Vía, "Cuando Hitler robó el conejo rosa". Este es de los libros que me pasé mucho tiempo de niño diciendo que lo iba a leer, pero por dejarlo para el final nunca lo leí. El otro libro que estoy buscando está mucho más difícil de encontrar: no recuerdo ni el título ni el autor, sólo recuerdo la historia. Lo leí en la biblioteca pública Alfonso XIII en Sevilla, un verano de estos en los que no había nada que hacer. La historia trata de las vacaciones de un escritor con un par de sobrinos (?) y lo que ocurrió, todo lo anotó en un cuaderno con un lápiz verde (ese detalle me llamó mucho la atención). Pues bien, quiero adquirir ese libro, pero no hay manera de encontrarlo, si alguien cree que puede ayudarme, por favor que me mande un correo o que comente este post.

Otra de las adquisiciones del Viernes pasado fué una bonita edición de "Momo" de Michael Ende, en tapa dura y con unas ilustraciones preciosas. Y creo que puede que sea el próximo libro a leer. Recuerdo que leí Momo mientras mi madre visitaba a su abogado para formalizar los trámites de la separación, durante esas tardes nos mandaban al enorme piso de mi abuela materna, yo permanecí casi completamente ajeno a todo eso porque en el ejemplar que estaba leyendo se abrió un enorme agujero y yo me caí dentro. A ver si se vuelve a abrir ese agujero.

5 comentarios:

Leo & Carolyn dijo...

Si vamos a hablar de fanaticos...vamos a encontrar de todo un poco...
Acerca de libros tengo muchos anos buscando un libro que es muy especial para mi. Se llama "El Tesoro de los Condores" es una fabula muy muy buena. El libro es tan raro que en la internet no aparece nada al respecto. Cualquier informacion pueden escribirme a campero arroba gmail punto com

Alejandro Vazquez dijo...

Hola Julio,
De pronto me quede perplejo con el título de tu post, por no saber si hablabas 'en serio' o no.
Así que resulto muy buen título porque fue inevitable leer tu post al respecto.
Bien, sería un fanatismo de lo más deplorable que el creyente cristiano tuviera como única lectura la Biblia.
Aunque muchos que conozco, que lean este post el día de mañana, me 'reclamaran' mi postura tan 'liberal'.
Antes de bloguear como lo hago, leía por lo menos un libro por semana, y una buena cantidad de revistas para estar al día.
El valor de la Escritura es innegable, pero eso no limita que podamos enriquecer nuestra vida, nuestro conocimiento de otros mundos con la amena lectura de otro tipo de libros y escritos.
Saludos

Julio dijo...

La verdad es que busqué un título llamativo para crear cierta expectación.
La vez que escuché a un creyente decir esto, aunque no estaba de acuerdo con él, al menos tenía un mérito muy grande: ese hombre amaba y leía a diario la Biblia.
Mucho me temo que muchos creyentes aman y valoran la Palabra con los labios, y no la leen si quiera a diario.
Lo cierto es que hemos pasado, creo yo, de un extremo a otro. la Biblia, como bien decís vosotros tiene un valor innegable, es EL libro, es la revelación infalible de Dios, y es útil. Hay un abismo entre la Biblia y los demás libros, si bien no somos tan necios (no digo fanáticos, porque eso no es de fanáticos sino de incultos) como para decir que todos los demás libros deben ir al fuego (como dijeron los nazis con los libros no afines al nazismo, o como dijo cierto conquistador musulmán).
El cristiano sabio y fiel ama la Biblia como lo que es, La Palabra de Dios, y aprecia los libros y sabe aprovechar cuanto hay de útil en ellos.

Muchas gracias por vuestros comentarios, cómo se nota que estoy de vacaciones, me enrollo como una persiana :-D

Carlos Julio Pérez Quizhpe dijo...

Saludos

Solo pondré un ejemplo:

¿Cómo se defendía Pablo de las ardides de los judíos que pretendían matarle con falsas acusaciones? ¿Cómo Saulo presentaba defensa ante los concilios romanos en cuestiones legales?

Si se piensa que un cristiano no puede recorrer la milla extra intelectual pero separando sabiamente la cizaña del trigo, entonces aquél aludido sería un "extremista".

Bendiciones desde Ecuador

Carlos Julio

ARAUNAPEKA dijo...

La Biblia es nuestro libro número uno, los demás siguen a la cuenta. Pienso que los libros con temas cristianos de todo tipo son una bendición, pero también creo que hay mucha literatura secular muy interesante. En lo personal siempre estoy buscando nuevos libros para leer, y aquí estoy encontrando muy buenos datos. Saludos y Bendiciones